Edición verde


Descontaminar cuerpos de agua es un trabajo arduo

Los métodos son variados y se han vuelto cada vez más complejos y efectivos, pero el primer paso siempre es dejar de verter desechos antes de buscar soluciones novedosas.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

22 de abril de 2021 12:00 AM

Quizás usted ha leído de cómo en diferentes lugares del mundo, como en México, se han descubierto bacterias que devoran los hidrocarburos y sirven para descontaminar el mar, cuando ocurren accidentes como los derrames de petróleo.

También es posible que haya oído hablar de la bolsa plástica que es biodegradable y se disuelve en el agua, inventada por estudiantes de una universidad chilena. Bueno, opciones así ayudan, pero son costosas, no se utilizan la mayoría de las veces y en Colombia no siempre están disponibles. En todo el mundo, descontaminar ríos, lagos, océanos y demás ha demostrado ser una tarea intensiva y complicada, pero no imposible (Le puede interesar: Cuidado ambiental de la bahía: una deuda pendiente).

Primero lo primero

Ningún trabajo de descontaminación de un cuerpo de agua estará completo si no se identifica primero la fuente de desechos y el material que se verte. En eso enfatizan Alfonso Arrieta, ingeniero civil y magister en recursos hidráulicos y Hermes Martínez, ingeniero químico especialista en Ingeniería Sanitaria y Ambiental. “Para definir qué tratamiento se debe hacer, primero hay que saber es cuál es el contaminante”, afirma Arrieta, “para eso, se requiere que el río, caño o mar esté monitoreado de manera permanente y haya un registro que permita identificar tanto los materiales como la fuente”.

Una vez que esta sea identificada, se procede a establecer el nivel de polución. “Existen parámetros que establecen el grado de contacto que se puede tener con el cuerpo de agua. Cuando se habla de contacto primario, es porque puede tocarse directamente; cuando se habla de contacto secundario, se puede navegar, pero consumirla o tocarla podría resultar en una infección” afirma el ingeniero Hermes Martínez.

“Esto hecho, se procede a identificar la fuente, es decir, el agente que provoca la contaminación”. Si son, por ejemplo, basuras arrojadas por la comunidad, se deben realizar jornadas de pedagogía y hacer efectivas las medidas punitivas para evitar que la práctica vuelva a repetirse. Como medida correctiva, “se utilizan rejillas y trampas hidráulicas que van acumulando los residuos sólidos y que ya se utilizan en muchas partes del mundo”.

Si son metales pesados arrojados por una central industrial, el proceso ya es mucho más complicado, pues el material se integra a la cadena trófica, se sedimenta y “es necesario utilizar procesos industriales, como el tratamiento con luz solar, cribas gigantescas que extraen el sedimento, y maquinarias que en Colombia no resultan costo-eficientes, en especial si se usan directamente sobre el cuerpo de agua”, comenta Martínez (Puede leer: Relimpia de La Bocana se hará este año: EPA).

Algo que es vital para prevenir que se acumulen los sedimentos y los contaminantes es permitir que el cuerpo de agua intercambie sus fluidos con otros que esté limpio. Sin embargo, como insisten los expertos, lo mejor es no contaminar en primer lugar.

Proyectos mundiales

A pesar de todo el trabajo que requiere, recuperar un cuerpo de agua es posible. En Cartagena se han emprendido acciones para rescatar la Ciénaga de la Virgen a través del proyecto La Bocana, el cual “permitió que el agua limpia de otras fuentes circulara por la ciénaga, oxigenándola y dando lugar al intercambio de fluidos”. Proyectos similares, incluyendo penalizaciones a empresas y ciudadanos, se han utilizado para salvar ríos como el Sena en Francia.

Un portavoz de la empresa Esenttia le indicó a El Universal que “la limpieza de los océanos y las fuentes de contaminación ha originado campañas de recolección, como el World Cleanup Day hasta tecnologías como boyas, dragas solares, barcos autónomos y barreras que atrapan todo tipo de contaminantes en los sistemas de alcantarillado para evitar que entren a fuentes de aguas”. Así mismo, resaltó la labor de la Alianza por el Fin de los Residuos Plásticos (AEPW, por sus siglas en inglés), que trabaja en diferentes proyectos a lo largo del globo terráqueo para evitar la entrada de plásticos a los mares y océanos del mundo.

  NOTICIAS RECOMENDADAS