Barcos recolectores de basura: invento que limpia los océanos

Dos ONG europeas han creado embarcaciones para sacar los desechos que los humanos arrojamos a los mares y ríos.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

30 de octubre de 2021 12:00 AM

Cuando pensamos en contaminación oceánica se vienen a la mente imágenes como la Gran Mancha de Basura del Pacífico o las fotos de los derrames de petróleo. A nivel local, se viene a la mente el estado de la bahía de Cartagena, del caño Juan Angola o las aguas del mercado de Bazurto. Normalmente, las soluciones consisten en rejillas, trampas, procesos químicos y cribas masivas que filtran los desechos. Hasta hace poco, no existía un “camión de basura” para las aguas, que permitiera recoger toneladas de desechos para mitigar esta problemática, mientras las industrias cambian sus modelos de producción, pero ya son una realidad.

Las organizaciones investigativas y sin ánimo de lucro Ocean Cleanup (Países Bajos) y SeaCleaners (Suiza) han desarrollado, por separado, barcos diseñados específicamente para extraer cantidades masivas de plásticos y otros materiales que luego son entregados a plantas de reciclaje o convertidos en energía para mantener los botes funcionando. Dos de estas embarcaciones son el Interceptor y el Manta. Sus creadores aspiran a convertirlos en partes integrales de la lucha por descontaminar los océanos del mundo. Le puede interesar: Descontaminar cuerpos de agua es un trabajo arduo.

50
toneladas de basura es lo que puede cargar el barco Interceptor.

El Interceptor

“Los ríos son las arterias que llevan los desechos desde la tierra al océano. Nuestras investigaciones han identificado mil de ellos que son responsables por el 80 % de la polución fluvial”, indica el sitio web de Ocean Cleanup. Es por esto que su meta principal es intervenir esos afluentes durante cinco años, valiéndose del Interceptor, un catamarán que opera únicamente con energía solar.

El barco, creado en el 2018, consta de un sistema con una barrera que empuja los desechos hasta una cinta transportadora. Esta pasa a un transbordador que la descarga en seis contenedores colocados sobre una barcaza. Cada uno de ellos puede cargar aproximadamente 8,3 toneladas de basura para un total de 50 toneladas. Una vez que se llenan, la barcaza es removida y llevada a tierra, donde las autoridades de limpieza urbanística se encargan de clasificar los materiales.

El Interceptor es escalable, lo cual significa que puede ser producido en masa, y ya hay modelos operando en ecosistemas altamente contaminados, como la cuenca de Cengkareng (Yakarta, Indonesia), el río Klang (Kuala Lumpur, Malasia) y el río Ozama (Santo Domingo, República Dominicana).

El Manta

Mientras que el Interceptor le apunta a los ríos, el Manta, construido en el 2021, busca extraer el plástico de los océanos, comenzando particularmente con la Gran Mancha de Basura del Pacífico. La maquinaria de este bote es un poco más compleja: una cinta transportadora para llevar la basura a bordo, tres sistemas flotantes de recolección, dos botes recolectores multipropósito para las aguas más superficiales y dos grúas para sacar escombros.

De acuerdo con SeaCleaners, el Manta puede recoger entre 1 y 3 toneladas de plástico y demás materiales por hora (lo que equivaldría hasta 5 mil o 10 mil toneladas al año), con un alcance de un metro de profundidad. Una vez que la basura entra al bote, es clasificada manualmente y empacada o transformada en energía eléctrica a través de pirólisis (calentamiento a altas temperaturas en ausencia de oxígeno). Este proceso le permite al Manta operar durante 20 horas diarias. Puede leer: La sostenibilidad es prioridad para el sector marítimo.

Basura marina
De acuerdo con el Ocean Research Project, hay 5,5 billones de toneladas de desechos plásticos en los mares y la gran mayoría está concentrado en los llamados “giros oceánicos”, que son grandes sistemas de corrientes marinas. De hecho, la Gran Mancha del Pacífico es un ejemplo de este fenómeno. La investigadora Hannah Ritchie de Our World in Data precisa que al menos un 81 % del plástico de los mares proviene de los ríos asiáticos, particularmente aquellos de países como India, China, Filipinas e Indonesia.