Columna


La Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

JESÚS OLIVERO

21 de mayo de 2021 12:00 AM

Este año la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (ACCEFYN) cumple 85 años de creación, y aunque su accionar transcurre sin tanto foco mediático, esta institución ha sido clave para lograr que la ciencia en el país sea posicionada como plataforma de desarrollo y bienestar colectivo. Bajo la incansable y loable dirección del Profesor Enrique Forero, la Academia ejecuta innumerables actividades para el fomento de la ciencia, sus aplicaciones, enseñanza y divulgación, apoyando las redes entre científicos y forjando nichos para que los jóvenes de Colombia, sin distingo social, de género o étnico, incursionen en las múltiples facetas de la investigación científica, pilar fundamental para el crecimiento de las naciones.

Dentro de sus objetivos misionales, la Academia funge como cuerpo consultivo del Gobierno nacional, impulsando la promulgación de leyes en beneficio de la educación y el avance de la ciencia, tecnología e innovación, siendo una entidad decisiva en la creación de Minciencias y en el establecimiento de la Misión Internacional de Sabios 2019. Esta última, dicho sea de paso, marcó una hoja de ruta excepcional, cuya implementación es necesaria para hacer de la nuestra una sociedad más equitativa e incluyente, con educación de mejor calidad, y con mayores probabilidades de alcanzar un nivel cercano al desarrollo sostenible.

La ACCEFYN en su labor de inclusión ha promovido la creación de los Capítulos Regionales, los cuales han dinamizado diversos programas de transferencia del conocimiento, destacándose las Cátedras de la Academia, espacios de difusión científica, a todos los niveles, cuya finalidad es permear conocimiento sobre cada rincón de la geografía nacional. El Caribe cuenta con doce representantes en la Academia, y en Cartagena destacan los Profesores Luis Caraballo y Leonardo Puerta, investigadores activos de primer nivel, quienes además de su excelso trabajo científico, han sido determinantes en promover escenarios para formar nuevos científicos y disminuir la brecha social que asfixia a la región.

Soñar con un país distinto es fácil, lo difícil es construirlo. Sin embargo, independiente del camino a seguir, el acceso a educación con calidad y el impulso real a la ciencia, tecnología e innovación, son un nodo común y estratégico al cual debemos aferrarnos para lograr un cambio. Necesitamos involucrar a los procesos científicos a más niños y jóvenes, de cualquier género, en todas las regiones del país. Esta es una de las insignias de la Academia y representa una vía para salir de la incertidumbre actual.

*Profesor.

TEMAS