Sobre Internet y el Paro Nacional

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Internet se está convirtiendo en la plaza del pueblo de la aldea global del mañana.”, una frase que escribió Bill Gates (Tal vez te interese: El documental de Bill Gates en Netflix) en su libro “Business @ The Speed Of Thought” en 1999, anticipando, por mucho, una de los principales cualidades que tiene Internet en una realidad en la que la indignación general se ha convertido en el combustible de protestas y manifestaciones en países como Chile, Irán (este con un agravante violento imperdonable), Ecuador, Bolivia, Hong Kong y el de nuestro convulsionado país Colombia.

Me refiero al poder agremiante y organizativo que ofrece este protocolo de comunicaciones descentralizado (a nivel de opciones y no de mercados), efectivo, eficaz y veloz. Sin embargo, a veces pareciéramos olvidar que estas herramientas tan poderosas no solo están al servicio de ciudadanos reclamando sus derechos e indignados por la manera en que sus gobernantes dirigen sus sociedades. El Internet también está a disposición de los que tienen el poder y en situaciones nos convendría mucho recordar ese pequeño detalle. En este punto podrás pensar cualquiera de las polémicas que ha vivido Colombia desde que inició el Paro Nacional para ejemplarizar y tal vez cambiar el enfoque de la información que estás consumiendo.

“La tecnología pondrá a disposición de los líderes de las principales naciones una amplia gama de técnicas para llevar a cabo guerras secretas, para las cuales se necesitará de apenas un mínimo de fuerzas de seguridad en el campo”, escribió el polaco Zbigniew Brzezinski en su libro “Entre dos edades: el rol de los Estados Unidos en la era tecnotrónica” en 1970.

Tendemos a quedarnos en la emotividad del momento y las informaciones fluyen tan rápido que ni siquiera nos da tiempo de asimilar con cabeza fría lo que se nos presenta en la pantalla. Esa es una situación crítica en un país donde las redes del poder han manipulado históricamente las percepciones y las emociones de una cultura latinoamericana que reacciona ante el estímulo más leve.

Quiero dejar claro que no estoy haciendo un ataque o defensa de las manifestaciones sociales. Si bien soy creyente de que las sociedades se han moldeado gracias al derecho legítimo de la protesta, también es importante no perder el foco y no servir de tontos útiles para el beneficio de unos cuantos.

La próxima vez que estés informándote sobre un tema tan importante como el Paro Nacional, hazte las siguientes preguntas: ¿De dónde viene esta información? ¿A quién beneficia a largo y corto plazo? ¿Qué pasa si es mentira? ¿Rechazo o apruebo esta información porque va en línea o en contra de mis sesgos personales o porque tengo los argumentos racionales para construir una realidad?

El Internet nos ha traído muchos beneficios en la coyuntura que estamos viviendo pero a la vez plantea muchos retos éticos, tanto de quienes consumen como de quienes producen la información (incluidos medios de comunicación y periodistas).

Ten muy en cuenta que por mucha tecnología que tengamos a disposición, a veces solo nos falta un poquito de sentido común y de empatía en Colombia.

Sin embargo, es muy importante que además tengamos pleno conocimiento de nuestros derechos digitales.

Se trata de los derechos humanos que giran en torno a lo digital. Existe una organización chilena llamada “Derechos Digitales”, que manejan tres ejes importantes: la libertad de expresión, privacidad y datos personales, y los derechos de autor y el acceso al conocimiento.

“Un punto relevante alrededor de este tema está en las instancias de vigilancia que pueden ser desarrolladas por los diferentes Estados de la región y cómo estas pueden afectar el ejercicio de los derechos fundamentales”, dijo Patricio Velasco, investigador de esa organización en una entrevista para El Espectador y con lo cual nos queda claro que Colombia tiene mucho camino por recorrer.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS