Asesora anticorrupción, el caso que podría complicar al alcalde William Dau

27 de febrero de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El alcalde William Dau Chamatt tendrá que mover a todo su equipo y analizar cada una de sus posibilidades tras las denuncias que hicieron concejales sobre supuestas irregularidades en el nombramiento de Lidy Ramírez como asesora en temas anticorrupción y de transparencia.

Esta situación se desató el lunes pasado, cuando varios concejales señalaron que Ramírez no tendría la experiencia profesional requerida para el cargo, aunque esta alega que sí y que tiene cómo demostrarlo.

La situación tomó mayor fuerza el martes, cuando, luego que el Concejo solicitara un concepto, la encargada de Talento Humano de la misma Alcaldía, Marta Carvajal, indicara en un oficio que recomendaba al alcalde Dau revocar el nombramiento de Ramírez, porque en su hoja de vida “no aportó certificado que permitiera determinar con certeza la fecha de terminación académica de su pregrado, dando lugar a la no verificación del requisito de experiencia exigido por el manual de funciones vigente”.

Dau se reunió el mismo martes entre la tarde y la noche con su equipo jurídico, pero se conoció que quieren escuchar otros conceptos de expertos. Dau se fue ayer a Bogotá a la cumbre de la Anato y aprovechará su estancia en la capital del país para estar en varios ministerios y tratar temas de ciudad.

Se espera que regrese hoy a Cartagena y que a más tardar mañana viernes comunique oficialmente si revoca o no el nombramiento de Ramírez.

Esta dice que sí cumple con todos los requisitos y que los concejales que alegan supuestos vicios desconocen la normatividad vigente en relación con la Función Pública. “Aquí está vigente el Decreto 1083 de 2015, que es el Decreto Único Reglamentario del Sector de Función Pública, y que cualquier jurista, y más si es un funcionario, debería conocer. Allí hay claridad en materia de qué se define como experiencia profesional y desde cuándo se computa”, dijo. Es preciso señalar que, además de la revocatoria de Lidy, concejales también piden lo mismo con el nombramiento de la primera dama, Cynthia Amador, aduciendo que, supuestamente, empezó a ejercer funciones propias del cargo sin haber sido nombrada.

De otro lado, en declaraciones al Canal CNC, el alcalde Dau dijo que tiene que revisar todo el expediente sobre el caso de Ramírez para poder tomar una decisión y señaló que fue en la oficina de Talento Humano de la Alcaldía donde indicaron que la hoja de vida de Ramírez sí cumplía los requisitos y que ahora aseguran que no, por lo que está desconcertado.

Respecto a los cuestionamientos que el concejal Carlos Barrios, de Cambio Radical, ha hecho sobre la hoja de vida de Lidy, señaló que el cabildante fue gerente del Fondo de Pensiones y que tiene una investigación penal por su trabajo allí. “Es posible que esté asustado, así como otros concejales también, por el trabajo que está haciendo Lidy contra la corrupción”, dijo Dau.

Análisis

Pese a que aún no hay decisión respecto a quién tiene la razón, este medio buscó la opinión de expertos en la materia para ver qué podría pasar en el hipotético escenario de que haya vicios en el nombramiento de Ramírez.

“Lo primero que debe decirse es que, de llegarse a comprobar que el nombramiento no fue ajustado a derecho, podría iniciarse una investigación disciplinaria para establecer si existió violación al deber funcional establecido en el numeral 18 del artículo 35 del Código Disciplinario Único, que prohibe a los servidores públicos: ‘Nombrar o elegir, para el desempeño de cargos públicos, personas que no reúnan los requisitos constitucionales, legales o reglamentarios, o darles posesión a sabiendas de tal situación’. Sin perjuicio de lo anterior, también podría iniciarse una investigación disciplinaria para establecer si existió violación al deber previsto en el numeral 9 del artículo 34 del Código Disciplinario, pues todo servidor público tiene la obligación de ‘acreditar los requisitos exigidos por la ley para la posesión y el desempeño del cargo’. En este caso, de llegarse a probar la existencia de un comportamiento irregular, previo debido proceso y siempre y cuando se venza la presunción de inocencia, podrían imponerse sanciones disciplinarias que van desde la simple amonestación, la imposición de una multa o hasta una suspensión en el ejercicio del cargo e inhabilidad especial por un término que puede ir desde uno hasta 12 meses, dependiendo de la calificación que otorgue la Procuraduría General de la Nación, atendiendo a los criterios de calificación de las faltas y sanciones previstos en los artículos 42 y 47 del Código Disciplinario Único”, analizó Andrés Figueroa, abogado con especialización en derecho administrativo.

Otro experto señala que, en caso de haber vicios en el nombramiento, lo más recomendable para Dau sería revocarlo tan pronto como sea posible, dado que esto agravaría la situación en un hipotético proceso disciplinario, pues la demora podría catalogarse como dolo.

En los corrillos políticos se escucha la queja de algunos que critican el nombramiento de Lidy Ramírez como asesora anticorrupción, teniendo en cuenta que no es abogada (es psicóloga) y que ello la limitaría en asuntos legales ya que la esencia de ese cargo es el control de legalidad de los actos, algo propio del Derecho.

Sin embargo, otros apuntan a que gracias a su experiencia en el mundo de la política será de mucha ayuda para Dau en el tema anticorrupción. Hay que recordar que Ramírez ha sido una líder social y aspiró al Concejo de Cartagena por el partido Colombia Humana. De hecho, en las pasadas elecciones presidenciales del 2018 lideró la campaña de Gustavo Petro en Cartagena, ciudad donde el candidato del partido Colombia Humana le ganó a Duque en votos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS