Política


Conozca los efectos y reacciones a la renuncia de Karen Abudinen

Luego del escándalo político y las sesiones de moción de censura relacionados con el contrato entre el Ministerio de las TIC y una unidad temporal, la barranquillera renunció por solicitud presidencial.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

10 de septiembre de 2021 12:00 AM

En diciembre de 2019, Karen Abudinen Abuchaibe, entonces consejera presidencial para las regiones del presidente Iván Duque, cerraba con ‘broche de oro’ una jornada en la que dialogó con más de 73.000 personas, al lado de su jefe, sobre los macroproyectos que necesitaba Bolívar para su desarrollo. En esa ocasión, la servidora pública afianzaba su proyección como uno de los alfiles políticos más promisorios del partido Cambio Radical y del duquismo.

Casi dos años después, Abudinen renunció como ministra de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), luego de que el presidente Duque se lo pidiera, debido al escándalo por la irregular adjudicación de un contrato para llevar internet a colegios en territorios apartados que ascendía al billón de pesos.

(Contexto: Karen Abudinen, ministra de las Tic, de nuevo en el ojo del huracán)

Garantías y firmas falsas, contratistas polémicos, paraísos fiscales y una experiencia contractual sospechosa son los elementos que mal afamaron a la firma contratista Unión Temporal Centros Poblados. Sin embargo, un anticipo de 70.000 millones de pesos del que aún no es clara su destinación, derivó en un desgaste político consumado en un proceso de moción de censura en el Congreso, contra Karen Abudinen.

Al no renunciar antes frente a un error tan evidente de presunta corrupción, le hizo perder piso político y credibilidad al gobierno”.

Ramón Jimeno, periodista y comunicador estratégico.

“Deja al gobierno muy desgastado, ya que pudo haber evitado varias semanas de opiniones desfavorables, al tomar distancia de la ministra y esperar decisiones de los órganos de control”, señala Luis Trejos, docente investigador del departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Norte.

En las últimas horas, la decisión del Partido Liberal de apoyar la moción contra la ministra, aunada por la pérdida de prestigio en la opinión pública y las redes sociales, hirvieron el caldo de cultivo para la petición de renuncia. El presidente Duque, al parecer, quiso evitar mayor desgaste político para su gobierno y el ensañamiento mediático sobre Abudinen.

“Se evidenció cierta falta de robustez y experiencia en el alto gobierno, notado en los enroques entre ministerios. Por otro lado, falla en un objetivo estratégico: la conectividad y educación digital de las zonas rurales”, dice Trejos.

En la arena política se vaticinan los impactos de la renuncia. Para varios expertos, la carrera política prometedora de la barranquillera llegó a su fin. Al ser el tercer miembro del gabinete de Duque en renunciar antes de una moción de censura, representa otro embate ante los cálculos electorales de sectores afines al oficialismo.

“Esta renuncia profundiza la ruptura interna de Cambio Radical, ya que uno de los frentes de ataque en contra de la exministra lo agenció Germán Vargas desde su columna de opinión, en lo que parece un cobro a la casa Char por su fracaso electoral en la contienda presidencial de 2018. La salida de la ministra no solo le quita una importante cuota burocrática a los Char sino que también deja con muy mala imagen a una de sus fichas para las elecciones locales de 2023”, explica el profesor Trejos.

(Le puede interesar: “Los Rodríguez y Samper querían vengarse de Pastrana por los narcocasetes”)

En relación con esas reacciones políticas, Antonio Bohórquez, concejal de Barranquilla, expone que “los 70 mil millones no pueden ser olvidados por la gente. Su partido, importante en la región, se verá afectado en su reputación, y esto puede tener reacciones en las urnas futuras”.

Para el cabildante, la exministra “debe responder políticamente por su pésima gestión pública en los ámbitos penales, fiscales y disciplinarios. En aras de defender la integridad de la educación y la infancia rural colombiana, el proceso debe proseguir, respetando su presunción de inocencia”

La oposición quiere ir más allá

En días pasados, en medio de una sesión en la Cámara de Representantes, Abudinen indicó que no renunciaría y se declaró inocente del escándalo de presunta corrupción, por lo que invitó a los entes de control a ejecutar acciones esclarecedoras.

Ayer, con su renuncia, la mesa directiva de la Cámara no está obligada a citar a las plenarias de moción de censura. Sin embargo, la oposición solicitará que se convoque la votación y que el proceso concluya en sanciones políticas sobre la exministra. “Le pediremos a la mesa directiva de la Cámara de Representantes que se dé la votación de la moción de censura, para seguir destapando ollas de corrupción en el gobierno del presidente Duque”, publicó Katherine Miranda, representante a la Cámara por el Partido Verde, en sus redes sociales.

De esta manera, la oposición buscará que sea inhabilitada para ocupar altos cargos públicos o de elección en el futuro.

  NOTICIAS RECOMENDADAS