“Hubo negligencia de clínica al no identificar cadáveres correctamente”.

“Hubo negligencia de clínica al no identificar cadáveres correctamente”.
Se espera que este jueves se solucione el problema entre los familiares y la clínica El Prado. //Archivo

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tras conocer las quejas de los familiares de que enterraron el cadáver de sus padre cuando en realidad aún estaban en la morgue, el secretario de Salud de Barranquilla, Humberto Mendoza, dijo que lo que se evidenció fue negligencia de la clínica El Prado al no seguir los protocolos para identificar a los muertos de manera correcta.

Para poner en contexto al lector. El esposo de una auxiliar enfermería fue a reclamar el cuerpo de Marilyn Pérez, quien murió por COVID-19. Pero en vista de que no se lo entregaban decidió ingresar a la morgue de la clínica El Prado. Allí no la encontró y conocidos de la esposa le sugirieron que fuera a la UCI de la misma clínica que allí había una morgue.

Al ingresar a la morgue de la UCI de la clínica tuvo la precaución de tomar foto a los cadáveres, pero no encontró al de su esposa Marilyn. Salió decepcionado y al salir se topó con una hermana de su esposa y le mostró las fotos que había tomado con el celular. Allí ella se dio cuenta de dos fotos de personas que conocía y llamó a sus familiares para decirles que aún estaban en la clínica. Cual sería la sorpresa cuando los familiares de los muertos de las fotos le dicen que ya los habían sepultado.

Surgieron entonces los interrogantes de los familiares de las personas muertas ¿a quiénes habían enterrado ellos? ¿Uno de esos cuerpos sería el de Marilyn Pérez?. Ya no era solo Alberto Hernández, el esposo de Marilyn, el que andaba buscando a su cadáver, ahora era tres familias más las que querían saber qué pudo haber pasado con los cuerpos de sus familiares.

El secretario de Salud de Barranquilla, Humberto Mendoza, manifestó que para que esto no se presentará habían dictado unas directrices a las clínicas y hospitales de la ciudad y evitar lo que está pasando con estas familias que quieren dar cristiana sepultura a sus verdaderos familiares.

“Hemos hecho notificación redundante para que haya identificación y señalización con placa y cinta indeleble en los servicios de muertes de las clínicas, porque el crecimiento inusitado, de un momento a otro, propio de esta emergencia, puede generar esto que está pasando. Aquí lo que hay es un incumplimiento del protocolo establecido y por eso está ocurriendo esta situación”, dijo Mendoza.

“Queremos aclarar, que en estos momentos la clínica y los familiares saben donde están los pacientes, sino que obviamente, al haber esta trasposición se crea la incertidumbre entra las familias. Hay un paciente que tiene su defunción ya inhumada y hay otro que está en la clínica y corresponde al correcto”, agregó.

Anotó que este jueves se espera una conciliación entre las partes para resolver entre ellos esta situación. “En todo caso si en el día de hoy (jueves 9 de julio) no resuelven la situación, la dirección de salud tomará las medidas pertinentes frente al caso y se afectará, por su puesto, a la clínica”.

El secretario Distrital de Salud manifestó que la situación que se ha presentado en la clínica El Prado, “puede dejar como mensaje que hay gran cantidad de cadáveres represados. Por eso hemos conminado a las clínicas para que sigan el protocolo de manera rigurosa. Esto da la impresión de que hay una fila de cadáveres en una morgue y eso en realidad no es así. Hay un incremento de muertes de pasar de tres por semana a diez por semana, hay un incremento de muertes diarias debido a la pandemia, pero eso no impide a que las clínicas cumplan con el protocolo. Es cierto que puede haber errores humanos, como distracciones por estar utilizando el celular cuando se está haciendo este tipo de labores, de distraerse en temas que no corresponden a la labor, pero no se puede fallar en la identificación de una muestra, del nombre de un paciente, el registro de un diagnóstico o en este caso la verificación de un cadáver”.

Reiteró que “es obligatorio la identificación con placa, con cinta indeleble o cinta no borrable. Y hay un chequeo cruzado donde por lo menos dos personas deben verificar, al ingreso y luego a la entrega, la identificación del cadáver”.

Humberto Mendoza insistió en que no se puede explicar la situación del cambio de cadáveres. “Cuando existe un procedimiento muy claro, con cinco versiones en menos de tres meses, de lineamiento y orientación para manejo y disposición final de cadáveres con sustento de confirmación de COVID-19, las instituciones tienen un procedimiento para manejo de morgue. En este caso, cuando un paciente fallece, desde el sitio donde fallece, cirugía, urgencias, hospitalización, es trasladado con una documentación y debe ser entregado al responsable de la morgue que verifica, señaliza, marca el cadáver, porque tiene que quedar identificado”.

“Cuando ocurre una emergencia, como un accidente de tránsito, porque se estrelló un bus en el frente de una clínica ingresaron 30 paciente, esas confusiones podría existir, pero en una situación como esta que desde junio 2 viene diciéndoles el Distrito de Barranquilla que tomen las medidas, cumplan el protocolo, porque el crecimiento de casos es inevitable, pero a pesar de ello, las clínicas deben cumplir con los protocolos y los lineamientos para que esto no siga ocurriendo”, sostuvo.

El funcionario no ve factible que muchas clínicas no estén cumpliendo. “Uno les encuentra que hay una baja percepción del riesgo, problemas de seguimiento de auditoria institucional, procesos institucionales, seguros que no se cumplen , auditorías que no se cumplen y las clínicas e instituciones que no resuelvan estos temas se van a ver sometidas a esto que está pasando hoy. Que una clínica como la del Prado no cumple protocolos mínimos en el área de la morgue. Y segundo, esta institución se somete y se pone en riesgo a sanciones. Y va a depender de la investigación al final de los resultados que presente, como por ejemplo, que en el día de hoy se le resuelva la situación a los familiares de las personas fallecidas”.

Sobre los protocolos para atender a las personas que han fallecido en sus residencias, el doctor Humberto Mendoza manifestó que “en el Centro de Recepción de Urgencias hay un funcionario de la Oficina de Gestión Social las 24 horas y un médico de 24 horas para que si no se cumple lo que voy a decir entre la Alcaldía a resolverlo”.

“Lo que debe pasar con un paciente que fallece en casa, con las cartillas que ha entregado la Alcaldía, con los mensajes que se han enviado por plataformas, por correos, por visitas con las EPS, el usuario del familiar que muere en casa debe llamar al teléfono de la EPS para que la IPS asignada en este momento de la emergencia se acerque, entregue la defunción y si es paciente COVID-19 haga todo el embalaje del cuerpo. Inmediatamente debe llegar la funeraria y retirar el cuerpo. Si esto no llega a ocurrir, como debe ocurrir, se activa un procedimiento de la Oficina de Gestión Social, se acude con un médico de Secretaría de Salud, se entrega el acta de defunción, se hace el embalaje y se retira el cuerpo. Así tuvimos un caso el martes en el barrio El Bosque a las 3:00 de la madrugada y a las 7:00 de la mañana ya estaba sepultado”, afirmó Mendoza.

El funcionario que con esto último lo que se está reflejando “es la ineficiencia de las EPS, IPS, que deben llegar a hacer la defunción, el embalaje y el retiro del cuerpo de una muerte domiciliaria”.

Mendoza terminó diciendo que las clínicas que no cumplan con los protocolos establecidos, no solo por el gobierno Distrital, sino nacional, van a ser sancionadas, incluso, suspendidas de manera temporal.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Atlántico

DE INTERÉS