Regional


Familias desplazadas en sur de Bolívar inician el retorno

Carlos Camargo, el defensor del pueblo, informó que el retorno tiene como destino el corregimiento de Mina Piojo, jurisdicción de Montecristo.

REDACCIÓN BOLÍVAR

13 de agosto de 2021 12:00 AM

La Defensoría del Pueblo está acompañando el retorno de más de mil familias campesinas que habían sido víctimas de desplazamiento forzado y que se encontraban en el municipio de Santa Rosa del sur, desde el pasado primero de agosto.

Carlos Camargo, el defensor del pueblo, informó que el retorno tiene como destino el corregimiento de Mina Piojo, jurisdicción de Montecristo.

Agregó que su despacho viene apoyando a los desplazados, pero “las comunidades han manifestado la falta de voluntad por parte de las autoridades para adelantar acciones que les brinden garantías de seguridad y mayor presencia institucional”.

Al respecto pidió a las autoridades del orden nacional, departamental y local “que escuchen a las comunidades, que manifiestan que han decidido retornar por su propia cuenta a pesar de que no existen condiciones de seguridad”.

Igualmente hizo saber que recientes hechos de violencia y enfrentamientos entre grupos armados ilegales por el control de la minería están contenidos en la reciente Alerta de Inminencia emitida por la Defensoría para los municipios de Montecristo, Morales, Arenal y Santa Rosa del sur.

En la alerta, la Defensoría señala que las acciones de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia o Clan del Golfo; la disidencia de las extintas Farc (Frente 37), y el Ejército de Liberación Nacional (Eln), incrementan el riesgo de enfrentamientos armados con interposición de la sociedad civil, homicidios, amenazas a líderes sociales, comunales y defensores de derechos humanos; reclutamiento forzado de niños y adolescentes, y desplazamientos.

Por un lado, se advierte la confrontación armada entre las disidencias de las Farc y en la Serranía de San Lucas, el accionar del Clan del Golfo en Montecristo, particularmente en los corregimientos Regencia, Villa Uribe, San Mateo, El Dorado y El Paraíso, en una dinámica de expansión hacia el sector minero y posicionamiento en el corredor de movilidad que se teje entre estas poblaciones y la Serranía de San Lucas.

Las comunidades advierten su temor por hechos violentos como los asesinatos de cinco personas en Montecristo, entre abril y julio, entre los que se destaca Oswaldo de Jesús Pérez, presidente de la JAC de la vereda Mina Piojo y miembro de la Federación Agrominera del Sur de Bolívar.

  NOTICIAS RECOMENDADAS