Salud


Cómo se lee el etiquetado nutricional de los alimentos

Los procesados o que contienen más de un ingrediente en su composición deben tener este etiquetado. Las leches fermentadas, snacks, yogures y embutidos entran en el grupo.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

11 de agosto de 2022 12:00 AM

¿Usted analiza la etiqueta nutricional de cada alimento que compra? Casi nadie lo hace pero deberíamos.

Faiber Jaramillo Yepes, docente de Nutrición y Dietética de la CES defiende el etiquetado frontal de alimentos pues “permite establecer una comunicación entre el producto y quien lo compra, especificando qué contiene, ya sea beneficioso para la salud, o perjudicial para el consumidor”.

“Para que el etiquetado pueda funcionar en los compradores, ellos deben saber hacer una lectura y ser conscientes de la información. Algunos productos favorecen el desarrollo de enfermedades así que el etiquetado debe especificarlos”, explica Jaramillo.

Los procesados o que contienen más de un ingrediente en su composición deben tener este etiquetado. Las leches fermentadas, snacks, yogures y embutidos entran en el grupo. (Le puede interesar: 10 recomendaciones para cuidar la salud del corazón)

ENSIN, la Encuesta Nacional de Situación Nutricional 2015 señala que “Las responsabilidades de la adultez afectan en muchos casos la alimentación, dedicándole poco tiempo, consumiendo más alimentos procesados y menos comidas preparadas en casa. La oferta de alimentos procesados, frituras y dulces, así como una vida sedentaria, propician el desarrollo de obesidad muchas veces asociada a deficiencias nutricionales”.

¿Cómo leer el etiquetado? ¿Qué muestra?

La Administración de Alimentos y Medicamentos - FDA señala que en la parte debajo de Información Nutricional se muestra cuántas porciones hay en el paquete y de qué tamaño es cada porción. Los tamaños de las porciones se dan en medidas familiares, como “tazas” o “pedazos”. Si tiene más de una porción ya sabe que está comiendo el doble o el triple de las grasas, sodio y demás componentes.

Debajo se especifica cuántas son las calorías, recuerde que las calorías indicadas equivalen a una porción del alimento.

Luego se muestra el porcentaje de valor nutricional, que le dice cuánta grasa o azúcar contiene dicho alimento y cómo contribuye o perjudica a su dieta diaria. En este punto debe analizar si le hace bien o mal.

La última parte del etiquetado señala en resumen, la cantidad de vitamina A, vitamina C, calcio y potasio etc que contiene. Si tiene 0 (Cero) ya sabe que no es muy saludable que digamos. (Le puede interesar: ¡Atención! Se va la luz el jueves, viernes, sábado y domingo)

Para que tenga una referencia, según la Organización Mundial de la Salud, el valor diario para el sodio es de menos de 2,300 miligramos (mg) al día. En cuanto a las grasas para evitar un aumento malsano de peso, estas no deberían superar el 30% de todo lo que come en el día, es decir, de la ingesta calórica total.

Por el lado del consumo de azúcar libre, debe ser menos del 10% de la ingesta total diaria.

Una necesidad

El etiquetado de la comida nace por la necesidad de conocer lo que se consume. Los Fenicios y Romanos lo hacían pero con los años, a nivel mundial, la FAO y la OMS fueron los encargados de establecer la norma de etiquetado para los alimentos envasados. En la actualidad cada país es libre de decidir las actualizaciones a sus etiquetas.

Una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, entre ellas la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

OBESIDAD

En Colombia, según ENSIN, uno de cada tres jóvenes y adultos tiene sobrepeso (37,7%), mientras que uno de cada cinco es obeso (18,7%).

En este sentido, el 56,4% de la población tiene exceso de peso, lo que significa un incremento de 5,2 puntos porcentuales con respecto al 2010.

La obesidad es más frecuente en las mujeres (22,4%) que en los hombres (14,4%).

  NOTICIAS RECOMENDADAS