Salud


Investigan si el brócoli podría frenar células cancerígenas

La investigación se adelanta en el Laboratorio de Investigación Biomédica de la Universidad del Sinú.

NIDIA SERRANO M.

13 de octubre de 2020 02:33 PM

Una nueva investigación, que le apuesta a la disminución de cédulas cancerígenas en el organismo, especialmente el de próstata, se adelanta en el Laboratorio de Investigación Biomédica y el Grupo de Investigación Biomédica de la Universidad del Sinú, en el que las plantas crucíferas, como el brócoli, cumplen un papel importante.

La nueva línea de investigación se enfoca en el metabolismo del cáncer y estrés oxidativo, que se focaliza en el reposicionamiento de fármacos y principios activos como terapias coadyuvantes en la quimioterapia del mismo.

De acuerdo con lo señalado por los directivos de la universidad, actualmente se está desarrollando el proyecto a través de un convenio entre la Universidad del Sinú y el Ministerio de Ciencias y Tecnología, del que también participan la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”.

“El trabajo busca estudiar los efectos de un antioxidante indirecto conocido como sulforafano, proveniente de plantas crucíferas (como el brócoli) y el análogo sintético, dimetilfumarato, como cotratamientos con el quimioterapéutico docetaxel”, señalaron los investigadores.

Indicaron que en el laboratorio de Unisinú se ha propuesto efectuar lo que se conoce como “quimiosensibilización” de las células cancerígenas, que consiste en usar sustancias que frenen la expresión de proteínas que favorecen el uso de glucosa y a la vez aumenten la producción de mitocondrias en las mismas.

“Esto permitiría que las células cancerígenas no solo se destruyan, sino que sean más fáciles de atacar por medio de quimioterapia normal, sin producir efectos colaterales a otros tejidos normales en un paciente bajo tratamiento”, aseguraron.

El grupo de investigación está desarrollando un modelo in vitro con tres líneas celulares cultivadas en el laboratorio, que permite evaluar experimentalmente la acción de los quimioterapéuticos a través de tres aspectos claves: la protección a tejidos normales, la destrucción de células con alta tasa de crecimiento y metástasis y la quimioresistencia a tratamiento en casos de cáncer de próstata resistentes a castración.

Finalmente, se estableció que el proyecto es liderado por la bióloga Lyda Espitia Pérez, los docentes Gean Arteaga, quien es el investigador principal; Pedro Espitia Pérez, coinvestigador, y los investigadores Ana Peñata Taborda y Andrés Coneo Pretelt.