Salud


¿“Prendes” las fiestas con pólvora? Las desgracias detrás de la diversión

Una niña de tres años murió tras ingerir pólvora. Solo 24 horas tiene un médico para salvarle la vida a un menor en esta condición.

MÓNICA MEZA ALTAMAR

03 de diciembre de 2023 12:00 AM

24 horas. A ese lapso se reduce el tiempo que tiene un médico para salvarle la vida a un niño intoxicado con fósforo blanco. Esta sustancia química, usada a menudo por las fuerzas militares para iluminar campos de batalla, generar cortinas de humo y como material incendiario; se emplea además para fabricar pólvora y con ella artefactos pirotécnicos que “prenden” las festividades novembrinas, navideñas y de fin de año, como totes o “traqui-traqui”, volcanes, voladores y las aparentemente inocentes ‘Chispitas Mariposa’. Lea: Dadis reitera llamado a NO utilizar pólvora durante las celebraciones

¿“Prendes” las fiestas con pólvora? Las desgracias detrás de la diversión

Con solo llevarse a la boca uno de estos elementos y en ocasiones ingerirlo, o inhalarlo, un lactante o preescolar comenzará a padecer alteraciones en su organismo que, cual bomba en conteo regresivo, estallan y resultan letales si no son bien identificadas dentro las primeras tres horas, dado que el peligroso químico no tiene antídoto.

Lo complejo es que durante esos primeros 180 minutos, la sintomatología de un intoxicado con fósforo blanco suele confundirse.

Tal fue el caso de la pequeña Edisley Sofía Díaz Ríos, de tres años, quien tras jugar con varias de sus amiguitas cerca de su casa, en el barrio Pablo Sexto II, en las faldas de La Popa, el lunes 13 de noviembre, “regresó tosiendo y vomitando, y además tenía fiebre, y lo que pensamos inicialmente es que tenía una virosis, porque por acá hay varios años así”, contó Leyla Ríos, madre de Edisley Sofía.

Con esa sospecha, al día siguiente llevó a su niña al CAP de La Esperanza y por eso los médicos le recetaron medicamentos para controlar la fiebre y el vómito. Dos días después, el miércoles 15 de noviembre, Edisley Sofía seguía mal y una amiguita de 7 años, de las que jugó con ella el lunes festivo, contó que vio cuando se llevó a la boca un “traqui-traqui”, mismo que sería el causante de sus malestares.

Al tanto de esa información, Leyla volvió en busca de atención médica y recibió la confirmación de que la menor estaba intoxicada. Lo peor, era tarde ya. A la media hora de estar en el lugar a Edisley Sofía le dio un paro; la reanimaron, le dio otro paro, y falleció.

Foto autorizada por la mamá de la niña.
Foto autorizada por la mamá de la niña.

Este es el único caso de este tipo que se registra en Cartagena en lo transcurrido de 2023 y se espera que no haya ni uno más, nunca más. Lea: Murió niña de 3 años por comer pólvora: su mamá dice que fue “traqui-traqui”

Con este propósito, el toxicólogo Álvaro Cruz Quintero, director del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias, Crue, recalca: “Padres de familia, si su niño presenta dolor abdominal, vómito o diarrea, piensen inicialmente si estuvo expuesto a fósforo blanco, es decir, a pólvora, acudan de inmediato al médico y coméntenle que su niño estaba jugando con pólvora, que le compraron “traqui-traqui” o Chispitas Mariposa”.

Se dirigió además al personal sanitario. “Si el padre no lo sabe porque no lo tiene relacionado, a nosotros como médicos para esta época siempre nos toca preguntar si en la casa o cerca de la casa del menor quemaron pólvora o si él la estuvo manipulando”.

24 horas después no les vamos a poder salvar la vida porque van a tener problemas hepáticos, renales, neurológicos, cardíacos y probablemente van a fallecer”.

Álvaro Cruz Quintero, toxicólogo.

Los efectos

¿Por qué ese comentario del padre de familia al médico o esa pregunta del médico al padre de familia puede significar la vida o muerte de un pequeño paciente? “24 horas después no les vamos a poder salvar la vida porque van a tener problemas hepáticos, renales, neurológicos, cardíacos y probablemente van a fallecer”, advierte el experto.

Y explica: “Cuando la pólvora ingresa al organismo produce una quemadura en el estómago. Al producir esa quemadura se transforma en otra sustancia, que es pentóxido fosfórico. Este penetra en el organismo y se convierte en ácido fosfórico, y este a su vez produce un daño directo en el hígado, le causa una falla hepática aguda por la que este órgano, que hace todo el metabolismo del organismo, le impide a los pacientes hacer ese metabolismo. Entonces, se producen problemas cardíacos, respiratorios, neurológicos, falla renal y fallecen en las primeras 48 o 72 horas”.

20
quemados se registraron en Cartagena entre octubre y noviembre de 2023.

Es tan fatídico el actuar del fósforo blanco que Samuel Arteaga, coordinador de Urgencias del Hospital Universitario del Caribe, expresa que “cada vez que se acercan estas fechas la misión médica es hacer que la gente entienda que definitivamente usar estos artefactos explosivos no es un mecanismo de diversión, es un mecanismo más que todo de perversión, porque un siniestro no solo afecta a la persona que se quema o intoxica, sino además a los familiares. La familia entera queda lesionada con ese tipo de quemaduras”. Lea: 15 personas quemadas con pólvora en el marco de las Fiestas de Independencia

Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario del Caribe. //Foto: Óscar Díaz Acosta - EU
Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario del Caribe. //Foto: Óscar Díaz Acosta - EU

Las cifras

El Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis) confirmó que entre octubre y noviembre de 2023 se registraron un total de 20 quemados, de los cuales 3 son menores de edad.

Sobre el lugar anatómico de la lesión, precisa que los más afectados han sido los pies (8 casos), seguidos de las manos (6), el rostro (3), los miembros inferiores (2) y los ojos (1). Y los causantes de ese daño evitable, totes (6 casos), buscapiés (5), volcanes (2), voladores, pitos, matasuegra, tiritos y King Kong (un caso cada uno), y otros (2).

Los 20 quemados de este año representan una cifra similar a la del 2022, donde hubo 19 quemados en el mismo periodo. 6 lesionados más se contaron entre diciembre de 2022 y enero de 2023, por tanto, “la manipulación de pólvora tiene que dejarse en manos de expertos. Uno no debería quemar pólvora en casa y menos bajo efectos del alcohol, eso nos trae todas las consecuencias de los pacientes quemados”, reitera Cruz Quintero.

Y añade: “Si van a manipular pólvora, por favor, que no sea en compañía de niños, porque uno piensa que eso es inocuo, que no produce ningún daño, y ya sabemos que los niños probablemente pueden quemarse y es un temor que tenemos, pero el temor más grande es que en su inocencia la ingieran, porque si la ingieren se van a morir”.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS