Salud


¿Te cuesta ir al baño? Prueba estos 4 consejos para mejorar tu estreñimiento

Sencillos cambios en tu día a día pueden darte una manito en el baño... ¡Funciona!

REDACCIÓN SALUD

22 de octubre de 2022 05:55 PM

Factores como una alimentación deficiente, tomar pocos líquidos, no hacer ejercicio de manera regular e, incluso, el uso de algunos medicamentos perjudican seriamente nuestro tránsito intestinal y entonces aparece el estreñimiento.

Si eres una de esas personas para las que ir al baño a evacuar es una tortura, entonces las siguientes recomendaciones son para ti:

Prueba primero con la comida

Expertos de la Clínica Mayo explican que “la frecuencia de la defecación varía, pero, en general, las personas evacúan tres veces por día y otras, tres veces por semana. Si tienes menos defecaciones que lo normal para ti, es posible que estés estreñido. Además, el estreñimiento puede estar acompañado de heces duras, secas o pequeñas que son difíciles de evacuar”. Lee aquí: Consecuencias de no tratar el estreñimiento

Antes de pensar en laxantes, los expertos recomiendan:

1. Consume alimentos ricos en fibra, como salvado de trigo, frutas y verduras frescas, y avena. ¿Sabías que un adulto promedio debe consumir entre 25 y 31 gramos de fibra por día?

2. Otro hábito increíblemente importante es tomar agua. “Bebe mucha cantidad de líquido todos los días, unos 8 o 10 vasos (8 onzas) de bebidas descafeinadas no alcohólicas durante el día”, añaden desde la Clínica Mayo.

3. ¡Haz ejercicio de forma regular! La actividad física te ayudará a mejorar muchas cosas, entre esas, el estreñimiento.

Si mejorar tus hábitos de alimentación y ejercicio no ayuda en tu problema, entonces es hora de dar el siguiente paso: laxantes suaves, eso sí: siempre bajo la supervisión de tu médico.

Importante: sé cuidadoso con los laxantes

Hay muchos laxantes de venta libre seguros y eficaces para tratar el estreñimiento ocasional de diversas formas. Es muy importante leer atentamente las instrucciones de la etiqueta y usarlos según las indicaciones. Es clave que tengas en cuenta que el uso excesivo de laxantes puede hacer que te vuelvas dependiente de ellos para defecar... y esa tampoco es la idea.

“Los laxantes funcionan de diferentes maneras, y la eficacia de cada tipo de laxante varía según la persona. En general, los laxantes formadores de masa, también conocidos como suplementos de fibra, son los más suaves para el cuerpo y los más seguros de usar a largo plazo. Metamucil y Citrucel entran en esta categoría”, explican expertos de la Clínica Mayo.

Hay laxantes osmóticos por vía oral (Leche de Magnesia Phillips, MiraLAX), que introducen agua en el colon para facilitar el paso de las heces. Efectos secundarios: hinchazón, calambres, diarrea, náuseas, gases, aumento de la sed.

El segundo tipo está compuesto por los formadores de masa por vía oral (Benefiber, Citrucel, FiberCon, Metamucil); estos absorben agua para formar heces blandas y voluminosas, lo que provoca la contracción normal de los músculos intestinales. Efectos secundarios: hinchazón, gases, calambres o aumento del estreñimiento si no se los toma con suficiente agua.

Ablandadores de heces por vía oral (Colace, Surfak). Agregan humedad a las heces para ablandarlas y permitir la defecación sin esfuerzo. Efectos secundarios: desequilibrio electrolítico por uso prolongado.

Estimulantes por vía oral (Dulcolax, Senokot). Estos activan las contracciones rítmicas de los músculos intestinales para eliminar las heces. Efectos secundarios: eructos, calambres, diarrea, náuseas, decoloración de la orina por uso de derivados de sen y cáscara sagrada.

Supositorios por vía rectal (Dulcolax, Pedia-Lax). Activan las contracciones rítmicas de los músculos intestinales y ablandan las heces. Pueden causar irritación rectal, diarrea, calambres. Lee además: Lo que puede hacer contra el estreñimiento

Es importante que consideres, antes de tomar laxantes, que estos tienen riesgos como:

-Interacción con otros medicamentos.

-Complicación de afecciones.

-Precauciones para mujeres embarazadas y niños.

Ojo: si has dado a luz recientemente, consulta a tu médico antes de usar laxantes. Aunque suelen ser seguros durante la lactancia, algunos ingredientes pueden pasar a la leche materna y provocar diarrea en los bebés en período de lactancia.

Consulta al médico si usaste laxantes y tienes:

-Calambres o dolores abdominales intensos

-Cambios inexplicables en los patrones de defecación

-Diarrea intensa

-Heces con sangre o sangrado rectal

-Estreñimiento que dura más de siete días a pesar del uso de laxantes

-Debilidad o cansancio fuera de lo común

-Mareos

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS