Sucesos


Casa por cárcel a excoronel de la Policía que mató y desmembró a su esposa

Joaquín Aldana fue condenado a 33 años de cárcel y recibió el beneficio por buena conducta.

REDACCIÓN SUCESOS

12 de noviembre de 2022 12:00 AM

El aberrante homicidio de Erika Cecilia Yeneris Gutiérrez, ocurrido hace 13 años, todavía causa conmoción no solo en Cartagena, donde vivía su familia, sino en todo el país.

La mujer fue asesinada, desmembrada y sus restos tirados en bolsas de basura en las calles de Ibagué, donde residía en el 2009 con su esposo, el excoronel de la Policía Joaquín Enrique Aldana Ortiz, quien meses después del macabro crimen fue condenado a 33 años de cárcel.

Lea aquí: $100 millones ofrecen por el ex coronel Joaquín Aldana

Este terrible suceso volvió a ocupar espacio en la prensa nacional, ya que se conoció que Aldana fue beneficiado con prisión domiciliaria desde el pasado 3 de noviembre. El ex comandante de la Policía de Tolima estaba desde diciembre del 2009 en la cárcel La Picota, de Bogotá, y ahora terminará su pena en su casa, en Ibagué.

Casa por cárcel a excoronel de la Policía que mató y desmembró a su esposa

¿Por qué casa por cárcel?

Aunque el hecho causó conmoción en 2009, para ese entonces este delito no estaba tipificado como feminicidio sino como homicidio agravado.

Aldana Ortiz ya purgó la mitad de la pena, además estudió en la cárcel y fue calificado como un interno con buena conducta. También se supo que se comprometió a cumplir los 16 años que le faltan de condena en su casa, sin ningún acto que perjudique el beneficio.

La decisión, legalmente es correcta, moralmente es criticada por la ciudadanía que considera al sujeto como un peligro para la sociedad.

Lea también: Atención: excomandante de la Policía José Aldana salió de la cárcel

Así fue el crimen

El homicidio de Erika ocurrió el 9 de septiembre del 2009 en su casa, en Ibagué, en medio de una situación de infidelidad descubierta por correos electrónicos.

El excoronel la mató y cortó su cuerpo en 50 pedazos que lanzó en diferentes puntos de Ibagué en bolsas de basura. Luego lavó el carro en que transportó el cuerpo, botó la ropa de Erika y comenzó a decir que ella se había ido con otro hombre para Medellín.

La familia de la víctima señaló a Aldana como culpable de su desaparición, pero él lo negó. Tras investigaciones, las autoridades establecieron que el expolicía era sospechoso y buscaron pruebas en la casa de la pareja y estas fueron contundentes.

Casa por cárcel a excoronel de la Policía que mató y desmembró a su esposa

No hay crimen perfecto

Aunque Aldana era experto en criminalística y trató de eliminar cualquier evidencia o forma de identificar el cuerpo, las autoridades hallaron material probatorio que lo incriminó.

Entre las pruebas más importantes está la de que Aldana limpió de manera detallada la casa, pero los investigadores hallaron sangre en los desaguaderos. También encontraron las bolsas negras que usó para botar las partes del cuerpo de Erika.

Aldana cambió su versión de los hechos: primero dijo que Erika se había ido para Medellín y luego para Costa Rica.

Lea también: Mujer encontrada descuartizada era la esposa del coronel Joaquín Aldana Ortiz

El feminicida descuartizó a la mujer en el baño de la casa y a los dedos les quitó las huellas; sin embargo una huella fue hallada y con ella se comprobó la identidad de la víctima. También se confirmó que el hombre la golpeó en la cabeza y la cortó mientras ella seguía viva.

El cuerpo

Los 50 pedazos fueron encontrados en las afueras de Ibagué. La cabeza, con cortadas en el rostro, fue descubierta por un campesino. Aldana quitó los huesos de las costillas para que no se supiera si el cuerpo era de una mujer o un hombre. También le echó Isodine y otro químico al cuerpo para que no sangrara.

  NOTICIAS RECOMENDADAS