Sucesos


Los sueños que tenía Carlos Manjarrez, el médico asesinado en El Country

Con una recompensa millonaria, la Policía espera esclarecer el terrible crimen que ha consternado a los cartageneros.

LORNA ARAGÓN BABILONIA

22 de septiembre de 2021 05:23 PM

En su carro, frente a su casa y a la vista de sus papás y hermanas. En la urbanización Parque Residencial El Country hay dolor por la inesperada e injusta muerte de un joven médico.

Carlos Alberto Manjarrez Torres era entregado a su familia y a su profesión. Estaba lleno de ilusiones y sueños que no pudo cumplir por las balas que acabaron con su vida el miércoles en la noche.

“Él no merecía esto, era un buen muchacho, muy dócil y amable”, son algunas de las palabras que los familiares de Carlos pronunciaban hoy entre lágrimas en las instalaciones de Medicina Legal, en Zaragocilla.

En ese lugar se podía sentir la tristeza, la rabia y el dolor con que llegó la familia. Su hermana, quien también es médico, no paraba de lamentarse por la situación que viven ahora: “¿Por qué me pasa esto, por qué?, repetía. “Era mi compañero de trabajo, mi compañero de vida”, decía mientras las lágrimas le caían.

Su hermana corrió a atenderlo, pero ya no había nada que hacer. El médico llegó a la Clínica de Blas de Lezo sin signos vitales.

El asesinato de Carlos Alberto es materia de investigación por parte de las autoridades. Las primeras versiones aseguran que los seis balazos que recibió en la cabeza y el tórax mientras estaba en la camioneta, de placas EGO-249, fueron porque se opuso a un robo.

Horas después, sin embargo, y luego de iniciarse las investigaciones, la Policía Metropolitana informó que aunque no descarta el atraco, por las circunstancias del ataque podrían estar inmersas otras hipótesis, entre ellas un sicariato que, al parecer, no iba dirigido contra él.

Cuatro investigados

En la edificación de cuatro pisos donde residía el hombre también viven sus padres y sus hermanas. La institución asegura que de igual manera en un apartamento que está contiguo residen cuatro personas que han sido vinculadas a la investigación que adelanta por ese homicidio.

Al analizar las cámaras de seguridad e inspeccionar la escena del crimen y sus alrededores, miembros de la Sijín retuvieron a tres hombres y una mujer que tienen anotaciones judiciales por los delitos de concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes, homicidio y hurto.

Todos ellos, según la Policía, fueron puestos a disposición de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía, y están la espera de las audiencias para definir su situación jurídica. Uno de esos sospechosos había salido hace poco de la cárcel de máxima seguridad de Valledupar ‘La Tramacúa’.

En el apartamento de esos capturados, los investigadores hallaron los siguientes elementos: una pistola, un silenciador, una gramera, municiones de diferentes calibres y varias porciones de estupefacientes (droga sintética y cocaína).

“Las autoridades judiciales investigan si estos sujetos estarían involucrados en otros hechos delictivos ocurridos en las últimas semanas en Cartagena bajo la misma modalidad”, dice el Comando de la Metropolitana, que ofrece 10 millones de pesos por información que conduzca al esclarecimiento del hecho.

Frente a la vivienda

La aparente confusión de los hombres en moto que dispararon contra Carlos y huyeron con rumbo desconocido es la hipótesis que más ha tomado fuerza entre sus familiares y allegados. “Él no tenía problemas, no se metía con nadie”, aseguran.

Lea aquí: Las situaciones que investigan por asesinato del médico Carlos Manjarrez

La muerte del hombre, de 28 años, ocurrió frente a su casa. Había llegado del trabajo en la Clínica El Bosque a eso de las 7:30 de la noche. Fue la última vez que lo vieron con vida.

Luego de reposarse, comió, y en ese momento recibió un mensaje que le anunciaba que su pago ya estaba depositado en su cuenta bancaria, por lo que le dijo a su familia que iría al cajero a retirar. Así lo relató una de los tantos familiares que en medio de la tristeza llegaban a la casa del joven hoy en la mañana.

8:45 p. m.
fue la hora en que balearon a Carlos Manjarrez.

“Salió en el carro con un amigo y cuando volvió fue que lo balearon”, contó la tía, mientras señalaba el lugar -frente a la vivienda- en que quedó su sobrino. “La familia lo veía desde adentro, pero la reja estaba cerrada, no encontraban la llave. Gritaban y pedían auxilio, hasta que por fin lograron salir”.

Su hermana corrió a atenderlo, pero ya no había nada que hacer. El médico llegó a la Clínica de Blas de Lezo sin signos vitales.

“Tantos sueños, tantas metas”

Como un instrumento de Dios se definía Carlos en su perfil de Instagram, en el que también mostraba su afición por el equipo de fútbol de su ciudad: Real Cartagena.

El joven médico es graduado de la Universidad del Sinú y murió con tantos sueños y metas. “Le decía a la mamá que quería hacer su especialización, salir adelante”, dijo la tía. “No había formado familia, pero tenía su novia, quería conseguir tantas cosas, estaba lleno de ilusiones”.

Su muerte conmocionó no solo a las tantas personas que conocía y lo querían, sino a muchos más en la ciudad, quienes piden pronto esclarecimiento del caso y justicia por el “cruel asesinato de una inocente vida”.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

  NOTICIAS RECOMENDADAS