Sucesos


“Me dicen que ella después de acuchillarlo grabó cómo moría”

La familia del acordeonero asesinado en Perú, presuntamente por su pareja, contó detalles de lo que ocurrió el sábado, antes de sepultarlo ayer en Cartagena. Piden cadena perpetua.

REDACCIÓN SUCESOS

04 de octubre de 2019 12:00 AM

“Justicia, eso es lo que queremos”, dijo ayer Luis Vega poco antes de sepultar a su hijo Álvaro Luis Vega Gamarra en el Cementerio Jardines de Cartagena, en la vía a Turbaco.

El acordeonero cartagenero, de 29 años y miembro de una dinastía dedicada al folclor costeño, fue asesinado presuntamente por su compañera sentimental en la ciudad de Iquitos, en Perú.

El crimen ocurrió el sábado pasado y solo hasta ayer en la madrugada llegaron sus restos. Poco después, amigos, parientes y vecinos suyos en el barrio La María le rindieron un homenaje. A las 3 de la tarde se cumplieron sus exequias.

Antes de darle el último adiós a su hijo, Luis Vega contó detalles de cómo era la relación entre Álvaro y Nelly Cecilia Acosta Egusquiza, la presunta homicida.

“Me dicen que ella después de acuchillarlo grabó cómo moría”
“Posesiva”

“Según me dijeron allegados de mi hijo allá en Perú, después de acuchillarlo, la mujer empezó a grabar cómo moría”, manifestó Luis Vega, asegurando que la relación de su hijo con ella era tormentosa, ya que, al parecer, Nelly era celosa y posesiva con Álvaro.

“Ella le lavó el cerebro a él, hasta para asesinarlo, ya que sabía donde darle, pues es doctora”, agregó Luis. La familia del acordeonero pide justicia y que la condenen a cadena perpetua.

“Hasta ahora las autoridades de aquí de Colombia no se han pronunciado, todo lo han hecho los amigos que mi hijo hizo allá en Perú”, precisa el papá de la víctima.

Un amigo de Álvaro es el que se está encargando de su caso en el país Inca. Se llama Henry Vázquez y es abogado de gran renombre allá en esa nación. Él habría entablado una buena amistad con el músico y lo trataba como si fuera su propio hijo.

“No se preocupe, yo haré hasta lo imposible para que se haga justicia por su muerte, era como un hijo para mi”, eso cuenta Luis que le dijo el abogado.

“Me dicen que ella después de acuchillarlo grabó cómo moría”
El crimen

Álvaro fue a una discoteca el viernes en la noche en Iquitos, en donde dio un concierto. Según testigos, luego de su presentación, unas mujeres se le acercaron para hablar y cuando la pareja del músico se dio cuenta, le habrían dado mucho celos y en un arranque de ira se lanzó sobre él, acuchillándolo en varias ocasiones.

Tras el ataque, la presunta agresora intentó huir, pero los trabajadores y compañeros de la víctima la retuvieron mientras llegaba la Policía. Cuando intentaron auxiliar a Vega ya era muy tarde.

Nelly Acosta, la presunta asesina, fue enviada a prisión mientras en una nueva audiencia se define su situación judicial. La defensa de la indiciada apunta a que le den casa por cárcel, pero la familia del difunto exige que le condenen a cadena perpetua.

Vida musical
Aunque estudió para ser técnico en perforación de pozos petroleros, la vida de Luis Vega Gamarra, de 29 años, estuvo enmarcada por la música. Desde los 8 años emprendió el camino para ser músico. Su padre fue quien le enseñó a tocar el acordeón y lo llevaba a los festivales vallenatos en los que gran parte quedaba en primer o segundo lugar. Un allegado expresó que Álvaro quería casarse con Nelly, pero sus papás se opusieron porque no la conocían y era once años mayor que él.
  NOTICIAS RECOMENDADAS