Facetas


James Guitard, el hombre detrás de los murales en Barrio Chino

Este estadounidense lidera varias iniciativas para los niños de la ciudad, entre ellas, la apuesta por un corredor cultural de murales en el Barrio Chino, que está en construcción.

CRISTIAN AGÁMEZ PÁJARO

01 de agosto de 2021 08:20 AM

Está emocionado. James Guitard corre de un lado a otro por una calle del Barrio Chino, mientras organiza una fila de niños y a sus madres, a los que entregará una dotación de tapabocas. Él, vestido con un blazer gris, jeans, bajo el sol inclemente de la tarde de este lunes, da algunas instrucciones en un español no tan fluido, “¡Por favor, una fila!”, exclama y termina por entornar sus indicaciones en inglés, auxiliado por un traductor que siempre está a su lado.

Nació en Nueva York y ha vivido en diferentes partes del mundo, incluida el área de Washington DC. En los últimos tres años, ha visitado a Cartagena, ciudad que considera su segundo hogar. “Ahora me quedo en Cartagena por un promedio de 4 a 6 meses al año. He dedicado mi carrera profesional a mejorar la calidad de vida, la educación y las oportunidades de los niños de todo el mundo”, me cuenta, aún agitado, sudoroso, y sigue tan “emocionado” que parece uno de los tantos niños a los que intentan poner en orden. Sergio, el traductor, me comenta que ese es el estado natural de James cuando está trabajando con los pequeños en las comunidades de Cartagena a las que ha llegado, y que también está emocionado porque hoy estamos nosotros para documentar lo que hace. “¡Ey, mister James!”, le grita uno de los menores, a lo que el hombre responde con una sonrisa y alza al niño con un breve abrazo. “Soy Vicepresidente Senior de Política Global y Desarrollo Estratégico de The Diaspora Educational Foundation - me explica-, que es un grupo multinacional de expertos especializados en educación e iniciativas de desarrollo internacional. También soy filántropo, emprendedor y autor de bestsellers”.

James Guitard, el hombre detrás de los murales en Barrio Chino

James Guitard con uno de los murales del Barrio Chino de fondo.

Afirma tener experiencia en programas educativos, de alfabetización e iniciativas de revitalización y detalla que creó la “Fundación S. James Guitard”, un fondo filantrópico cristiano internacional que se “especializa en proyectos humanitarios, evangelismo cristiano y programas de enriquecimiento académico”, como el que hoy lo ocupa.

¿Y, específicamente, qué hace este estadounidense y su fundación en Cartagena?, James responde que creó la Iniciativa Global de Nutrición y Salud para proporcionar alimentos no perecederos a los niños en varias comunidades de la ciudad durante la pandemia del coronavirus y, resalta, que ha estado proporcionando coloridas mascarillas gratis para comunidades con dificultades económicas para proteger la salud de los niños.

“Como viajero del mundo, aprecio profundamente la rica historia, la vibrante cultura y la gente maravillosa de Cartagena, es una ciudad fabulosamente hermosa, con una importante población afrocolombiana. Me encanta especialmente la fusión ecléctica de historia, cultura afrocolombiana, hermosas playas, buen clima y las oportunidades que ofrece la ciudad para aprender, explorar y crecer. Cartagena también es una ciudad en la que estoy comprometido a marcar una diferencia en la vida de sus ciudadanos, para que los niños y las comunidades tengan mayores oportunidades de triunfar y prosperar”, sostiene.

Llegó aquí hace algún tiempo, invitado por organizaciones que luchan por los derechos afros y su fundación, afirma, trabaja con los niños afrocolombianos en Olaya Herrera, La Esperanza, El Pozón, Barrio Chino y Palenque, a través programas y proyectos educativos, culturales, nutricionales, comunitarios y de revitalización de vecindarios. Les enseñan inglés, pero también computación, habilidades relacionadas con la ciencia y la tecnología. Les donan cuadernos, bolígrafos, lápices y crayones para que los pequeños puedan tener los útiles escolares básicos para aprender. A todo eso se le suma -complementa James- un programa integral en el que le enseñan arte a los más pequeños.

Los colores del Barrio Chino

“Se ha creado una increíble y hermosa muestra de arte para caminar que celebra importantes eventos históricos y la cultura afrocolombiana, la cual se está ampliando para generar una mayor conciencia y apreciación de la historia afrocolombiana, así como para mejorar el turismo, las oportunidades económicas y promover el orgullo cultural afro”, precisa. Se trata de ‘Viaje a la libertad: un legado de coraje, innovación, fuerza y entereza’, la primera serie de un conjunto de murales históricos de Cartagena, “desarrollados específicamente para examinar y enseñar sobre la importante historia afrocolombiana, eventos cronológicos y contribuciones a Cartagena y Colombia”. Todos ellos han sido creados en el Barrio Chino, donde se esperar construir un corredor cultural para turistas y con los que han embellecido a este sector de la ciudad. James es el hombre que ha estado detrás de que estos murales hoy existan y le den otra cara a las calles de ‘Chinatown’, como el estadounidense llama al barrio con emoción.

James Guitard, el hombre detrás de los murales en Barrio Chino

James Guitard con uno de los murales del Barrio Chino de fondo.

“El arte es una excelente manera de generar mayor consciencia, educación y celebración de la cultura afrocolombiana. Las casas y las paredes donde se encuentran los hermosos murales se han renovado y construido para apoyar la creación del nuevo Museo de Arte para Caminar. Se están construyendo más murales”, comenta.

“Uno de los diseños más impactantes y poderosos es una hermosa mujer afrocolombiana con la cabeza ligeramente inclinada para que puedas ver el esplendor de sus trenzas de cabello que ocultan en secreto el camino hacia la libertad que los esclavos africanos. Transmite esperanza, innovación, fuerza y voluntad de preservar para ser libre”, insiste.

Todos los eventos y actividades que hacen en Cartagena, por parte de la Fundación, están abiertos para que asistan quienes así lo deseen, independientemente de su raza u origen étnico. James se marcharía a Estados Unidos este viernes con la promesa de volver a seguir el trabajo que vienen realizando, con la ayuda de muchas otras personas de Cartagena y el mundo, y con el empeño propio de un ser que hace las cosas con el corazón.