Facetas


[Video] El popular “Techo Rojo” cumple 50 años

El Emiliano Alcalá Romero celebra sus 50 años en silencio y con la certeza de ir en el camino correcto: el colegio sigue ayudando a formar mejores humanos.

LAURA ANAYA GARRIDO

16 de agosto de 2020 12:00 AM

Todo comenzó en una casucha.

Era 1970 y en El Socorro se construía el Plan 500B, uno de los últimos que se levantarían en el barrio cartagenero, y aquella casucha era precisamente una modesta bodega en la que se guardaban los materiales de la obra. La seño Juana Rodgers de Coronell fue capaz de ver más allá de las tablas: para ella aquel era un buen espacio para comenzar a guardar, más allá del cemento y las varillas, los sueños de un futuro mejor. Donde muchos veían una bodega, ella observaba un colegio, así que el 7 de agosto de 1970 se fundó la Escuela Mixta de El Socorro.

[Video] El popular “Techo Rojo” cumple 50 años

Juana Rodgers de Coronell.//Foto: Cortesía.

En principio, los pocos estudiantes que asistían eran niños pequeños que llegaban a las clases con sus banquitos a cuestas y con aquella sed inagotable de jugar que todos sentíamos en el alma antes de crecer. De aquello han pasado cincuenta años, pero ni siquiera los años con su caminar implacable han conseguido borrar de la memoria de Ariel Ramos, uno de esos primeros estudiantes, los gratos recuerdos de sus años de colegio.

[Video] El popular “Techo Rojo” cumple 50 años

Eloína Valdez, la segunda directora, vive en El Socorro y tiene 91 años.//Foto: Cortesía.

“Después de la seño Juana llegó al colegio la profesora Eloína Valdez, la recuerdo mucho”, dice Ariel y destaca la invaluable entrega de ella en la ardua labor de educar, así como al profe Gustavo, “una persona entregada a sus alumnos”, añade. Ariel, que nació en Bodega Central, un corregimiento del Sur de Bolívar, llegó a Cartagena “corronchito” -ríe- y nunca se cansará de agradecer que ese colegio le haya abierto las puertas con tanto cariño.

“Si ese colegio fuera una persona, yo lo seguiría abrazando como mi gran aliado, mi entrañable amigo. Como esa persona que me ha ayudado a formarme, a convertirme en un líder. Lo sigo queriendo mucho y siempre estaré ahí para él. Y pueden ponerle mil nombres, pero este siempre será El Techo Rojo, la Universidad de El Socorro”, me dice.

También creció

Esa Escuela Mixta de El Socorro de la que tanto habla Ariel pasó a llamarse Escuela Emiliano Alcalá Romero (1976) en honor al célebre maestro cartagenero y siguió acogiendo cada vez a más niños de El Socorro para ayudarlos a crecer y para crecer él mismo.

Tanta dedicación y sentido de pertenencia de sus maestros, directivas y, en general, de la comunidad educativa, lograron que aquel colegio que todos llamaban El Techo Rojo -porque hubo un tiempo en que pintaron su techo de ese color- pasara de ser una casucha a tener, primero, tres salones y después llegara a crecer tanto como para unirse en 2003 al mejor colegio oficial de Cartagena, la Institución Educativa Soledad Acosta de Samper, y acoger a 855 estudiantes en dos jornadas: niños entre preescolar y quinto de primaria que hoy habitan doce salones. Bueno, aquello de “hoy” no es exactamente hoy...

[Video] El popular “Techo Rojo” cumple 50 años

Nicolás Canabria, coordinador hace catorce años.//Foto: Luis Edardo Herrán - El Universal.

Días de pandemia

Ocho de la mañana. Entrar al Techo Rojo y sentir tanto silencio es extraño. A estas alturas del día, el colegio estaría a rebosar e inundado de la inocente algarabía de sus estudiantes, pero no, estamos en 2020... Coronavirus, pandemia, contagios, crisis económica y sanitaria... Mejor dicho: los niños también son mortales y por eso estudian desde la casa. “No ha sido fácil”, como reconoce Nicolás Alfonso Canabria Hernández, el coordinador desde hace 14 años.

El mismo Nicolás, junto a la profesora Mercedes Eugenia Moreno Quintana, se dispone a darme un tour por el famoso Techo Rojo de El Socorro.

Primero me muestra los salones principales, que están alrededor de un patio en el que resplandece un árbol de mango. El cuadro de honor, las letras de colores, una estatua de la Virgen del Carmen, las sillas organizadas y vacías... “Los niños hacen falta”, dice Nicolás y la seño Mercedes asiente con la cabeza. “Eso es lo que uno extraña, las risas de ellos, los juegos, compartir con los compañeros, eso da tristeza”, dice ella y habla de esa nostalgia que se le metió entre pecho y espalda desde el 16 de marzo, el día que dejaron las clases presenciales para embarcarse en esta odisea llamada educación virtual, en la cual el principal inconveniente ha sido un internet que vive fallando.

[Video] El popular “Techo Rojo” cumple 50 años

Mercedes Eugenia Moreno Quintana, profesora hace veinte años en el Emiliano Alcalá Romero.//Foto: Luis Eduardo Herrán - El Universal.

El proceso, afirman ellos, ha podido seguir por la invencible voluntad de los directivos, como el rector, Luis Ramírez, y los 25 docentes, pero también a la entereza de los padres y los mismos niños. Ha sido complejo, pero evidentemente no regresarán hasta que haya garantías: “Priman, sobre todo, la vida y la salud de toda una comunidad”, remata.

En este tour, mediado por los tapabocas y gel desinfectante, Nicolás camina orgulloso por cada rincón del colegio: muestra la cancha, un espacio que estaba en manos de particulares y el cual fue recuperado por la comunidad estudiantil; el salón de lego, una divertida herramienta para los niños; el “Patio de los Coralitos”, donde solían pasar sus descansos los pequeños... Se siente parte de este espacio porque él ha ayudado a construirlo durante catorce años. Y, dice, mientras le queden fuerzas, seguirá trabajando para que el famoso Techo Rojo crezca y crezca con la satisfacción del deber cumplido: “Hay gente que piensa que este es un colegio privado, porque siempre está limpiecito. Hay papás que duermen cerquita la noche antes de abrir las inscripciones porque quieren un cupo en el colegio”, me explica.

Profe Mercedes, 20 años después de comenzar a trabajar aquí, respóndame una pregunta: si usted pudiera definir al colegio en una palabra, ¿cuál sería?

-Familia, esto es una familia. Como familia, estamos unidos, nos apoyamos y colaboramos tanto en lo académico como lo personal y usted sabe que la familia va por la vida unida, agarrada de la mano, por eso pienso que Emiliano Alcalá Romero es más que un colegio: es una familia.

  NOTICIAS RECOMENDADAS