Tecnología


Así fue como OpenAI superó su crisis tras despedir cinco días a su CEO

El regreso de Altman podría potencialmente marcar el comienzo de una nueva era para la startup.

EL COLOMBIANO

24 de noviembre de 2023 08:00 AM

Sam Altman regresó como director ejecutivo de OpenAI cinco días después de su destitución, culminando frenéticas discusiones sobre el futuro de la startup en el centro de un auge de la inteligencia artificial.

El fabricante de ChatGPT también dio a conocer una nueva junta inicial con el ex codirector ejecutivo de Salesforce, Bret Taylor, como presidente y Larry Summers, exsecretario del Tesoro de EE. UU., y Adam D’Angelo como directores, que era parte de la junta original que había despedido a Altman.

El regreso de Altman podría potencialmente marcar el comienzo de una nueva era para la startup que durante mucho tiempo había hecho malabares con las preocupaciones entre el personal sobre los peligros de la IA y su potencial de comercialización. Lea también: ¡Ojo! En 8 días puedes perder tu cuenta de Google: la razón y cómo evitarlo

“Estoy deseando volver a OpenAI”, dijo el martes Altman en una publicación en X. La junta original había dado pocas explicaciones para el despido de Altman el viernes, aparte de su falta de franqueza y su necesidad de defender la misión de OpenAI de desarrollar una IA que beneficie a la humanidad.

Los analistas dijeron que la reorganización favorecerá a Altman y Microsoft, que ha prometido miles de millones de dólares a la startup y está implementando su tecnología para sus clientes en todo el mundo.

A diferencia de la mayoría de las nuevas empresas de Silicon Valley, OpenAI está supervisada por una junta matriz sin fines de lucro diseñada para garantizar que se dé prioridad a la seguridad de la IA junto con el crecimiento.

Creó la unidad de ganancias limitadas en 2019 para recaudar fondos y otorgar opciones sobre acciones a sus empleados. La junta anterior de OpenAI estaba formada por Tasha McCauley, Helen Toner y el científico jefe de OpenAI, Ilya Sutskever, y el director ejecutivo de Quora, D’Angelo.

Así fueron los hechos

El dramático cambio de Altman generó comparaciones en la tradición de Silicon Valley con Steve Jobs, el director ejecutivo de Apple que dejó el fabricante de computadoras en una lucha de poder en 1985 para regresar 12 años después.

Su partida provocó una gran agitación en OpenAI, y el presidente Greg Brockman renunció en protesta. El domingo, Altman estaba de regreso en las oficinas de OpenAI esperando su rápido nombramiento, cuando la junta sorprendió nuevamente al nombrar al exjefe de Twitch, Emmett Shear, como director ejecutivo interino. Lea también: La nueva función de WhastApp para firmar documentos y enviarlos desde la app

El golpe maestro de Altman fue posible en parte gracias a Microsoft. Cuando se quedó sin trabajo, el CEO Nadella dijo que Altman podría encabezar un nuevo equipo de investigación junto con Brockman y otros colegas que salían de OpenAI.

El lunes, casi todo el personal de OpenAI, de más de 700 personas, había amenazado con irse y unirse al esfuerzo de Microsoft a menos que la junta dimitiera y reintegrara a Altman.

Esta amenaza estuvo respaldada por la enorme potencia informática de Microsoft, el activo clave que impulsa la tecnología de OpenAI junto con su personal de científicos informáticos.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS