Tecnología


Hoy es el día de las redes sociales: así han cambiado nuestras vidas

Es que desde que aparecieron, las redes sociales cambiaron nuestra vida. Te contamos un recorrido por este impacto y por su historia.

COLPRENSA

30 de junio de 2022 11:14 AM

Las redes sociales cambiaron nuestro mundo: ahora ya no podemos vivir en ellas. Pero también están complicando nuestras emociones. Un recorrido por este impacto y por su historia.

Quienes tienen entre 18 y 34 años dedican diariamente alrededor de tres horas al consumo de contenidos digitales, una cifras que baja a un poco más de dos horas cuando se pasa de esa edad.

Entre los 55 y 65 se registra un máximo de dos horas diarias de consumo, pero, si somos sinceros, tampoco es que se aleje mucho del tiempo que pasamos en las redes sociales.

Y es que desde que aparecieron, las redes sociales cambiaron nuestra vida.

A continuación, expertos nos ofrecen datos y nos cuentan por qué.

Cómo nos impactan

Los riesgos podrían relacionarse con la cantidad de tiempo invertido en redes sociales. Un estudio de 2019, hecho a más de 6,500 adolescentes de 12 a 15 años, expuso que aquéllos que pasaban más de tres horas al día usando las redes sociales podrían tener mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental.

“Las redes sociales cambiaron la forma en la que nos relacionamos, pero también cambiaron nuestra forma de ver el mundo”, explica el sociólogo Camilo Cifuentes.

El experto explicó que “las redes sociales influyeron también en nuestras emociones”, ya que estamos pendientes todo el tiempo de lo que sucede con nuestros perfiles, los “likes” y “corazones” que recibimos, las visitas a nuestros videos y eso es prioritario en nuestras vidas.

“Las redes sociales nos forman como comunidad desde un punto de vista sociológico y eso ha sido muy positivo, el hecho de acercarnos a intereses comunes y promover causas aunque estemos a miles de kilómetros de distancia”, explica Cifuentes, “pero desde nuestras emociones el impacto no es tan positivo: actuamos cada vez más en función de otros, de la apariencia, y eso nos altera, nos esteresa, nos enfoca mucho más en nosotros y aunque hagamos actos benéficis para otros, en nuestra mente nunca somos suficientes, no hay suficientes “likes” o “corazones” que calmen nuestra ansiedad.

La psicóloga clínica Margarita García explica que las redes sociales están aumentando nuestra ansiedad y, hasta cierto punto, nuestro “narcisismo”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS