La familia, energía para Carlos Calero

22 de junio de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Valores, respeto y mucho amor, son la base de una familia, así mismo el perdón, la complicidad y las alegrías compartidas se convierten en el día a día para moldear mejores seres y de esta manera contribuir a un mundo mejor. Teniendo todo lo anterior en su casa paterna, el periodista y presentador Carlos Calero formó su hogar al lado de la cartagenera Paulina Ceballos y hoy, su mejor rol es el de padre.

La experiencia ha sido maravillosa indica Carlos Calero, afirma que la etapa más importante de su vida se ha dado en el nacimiento de sus dos hijos. Sofía, quien ya tiene 20 años, llegó cuando él y Paulina escasamente cumplían un año de casados, entonces fue una tarea sin manual, donde diariamente se aprendía sobre la marcha con la bebé.

Afirma que se gozó plenamente cada gesto, sonrisa, llanto o tetero y aprendió con Sofi cosas para las que no se está preparado y que sólo la hermosa vivencia le indica lo que es ser padre. Pasaron seis años y llegó el niño, con Carlitos, afirma, ya estaba entrenado, convirtiéndose en otra etapa muy bella.

Con el nacimiento de Sofía se pusieron a prueba muchos detalles para la pareja, Carlos trabajaba en Bogotá y Paulina aún estaba en Cartagena, por lo que los viajes eran constates para acompañar a su esposa durante el embarazo, con el niño fue diferente, llegó cuando ya se habían radicado en la capital y en parte fue un agradecimiento con la ciudad que les abrió las puertas de la mejor manera.

Valores y tradiciones

Carlos y Paulina vienen de dos familias tradicionales con valores muy marcados, a eso atribuyen en buena parte la estabilidad que le aportan a su matrimonio. De sus respectivos núcleos familiares aprendieron a ser responsables, honestos, transparentes, trabajadores y manejar el amor y la comprensión con sus hijos, aun cuando advierten que antes no eran muy usuales las manifestaciones de cariño por el respeto de la época, ellos siempre supieron que eran la felicidad de sus padres.

Actualmente la confianza se expresa de manera diferente, él no pierde la oportunidad de abrazar a sus hijos y decirles que los ama, sin importar si están en la intimidad de la casa o en público, y por nada se pierde el respeto y la admiración proveniente de ellos.

Lo anterior no implica complicidad, advierte este orgulloso padre, quien aclara que ha vivido plenamente las etapas de sus hijos. Sofía pasó la adolescencia y Carlitos la vive actualmente, sin embargo, él y Paulina trazaron ciertos límites en el tema de educación y responsabilidad.

Se considera afortunado, si bien ha tenido horarios extensos de trabajo que en ocasiones incluyen viajes a otras ciudades, no es persona de cocteles y reuniones sociales, entonces los espacios que no son laborales, pertenecen totalmente a su entorno familiar.

De otra parte, tiene a la mejor coequipera que es Paulina, ella está ciento por ciento al frente de la casa, aunque es de aclarar su admiración permanente pues su mujer es una ejecutiva con grandes obligaciones y excelente manejo del tiempo.

Recientemente la familia Calero Ceballos regresó de San Francisco California, donde Carlos ejerció como Cónsul, una etapa donde demostró su profesionalismo y vocación de servicio, pero también una prueba para su esposa e hijos, quienes se acoplaron a una nueva vida con responsabilidades muy diferentes a las llevadas en Colombia.

La decisión no sólo era laboral, también familiar. Calero afirma que fue emocionante esta vivencia, pero también resultó dura, Sofía no viajó con ellos, pues ya había entrado a la Universidad a estudiar Derecho y consideró prudente quedarse antes de arriesgar el ingreso por un proceso de corto tiempo.

Para Carlitos fue un poco más difícil adaptarse, por su edad estaba muy aferrado a sus amigos, aunque estar los tres juntos para todo en esa ciudad, los llevó a ser más unidos y madurar de la mejor manera, siendo responsables cada uno en lo suyo. Hoy la atesora como una lección de vida muy valiosa.

El “parche Calero-Ceballos” es eso, una pieza que se complementa. Carlos afirma que tiene dos hijos únicos, que son de generaciones diferentes, Sofía se crió en el tema de televisión y siempre acompañó a su padre a los set de grabaciones, conoce todo lo que lleva ese maravilloso mundo, lo disfruta y comparte con su padre, mientras que Carlitos llegó con el chip de los nacidos después del 2000, totalmente ajeno a la programación y seguidor nato de las plataformas.

Calero en este caso se ha adaptado perfectamente a los dos polos y los disfruta plenamente. Afirma que la idea de otro hijo es una deuda compartida con Paulina, pero hoy ven que el tiempo se pasó en brindarle amor a sus niños, llegando a pensar que esa fue la mejor decisión.

Hizo pareja con otra comunicadora y los temas siempre se relacionaban en casa, afirma que en el fondo pensó que Sofi podía inclinarse por el tema de las comunicaciones o la música, sin embargo dejó que buscara lo que realmente la atraía y la apoya en esa decisión. Carlitos es muy su reflejo a esa edad, aún no ha explorado lo que desea para más adelante, pero igualmente encontrará su ayuda.

Es muy alcahuete con sus hijos y afirma que la autoridad en casa la ejerce Paulina, quien se ve obligada en ocasiones a regañarlos por parejo a los tres, de la misma manera también indica que cuando están los cuatro disfrutan plenamente, sea cual sea el plan, Carlos Calero cree ahí están los  instantes más felices de su vida.

Lo que viene

Carlos Calero ha hecho una vida en la televisión colombiana donde goza de prestigio gracias a su profesionalismo, hubo un receso, pero siempre pensó en regresar y el momento llegó. En este orden de ideas, comenta que acaba de terminar un bello proyecto por primera vez con el canal regional Telecaribe, se trata de una sorpresa que empezará a emitirse en agosto, un formato interesante como lo define y sólo adelanta que tiene que ver mucho con el tema de mamás.

Por otra parte, ya empezó como talento del Canal 1 y allí estará cada noche en la parte de noticias de un programa que se llama “Lo sé todo”, regresando a esos informes que lo apasionan y que lo dieron a conocer en sus inicios.

Los proyectos están y Carlos sigue atento, está feliz y motivado con el regreso a la televisión, al tiempo que disfruta esta familia maravillosa que logró formar y ese rol de padre que sin duda siente como el mejor regalo de la vida.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS