Más allá de la COP25: el contrapoder está en la calle

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Estamos viviendo una guerra global contra todos y todas quienes defendemos la Madre Tierra y la vida en el planeta”, afirmó el pasado 6 de diciembre Sonia Guayayara, candidata en 2018 a vicepresidenta del Brasil y lideresa indígena, frente a las 500.000 personas que acudimos ese día, en Madrid, a la manifestación organizada por la Cumbre social por el clima, una iniciativa apoyada por más de 850 organizaciones civiles de todo el mundo y que se presenta como alternativa a la COP25 Chile-Madrid.

“Necesitamos descarbonizar las mentes de los gobernantes y del poder económico; es necesario reforestar el corazón de las personas y restaurar el espíritu de la humanidad. No tenemos mucho tiempo, necesitamos actuar ahora”.

Esta multitudinaria manifestación recogió la frustración y el desencanto ciudadano frente “a la temeraria inacción de los gobiernos mundiales” que, COP a COP, han acordado compromisos, una y otra vez incumplidos. Estos gobiernos no solo no han frenado el desastre ecológico producido por “un modelo de desarrollo capitalista depredador” que asume como inagotables los recursos planetarios finitos sino que también llevan décadas desconociendo las múltiples y repetidas alertas de los científicos, expresa el manifiesto de esta Cumbre social por el clima.

Los carteles portados por ciudadanos, plataformas y pueblos del mundo que confluyeron en esta manifestación de Madrid son una muestra de la lucidez colectiva: “Si el Planeta fuera un banco, ya lo habrían rescatado”; “El consumo de animales es la principal causa del cambio climático. Vuélvete vegano”; “Queridos humanos: ustedes son armas de destrucción masiva. Atentamente, la Tierra”; “El planeta no se negocia, se defiende con todo”; “Oblíganos a cambiar nuestros hábitos” El clamor ciudadano exige un viraje del modelo productivo actual hacia economías ecosociales realmente sostenibles, que impliquen la renuncia al crecimiento desbordado de unas minorías privilegiadas, ésas que siguen poniendo en riesgo al resto de la vida en el planeta.

Al finalizar la manifestación, en un escenario inmenso, colectivos y personas de distintos países expresaron frente a la multitud sus reinvindicaciones. Entre ellas, Greta Thunberg, quien reconoció que “necesitamos levantar nuestras voces por las personas del sur global y por los indígenas, quienes más están sufriendo la emergencia climática y ecológica”.

Varios representantes de los pueblos ancestrales de América subieron al escenario y conminaron a la ciudadanía mundial a exigir justicia frente a la violación de los derechos humanos de la que son víctimas aquellos líderes sociales que preservan la naturaleza desde “los más diversos territorios”. Una lideresa panameña, adornada con un penacho de plata, alzó su voz como representante de 47 pueblos indígenas del Istmo: “(...) el cambio climático afecta nuestra medicina, nuestra soberanía alimentaria, nuestro buen vivir. Llamamos a la acción para que todos, desde lo cotidiano, podamos reducir nuestra huella de carbono y que, así, el planeta pueda sanar. Nosotros protegemos nuestra Tierra Madre, que es la que nos da la fuerza para seguir, porque sin la naturaleza no somos nada, hermanos”.

Los mensajes lanzados ese 6 de diciembre desde la calle, exigen compromisos y cambios de hábitos que, desde lo individual, puedan luego ser escalados hacia lo colectivo: “Cada uno de nosotros es fundamental en esta lucha contra el tiempo, en defensa de nuestras vidas y de las de las próximas generaciones. Necesitamos formar esa corriente que no tiene fronteras para luchar por el clima, por nuestros ecosistemas, por nuestras vidas. Es preciso descentralizar el uso de la tierra porque la lucha por la Madre Tierra es la madre de todas las luchas”, sentenció Guayayara.

El 6 de diciembre, en Madrid, las indígenas de América Latina dieron un ejemplo de liderazgo y dejaron claro que sus voces y las de otras muchas mujeres activistas con las que compartieron escenario, incluida Greta, deben ser escuchadas con mucha atención.

* “Artivista” cartagenera antiespecista.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ambiente

DE INTERÉS