Palma recién descubierta ya está en peligro

14 de agosto de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Científicos de la Universidad CES, Universidad Industrial de Santander y la Reserva Natural de Guadualito, hallaron en Suaita, Santander, una nueva especie de palma: la Aiphanes suaita. Este nuevo descubrimiento además advierte del peligro al que está expuesta esta planta, que crece a 1.600 metros sobre el nivel del mar.

Esta palma tiene su hábitat en la Cordillera Oriental de Colombia y, como muchas del género aiphanes, es pequeña, espinosa, de un solo tallo y necesita el bosque para desarrollar su ciclo de vida.

María José Sanín, docente de biología y ecología la Universidad CES, dice que esta pequeña planta se ha encontrado en solo dos pequeñas localidades en Santander, por lo cual se ha catalogado como especie en peligro.

“Si no hay bosques en los cuales ella se pueda conservar, y tratándose de una distribución tan restringida a Santander, podríamos perderla”, señala.

La analista Helena García Romero, del Centro de Investigación Económica y Social Fedesarrollo, afirma que la importancia de los bosques radica en que a través de ellos se da la captura y almacenamiento de carbono, regulación climática, mantenimiento del ciclo del agua, purificación hídrica, mitigación de riesgos naturales como inundaciones, además de ser el hábitat de un gran número de especies (los bosques contienen cerca del 90% de la biodiversidad terrestre).

Para salvar especies como esta nueva palma se debería evitar la mayor deforestación posible y elegir prácticas sostenibles, aprovechando al máximo las 59 millones de hectáreas de bosques que aún poseemos.

Sobre el proceso de descubrirla

María José Sanín trabaja en una parte de la biología llamada sistemática filogenética, a través de la cual se hacen árboles de relaciones entre las especies, (como se hacen las genealogías para las personas) lo cual da una información adicional sobre la identificación de especies.

“Colombia tiene una altísima variedad de plantas y esa diversidad es desconocida, en parte, porque a veces, cuando se hacen trabajos de campo y se recolectan especímenes de la biodiversidad, su identificación (es decir la asignación de un nombre a ese material que se está recolectando), es compleja ya sea porque el espécimen está incompleto o porque la morfología en sí no es muy elocuente con respecto a la identidad de la especie o a la variación que hay dentro de esa especie”, explica.

Ellos tomaron muestras de un género de palmas llamado aiphanes, que es principalmente andino, e hicieron un análisis filogenético.

“Encontramos que el número de especies que creíamos que había era muy inferior al real, es decir que aún hay mucha diversidad por encontrar y que la morfología era suficiente para revelarnos aquella diversidad. Así, descubrimos una especie nueva de aiphanes, desconocida para la ciencia. La comunidad científica no sabía de esa especie”.

Como no está dentro del catálogo de plantas de Colombia, ni siquiera tenía nombre.

“Esto tiene que servir como motivación, por un lado, para explorar nuestra naturaleza y por el otro lado para conservarla, porque las palmas son uno de los grupos botánicos más estudiados en el país, (que ha recibido más atención por los taxónomos y seguimos encontrando especies nuevas. Desafortunadamente muchas de ellas ya en alguna categoría de amenaza. ¿Qué podemos esperar de los demás grupos que no han recibido tanta atención?”, añade la docente.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ambiente

DE INTERÉS