comscore

Publicidad

Cartagena

El viacrusis del médico que atendió a taxista sospechoso de coronavirus

El médico permanece internado en una clínica con síntomas de enfermedad respiratoria.

El viacrusis del médico que atendió a taxista sospechoso de coronavirus
Compartir en

La muerte del taxista Arnold Ricardo el pasado 16 de marzo en la Clínica Cartagena del Mar, al parecer, sigue dejando secuelas, aunque el Instituto Nacional de Salud (INS) aún no ha confirmado si Ricardo murió o no por coronavirus, lo cierto es que su hermana Liliana Ricardo dio positivo para Covid-19 y ahora se conoció que uno de los primeros médicos en atenderlo permanece aislado en una clínica de la ciudad con síntomas respiratorios complejos y esperando el resultado de la prueba para saber si es portador de coronavirus o no. (Lea aquí: Esperan pruebas para esclarecer si muerte de taxista fue por coronavirus)

Se trata de Lácides Caparroso, quien hace una semana llevaba una vida con total normalidad junto a su esposa Steffanny Hernández, y su pequeña hija de nueve meses. Lácides es médico de Salud Total y por esos azares de la vida durante su turno en la urgencia atendió al taxista Arnold Ricardo sin imaginar que a partir de ahí comenzaría un viacrusis para él y su familia.

La larga espera

De acuerdo con su esposa, Steffanny Hernández, el pasado jueves 12 de marzo, Lácides atendió a Arnold Ricardo, es decir tuvo contacto directo con él y su hermana, quien iba como acudiente.

“Él los remite a la Clínica Cartagena del Mar porque estaban ingresando por segunda vez, y los resultados de la placa que le tomaron la señor salían muy comprometidos y con posible infección respiratoria y como Salud total no presta servicio de hospitalización, fueron remitidos a la Clínica del Mar”.

El fin de semana, después de ese hecho, transcurrió con normalidad, sin embargo, Lácides venía presentando una leve tos la cual no lo alarmó hasta el lunes 16 de marzo, cuando se enteró que el estado de salud del taxista se había complicado y que además este había tenido contacto con unos turistas italianos, por lo cual Lácides, con el temor de los que esto podría significar para él y su familia, decidió aislarse y encender las alarmas con las autoridades para descartar que el pudiera estar contagiado con coronavirus.

“El día lunes Lácides se entera que el señor había estado en contacto con italianos, y que estaba muy mal, por lo cual prendió sus alarmas y le informa a su jefa. El pide le sea tomada una placa, ya que había estado presentando tos, en los resultados sale un poco comprometido y lo envían a nuestra casa en aislamiento. Desde ese momento estamos aislados”, refiere Hernández.

Lo preocupante para su esposa es que pese a que Lácides inició la gestión con el Dadis para que aplicaran el protocolo correspondiente, los trámites han sido demorados y tampoco se han acercado a su familia para indicarles que deben hacer o si deben tomarse pruebas, más bien Lácides debió usar sus contactos y conocidos para avanzar en su proceso y tener un tratamiento y por su puesto un diagnóstico, pues su tos comenzó a empeorar. (Le puede interesar: Habla mujer con coronavirus, hermana de taxista que murió en Cartagena)

“El martes (17 de marzo) me manifiesta que amanece mal del cuerpo, con fiebre, tos y habla con su jefa y ella le dice que el miércoles (18 de marzo) a las 7:00 a.m. estuviera listo, que una ambulancia pasaría por él. Siendo las 12 del medio día, tomamos la decisión que el se fuera en el carro solo hasta la clínica, ya que la ambulancia no fue, como decimos, ‘le bailaron el indio’. Cuando llego a la clínica, nada estaba definido, Lácides seguía en el limbo, tuve que enojarme, y hacer revolución para que me atendieran, y fueran eficientes con los tiempos, después de todo le toman los exámenes, antes de 5 p.m.”, dice Hernández.

Hasta hoy, asegura la mujer que sigues sin saber los resultados de la muestra, y lo que más la angustia es que sus síntomas han empeorando.

Su familia en riesgo

Ahora además del estado de salud de su esposo, su esposa está angustiada porque aunque ambos tomaron medidas de precaución, su pequeña de nueve meses y ella presentan síntomas asociados al coronavirus. “Yo también he presentado falta de oxígeno, flema y dolor de cabeza. Lo peor es que mi bebé también tiene casi los mismos problemas”, aseguró.

Asimismo, explicó que Lácides tuvo contacto con otros miembros de su familia, “La angustia ha sido demasiada, porque sin saber lo que pasaba el tuvo contacto con mi papá que es hipertensión, mi mamá que se recuperó de cáncer y mi sobrina de 5 años”.

Proteger a los profesionales de la salud

Por último la mujer envió un mensaje a las autoridades pidiéndoles que le garanticen medidas de protección a los profesionales de la salud, ya que son los más expuestos a contagiarse y por ende ponen en riesgo a sus familias.

“Es importante que sepa la gente que los médicos no están protegidos, ellos no tienen la protección necesaria para atender estos casos. Si ellos se contagian ¿quién va a ayudarnos?, cómo es posible que los jueces tengan trajes de bioseguridad y los médicos solo tengan un tapabocas para protegerse. Nosotros somos posibles casos de COVID-19 no porque hayamos ido de viaje sino porque Lácides en medio de su labor estuvo expuesto y hoy nuestra familia pende de un hilo”, dijo.

Únete a nuestro canal de WhatsApp
Reciba noticias de El Universal desde Google News