Cartagena


Bomberos, tres contratos por $15 millones y una cena que al parecer no se sirvió

El Cuerpo de Bomberos de Cartagena firmó tres contratos para las cenas del 24 y 31 de diciembre de su personal en turno, quienes denuncian que nunca recibieron alimentación. El contratista es cuestionado.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

31 de enero de 2019 09:30 AM

El Cuerpo de Bomberos de Cartagena inicia el 2019 con una lucha interna entre los sindicatos y los altos mandos. La Asociación de Bomberos, Rescates y Similares de Bolívar (Asdeberbol) no está conforme con algunas decisiones del comandante Joel Barrios y en medio de esta puja de poderes han salido a relucir varias inconsistencias en una contratación que encienden las alarmas por lo que parece ser un presunto nuevo caso de corrupción.

Javier Eduardo Padilla García, presidente de Asdeberbol, sindicato que concentra a 60 de los 93 bomberos que trabajan en la ciudad, hizo pública unas acusaciones contra Barrios que, de confirmarse, no tardarán en llegar a los despachos de los entes de control. Concretamente, Padilla pone el dedo en tres contratos que, supuestamente, fueron celebrados de manera irregular y nunca se entregaron.

Los contratos, cada uno por $4.992.000, tenían como objetivo prestar el servicio de suministro de alimentos y logística para las cenas del 24 y 31 de diciembre de 2018 para los bomberos que prestaban guardia en las estaciones de Bocagrande, Santa Lucía y Martínez Martelo. Según las especificaciones técnicas, el contratista tenía que entregar en los dos días 144 raciones (48 por estación), pero supuestamente nunca fueron entregadas.

“Estos contratos aparecen celebrados a satisfacción pero nunca se ejecutaron, no hubo alimentación en lo absoluto. Ni el 24, ni el 31, ni ningún día”, sostiene Padilla. Esta información es confirmada por el sargento Alejandro Mouthon, quien prestó servicio el 24 de diciembre en la estación Martínez Martelo. “Solo trabajé el 24 y ese día no nos dieron cena ni ningún tipo de alimentación”, señaló.

Una de las situaciones que más llama la atención, además de que no entregaron los alimentos, es que aunque los contratos estaban dirigidos para prestar el servicio a 144 personas, en realidad solo hubo 50 bomberos de turno: 23 el 24 de diciembre y 27 el 31 de diciembre. El sargento Mouthon, por ejemplo, hizo precisión en que el 24 solo trabajaron 6 personas en su estación.

Los ‘peros’ del proceso

El Universal, a través de Colombia Compra Eficiente, estableció que los tres contratos fueron adjudicados a una misma empresa: Asadero Bar Restaurante El Cabrero. El representante legal de este restaurante según los registros de la Cámara de Comercio de Cartagena es José Fernando Ospino Barrios, un contratista que fue nombrado en el último informe de transparencia de Funcicar por celebrar 16 contratos con el Distrito en 2017 por $3.669 millones. Se destaca que en 14 procesos fue proponente único.

De estos contratos, 12 fueron con la Alcaldía Mayor, uno con la Alcaldía Local e Industrial de la Bahía, uno con Distriseguridad y dos con el EPA. En el informe también se demuestra que en 2016 Ospino Barrios obtuvo 18 contratos con el Distrito por más de $2.800 millones. En 12 de ellos fue único proponente y uno le fue adjudicado por modalidad directa. En el caso de la contratación con el Cuerpo de Bomberos, nuevamente Ospino fue único proponente.

Ante la denuncia de supuesto incumplimiento del contrato por parte del Asadero Bar Restaurante El Cabrero, este medio intentó comunicarse con el representante legal pero nunca obtuvo respuesta en el teléfono que figura en los contratos firmados con Bomberos. Asimismo, El Universal fue hasta la dirección donde supuestamente funciona el restaurante pero no encontró ningún establecimiento comercial de estas características.

Por otra parte, Raúl Martínez, abogado, señala que en estos contratos hubo detrimento en los recursos ya que se realizaron con el rubro de ‘servicios no esenciales’ y no con recursos de la Unidad Ejecutora Número Dos, perteneciente a la Secretaría del Interior, mediante un proceso de contratación normal.

“El rubro de servicios no esenciales funciona como una caja menor y el comandante de Bomberos tiene la facultad para hacer la ordenación del gasto. Eso sí, el comandante debe ajustarse al Decreto 0332 de 2005, que establece cómo va a hacer el tipo de contratación y bajo qué objeto. Principalmente este fondo se utiliza para el mantenimiento de las máquinas en casos de urgencia porque no necesitan un proceso de licitación sino que se llevan a un taller y se hace una sustentación del gasto”, expone Martínez.

Ante estas aparentes inconsistencias, Asdeberbol le envió una carta al alcalde (e) Pedrito Pereira, en la que sostiene que “esta asociación mediante derechos de petición a distintas secretarías y oficinas del Distrito ha solicitado información para recopilar todo el material probatorio que contribuya a nuestras investigaciones internas en las que se evidencian los supuestos delitos de celebración indebida de contratos, incumplimiento en la ejecución de contratos, peculado por apropiación, prevaricato, entre otros”.

A pesar de tener conocimiento de estas acusaciones, el comandante del Cuerpo de Bomberos, Joel Barrios, no se pronunció al respecto a pesar de las continuas llamadas que este medio le hizo a él y a su jefe de prensa. De igual manera, El Universal se comunicó con el teniente Anibal Guerrero, del sindicato Sintrabombercol, también del Cuerpo de Bomberos de Cartagena, quien decidió no hablar sobre el tema.

Contratos
Dentro de las especificaciones técnicas de cada uno de los tres contratos están: platos de comidas tipo buffet para 48 personas; selección de postre para 48 personas; mesas con sus manteles y sillas sin brazos para 48 personas; Centros de mesa con frutas y flores para las mesas y la mesa del buffet para 48 personas; cocteles servidos y decorados sin licor (3 por asistente) para 48 personas; bolsas de hielo de cubitos; cajas de gaseosa 350 cc de marca reconocida en el mercado para 48 personas; cajas de agua en botella sin gas para 48 personas. Nada de esto se entregó.