Cartagena


“Cartagena puede administrar su patrimonio”, dicen gestores

Artistas y gestores culturales de diversos colectivos exponen sus reclamos sobre lo que está en juego frente al manejo de las fortificaciones y baluartes. Ministerio de Cultura les responde.

LIA MIRANDA BATISTA

06 de febrero de 2020 11:04 AM

Los acuerdos logrados entre el Ministerio de Cultura y la Alcaldía de Cartagena frente al manejo y administración de las fortificaciones y baluartes no termina de convencer a gestores culturales y colectivos de artistas en la ciudad.

En un encuentro convocado ayer por varios activistas, evaluaron no solo la propuesta de Mincultura de “separar el área de fortificaciones de la Escuela Taller de Cartagena (Etcar) sino además la solicitud de “estudiar y presentar un proyecto de reforma de la naturaleza jurídica de esta entidad”.

Y, aunque el ministerio fue enfático en que la Etcar seguirá administrando las fortificaciones, los gestores culturales lanzaron una alerta frente a la administración de varios inmuebles que estarán bajo la batuta de Escuela Taller Naranja.

A través de una carta abierta dirigida al alcalde William Dau Chamatt, la gestora cultural Jazmín Piedrahíta, alertó al mandatario sobre las motivaciones alrededor del Ministerio de Cultura en el manejo de las fortificaciones y baluartes.

En diálogo con El Universal, la activista explicó que los acuerdos pactados entre el ministerio y la Alcaldía muestran que todavía existe “un riesgo inminente de privatización” del patrimonio.

“Alrededor de las fortificaciones se manejan un sin número de tensiones y de intereses de todo tipo, desde los ciudadanos, hasta diferentes grupos que les interesaría invertir o recibir parte de esos ingresos. Pero la contradicción principal en este instante es que desde el gobierno del presidente Duque en cabeza de la ministra de Cultura, hay un interés dentro de la economía naranja de hacer una privatización del patrimonio. Y buscan algunos mecanismos que supuestamente tienen visos de legalidad pero que en el fondo son inconstitucionales”, expuso.

Piedrahíta junto a líderes del colectivo Cartagena Cultura y del Consejo Distrital de Cultura coinciden en que la ciudadanía debe estar alerta de todas las decisiones que se tomen en torno al patrimonio.

“Entregar el manejo de las fortificaciones a una empresa que ellos llaman Escuela Taller Naranja, creada hace solamente cuatro meses, que no maneja ni la idoneidad, ni la experiencia y que además es de carácter privado, no es nuestra, sino que es Bogotá, eso puede parecer muy legal pero realmente viola todos nuestros derechos culturales porque el patrimonio es nuestro.

“Las murallas no son solamente piedras, nosotros las construimos y detrás de ellas hay una importancia histórica. Nuestros antepasados sufrieron la construcción de las murallas y todo lo que se genera alrededor de esto”, agregó Luis López, artista.

Ante la decisión de mantener vigente el comodato de la Escuela Taller de Cartagena, los gestores expresaron: “Cuando la ministra dice que el comodato es administrado por Mincultura y Alcaldía, no está diciendo que ellos tienen la mayoría. Ellos tienen dos representantes, dos votos y la Alcaldía tiene solo uno dentro del comité directivo. Todas las decisiones que se han tomado aquí han sido con el visto bueno del Ministerio de Cultura”.

La gestora cultural viajará a Bogotá para acordar encuentros con congresistas y así “solicitar una audiencia pública a la ministra de Cultura, al viceministro de la Creatividad y la Economía Naranja, y a la secretaria General de la ministra para que den explicaciones sobre lo que está pasando en Cartagena con el tema del patrimonio material y sumergido ya que también existen procesos de veedores sobre el tema”.

Responde Mincultura

De acuerdo a lo consignado en el Plan de Desarrollo Nacional, las Escuelas Taller Naranja se crean como alianzas estratégicas para acompañar a los Talleres Escuela “en los procesos de comercialización de sus productos y para apoyar en diseño, curaduría, desarrollo de emprendimientos, y fortalecimiento contable y administrativo”.

La puesta en marcha de una Escuela Taller Naranja en Cartagena es una apuesta del ministerio con dos socios: la Escuela Taller de Mompox y la fundación Activos Culturales Afro ACUA.

“Esto es una asociación sin ánimo de lucro, todo lo que se genere por la operación de estos bienes se reinvierte en la operación. No estamos hablando de un emprendimiento privado como lo han tratado de ver. No hay privatización”, expresó Alberto Escovar, director de Patrimonio del Ministerio de Cultura.

Frente a la solicitud de modificar la personería jurídica de la Etcar, la ministra de Cultura, Carmen Inés Vásquez, dijo en entrevista con El Universal que “se estableció estudiar y presentar un proyecto de reforma de la naturaleza jurídica de la Etcar. Para esto, se contempla la conformación de mesas técnicas que serán lideradas por la Alcaldía. La reforma busca fortalecer la Escuela Taller para que pueda recibir recursos tanto del Ministerio de Cultura como de otras entidades”.

Así las cosas, los bienes materiales que administrará la Escuela Taller Naranja en la ciudad son:

- Casa de Bolívar. Será la sede y cedida por el Banco de la República al Ministerio de Cultura.

- Casa del Inquisidor. Fue cedida al Ministerio de Cultura en 2015 por el Seguro Social.

- Bóveda 13. Restaurada por el Ministerio de Cultura con la Escuela Taller para tienda de las Escuelas Taller de Colombia.

- Bonete del Castillo. Tiene un área de 30 metros cuadrados y será restaurado para adecuar una tienda de las Escuelas Taller.

- Baluarte de San José. Restaurado por la Escuela Taller de Cartagena con dinero de la OIM y el Ministerio de Cultura para adecuar un taller escuela de cocina con cocineras tradicionales de Getsemaní.

  NOTICIAS RECOMENDADAS