Cartagena


Con discapacidades y en riesgo de quedar sin techo en Cartagena

Su hija de ocho años sufre de parálisis cerebral y su madre de 81 tiene Alzheimer. Para Julia la angustia es triple porque además la casa en la que vive está debajo de una loma de tierra que amenaza con dejarlas sepultadas.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

20 de noviembre de 2020 12:00 AM

Reubicación para ella, su hija y su madre. Vivir en un lugar digno y con las condiciones aptas para permanecer las tres. Eso es lo que pide la señora Julia Rosa Velasco Ramos, quien vive con zozobra en el barrio El Conquistador porque detrás de su casa hay un barranco de más de 10 metros de altura que últimamente ha advertido con causar una desgracia en la zona.

La loma de tierra, al parecer, ha sido afectada con las lluvias de los últimos días y amenaza no solo con un deslizamiento, sino con venirse abajo con las viviendas que hay en la parte de arriba, en el barrio La Gloria.

(Lea: Gobierno nacional ayudó a familia necesitada de Fredonia).

Es por eso que el drama para esta mujer es mayor, ya que debe cuidar de manera especial de su pequeña hija de ocho años que sufre de parálisis cerebral, y de su madre de 81 años que tiene Alzheimer. A ambas las atiende de igual forma: debe bañarlas, darles la comida, llevarlas al baño, cambiarles pañales, vestirlas, entre otras acciones.

Antes de la llegada de la pandemia, Julia Rosa hacía masajes y con eso se ganaban la vida. Sin embargo, debido a la coyuntura del COVID-19 tiene miedo de pasar mucho tiempo en la calle y por eso está buscando un empleo donde pueda laborar desde su casa.

Dice que a sus 43 años aún es posible emplearse, pues además tiene conocimientos en derecho, ya que alcanzó a cursar cuatro semestres en una universidad y trabajó varios años con una abogada. Para rebuscarse también ayuda a las personas elaborando derechos de petición y tutelas.

(Lea: Pánico en Olaya: babilla que llegó con las lluvias se ha comido a dos perros).

Y justamente se ha valido de estos mecanismos jurídicos para lograr su propósito de reubicación, aunque han pasado varios años y aún las autoridades no la han ayudado. Julia tuteló en el 2016 a la Alcaldía de Cartagena, a Corvivienda y la Presidencia de la República para que le garanticen una vivienda digna a su hija por su condición especial, pero un juez la declaró improcedente. Actualmente el proceso se encuentra en apelación en la Sala Penal del Tribunal Superior de Cartagena.

Imagen IMG-20201119-WA0062

La mamá de Julia tiene 81 y sufre de Alzheimer, también requiere cuidado especial. //Foto: Zenia Valdelamar.

Esperando segunda instancia

“También puse una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Estoy agotando todos los recursos porque me interesa que mi hija esté en mejores condiciones. Esta casa es de mi hermano, yo vivo prácticamente arrimada, necesito un lugar propio, más seguro, de fácil acceso para los taxis, aquí hay mucha humedad, algunas paredes están rajadas, y existe el riesgo con ese barranco casi encima de la casa. Quiero que me den una casa para mi familia. Existen leyes especiales para las personas como mi hija, hay pactos internacionales que protegen a quienes estén en alto grado de vulnerabilidad. Todo eso lo desconoce la juez de mi caso”, le dijo ayer Julia a El Universal, añadiendo que Corvivienda le ha respondido varias veces que espere y tenga paciencia.

(Lea: Solucionan problema de inundación en Barrio España).

“Si yo tuviera los recursos ya me hubiera ido a un lugar mejor, pagando arriendo, pero no los tengo, mi situación es crítica. Y Corvivienda no me da seguridad de nada, he pasado mucho tiempo esperando”, explicó.

Julia lamentó que el único ingreso fijo que recibe es el de su madre, el del adulto mayor, pero ella nunca ha salido beneficiada en ningún programa social del Estado, como Ingreso Solidario o Familias en Acción.

Las personas interesadas en ayudar a esta mujer, pueden comunicarse con ella al número: 3007513498.

¿Qué dice el Distrito?
Corvivienda dijo que hace poco se realizó la cuarta oferta de viviendas y entre los beneficiados no está Julia. La entidad señaló que aún no hay fecha para el próximo sorteo, pero que ella seguirá participando, pues está en lista de espera. “Ella figura inscrita en la base de datos, sin embargo, Corvivienda no asigna las viviendas sino que todo sale a través de sorteos. No obstante, se hará una visita a su lugar de residencia para mirar las condiciones en que vive, analizar el tema de los deslizamientos y determinar posibles ayudas. Con el tema de la calamidad, se priorizarán hogares de extrema pobreza que ya se están caracterizando y se espera incluirlos en el proyecto Ciudadela La Paz”, declaró una vocera.