Cartagena


Coronavirus: la pandemia que infectó hasta los precios

La expansión del COVID-19 tampoco le ha dado tregua a los productos de la canasta familiar, cuyo valor comienza a aumentar. Los cartageneros están preocupados.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

24 de marzo de 2020 12:00 AM

Bazurto se ha caracterizado por ser la plaza de mercado que no duerme. A muy tempranas horas de la mañana ya hay personas y vehículos situados en la a venida del Lago dispuestos a hacer sus compras para abastecer sus negocios y sus hogares. Pasadas las horas de la tarde el comercio se va disipando y apenas cae la noche comienzan a llegar los camiones y vehículos de carga con la mercancía del día siguiente.

Así pasan toda la madrugada hasta que sale la luz del sol y se repite el ciclo. Sin embargo hoy, en medio del aislamiento preventivo por el coronavirus, el panorama es distinto.

Caminar por los angostos pasillos de Bazurto ya no es tan complicado como antes, y de los típicos trancones que solían formarse a lo largo de la avenida del Lago solo quedan las memorias.

Imagen AVLAGO

Así se ve ahora la Avenida del Lago. // Óscar Díaz.

Hoy, el panorama es desolador, toda vez que a la plaza que no duerme le pusieron horario: de 1 de la madrugada a 2 de la tarde, no más.

Pasadas las 2 la Policía comienza a verificar que todos cumplan con la restricción y vuelvan a casa.

A las 3 de la tarde, el lugar ya queda vacío y no se ve un alma, excepto uno que otro habitante de calle que no tiene dónde pasar la cuarentena.

Pero es así desde el viernes, día en que el alcalde expidió el decreto donde avala que supermercados y tiendas mayoristas y minoristas puedan operar durante el toque de queda, que ahora se extenderá por 24 horas más para empatar con el decretado por el presidente Iván Duque a nivel nacional, el cual comienza hoy a las 11:59 de la noche y finalizará el próximo 13 de abril a las cero horas.

“Las ventas están bastante quietas, no hay afluencia de gente y los que viene, vienen a comprar poquito, porque la mercancía está cara”, dice Angélica Mora, una de las comerciantes que tiene su negocio en la plaza de mercado.

Según ella desde el jueves pasado se ha evidenciado un aumento en los precios de los productos de la canasta básica que ha perjudicado notablemente sus ventas. “Un bulto de cebolla antes lo comprábamos en 60 mil y ahora vale 150 mil”, apunta.

Otros vendedores como Darwin Julio asegura que otro factor que incide en la descongestión del mercado es que ahora solo una persona por familia está autorizada a salir, y que además, no hay transporte suficiente para que personas que solían hacer sus compras en el mercado puedan hacerlo.

A pesar de ello afirma estar a favor de la cuarentena. “En todo lo que sea para el bien de uno, uno tiene que estar de acuerdo, lo que pasa es que hay muchas personas que no pueden estar en su casa porque trabajan para el día a día”, dice.

El alza de precios

“Esto es un atropello al pueblo, esto es peor que el coronavirus”, dice Silvio Guerrero, un hombre que acostumbra a realizar sus compras en Bazurto y se ha encontrado con precios alarmantes como que un kilo de tomates vale $4.500 cuando antes se solía comprar incluso a $2.000.

“Yo estoy de acuerdo con la cuarentena pero tienen que colaborar poniendo los precios de los productos como deben ser y hasta bajarlos si se puede”, dice.

Y es que para Juan Acosta, otro ciudadano que fue a hacer sus compras hoy, si bien ya hay un problema de salud a causa del coronavirus, muy pronto habrá una crisis alimentaria, pues si la gente no trabaja no genera ingresos y con la canasta familiar tan cara, poco tendrán para abastecerse.

“Debe haber un auxilio o una ayuda del Estado porque va a haber un punto en que la gente no va a poder aguantar. El ejemplo está en que hace poco saquearon un Ara por allá en Olaya”, dice.

Lo que ha subido

De acuerdo con los vendedores de Bazurto los productos han aumentado a causa de que cada vez es menos la mercancía que les llega. “Con lo que yo compraba 2 mil plátanos antes, ahora sólo puedo comprar 500”, dice Jairo Salas, a quien le tocó en días pasados vender la mano a 4 mil.

Otros productos que han aumentado son el tomate de árbol, la zanahoria, la papa, la lechuga, la cebolla, los huevos, los limones, el pimentón, la papa, entre otros.