El drama detrás del traslado de las internas de la Cárcel de San Diego

08 de agosto de 2019 02:15 PM
El drama detrás del traslado de las internas de la Cárcel de San Diego
Las 28 internas condenadas fueron trasladadas a la cárcel de Ipiales en un avión de la Policía- Cortesía.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Debido a los daños estructurales y al riesgo inminente que representa el edificio donde operaba la cárcel distrital de San Diego, veintiocho mujeres que cumplían su condena allí fueron trasladadas el pasado 21 de julio a un reclusorio en Ipiales (Nariño), generando esto todo un drama en sus familias, según han expresado varios allegados a las internas.

Lea: Trasladan 28 reclusas condenadas de San Diego a Ipiales, Nariño

El desplazamiento de las reclusas obedeció a una orden dada por la Procuraduría al Distrito y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) hizo efectivo el traslado de las condenadas, también a las cárceles de Jamundí y Bogotá.

La queja de las presas radica en que dicha medida se hizo sin tener en cuenta el factor socioeconómico de sus familias, lo que les ha ocasionado un drama en la relación afectiva con sus hijos y esposos y en el sustento vital que demanda su lejanía con los seres queridos.

“Un cambio brusco”

María, la mamá de una interna condenada a ocho años de cárcel por proxenetismo y quién prefiere omitir su identidad por razones de seguridad, asegura que ha sido un ‘calvario’ tener a su hija lejos de su ciudad natal.

“Este cambio de cárcel ha sido muy brusco. Nos sentimos muy consternados porque ella es un ser humano y por el hecho de que haya cometido una equivocación, aunque ella es inocente ante los ojos de Dios, merece ser tratada de una mejor forma. Mi hija es una de las más antiguas en la cárcel de San Diego y aportó con su trabajo a mejorar las condiciones de vida de muchas de sus compañeras”, dijo.

La mamá de la reclusa recuerda que la mañana del 21 de julio mientras alistaba la comida que le llevaría a su hija, recibió una llamada donde le confirmaban su traslado. “Yo me quise morir porque sí bien sabíamos que habían comenzado los traslados no esperamos que se la iban a llevar tan lejos, a una región tan fría, un cambio de temperatura fuerte y tan lejos de sus hijos”.

Doña María quién reside en el barrio Los Cerezos sostiene que sus escasos recursos económicos no le alcanzaban para viajar “Ipiales está muy lejos. Somos personas pobres. Los familiares de las demás compañeras están en la misma situación porque hay mujeres que están enfermas y otras son de la tercera edad”.

“Mi tía estaba bien y regresó muerta”

La familia de la reclusa Luisa Carrillo Medina quién falleció el pasado 31 de julio producto de una acidosis metabólica sumada a una alcalosis respiratoria, según indicó el Hospital Civil de Ipiales, aún no se recupera de su partida. Lea: Decretan calamidad pública en cárcel de San Diego

“Ocho días antes de que se la llevaran para Ipiales yo fui a visitarla y estaba muy bien. Luego me llamó y hablamos un rato y todo estaba muy bien. A nosotros no nos informaron el día en que la trasladaron. Yo recibo una llamada es al día siguiente, el 22 de julio, cuando una funcionaria en Ipiales me dice que el estado de salud de mi tía era grave y que estaba en cuidados intensivos”, cuenta.

La familiar de la reclusa reside en Torices y asegura que una vez su tía ingresó a la cárcel de Ipiales “nunca tuvo contacto con ella”.

“El miércoles 31 de julio fue que recibí una llamada en la que me dijeron que mi tía se había puesto mal. Después mi esposo fue a San Diego y ahí le confirmaron que había fallecido. Todo fue muy doloroso”.

La reclusa de 53 años dejó dos hijos en la cárcel de Ternera.

Ante tal panorama, un grupo de familiares de las internas protestó en días pasados a las afueras de la cárcel de San Diego para solicitar que sean enviadas a centros carcelarios en la región Caribe.

No obstante, el director de esta cárcel les explicó que la solicitud debe ser analizada por el INPEC ya que el Distrito tiene competencia sólo sobre las internas sindicadas.

Lo que dice el INPEC

A través de un comunicado, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, INPEC, informó que tras la llegada de las 28 reclusas al Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Ipiales, se les hizo entrega de kits de aseo, colchonetas y materiales necesarios para el clima de este municipio.

“En coordinación con las Red de Apoyo municipal, se ha facilitado ropa adecuada para que se cubran del clima frío”.

Y frente al tema de la comunicación con sus familiares señalaron que “el Instituto ha dispuesto salas acondicionadas para que las Privadas de la Libertad realicen visitas virtuales, con el fin de acortar las distancias generadas por su condición jurídica, ofreciéndoles a ellos y a su familia un medio que permita el acercamiento y fortalecimiento de los vínculos socio-afectivos”.

Además del comunicado, fuentes del Inpec manifestaron a El Universal que si bien esta institución cuenta con dos pabellones de mujeres en las ciudades de Santa Marta y Monteria, el alto número de mujeres que tenían que ser trasladadas desde Cartagena hubiese representado un cupo extra en estos centros de reclusión, lo que generaría hacinamiento.

En la región Caribe el INPEC no cuenta con cárceles de mujeres, razón por la que se optó el trasladado a otras regiones del país.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS