Cartagena


ICBF se pronuncia ante manifestaciones en Cartagena

El instituto señaló que a través de la plataforma Betto se realizó un proceso de selección basado en ciertos criterios y no es posible contratar a entidades que no hayan sido seleccionadas.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

19 de febrero de 2021 12:00 AM

Las recientes manifestaciones en Cartagena, de parte de trabajadores de fundaciones vinculadas al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para la operación de los CDI, parecen ir en aumento con el pasar de los días. Desde que se inició la semana se han realizado protestas en San Pedro Mártir, Olaya Herrera, Ronda Real, en el corregimiento de Pasacaballos, en el municipio de Clemencia, y ayer hubo otra en el Centro, frente al edificio Concasa, donde está la sede principal del ICBF en la ciudad.

A ese sitio llegaron representantes, trabajadores y padres de familia que tienen sus hijos en el CDI Flor del Campo, administrado por la Fundación Fundasalud, el cual tampoco ha iniciado operaciones en este 2021 y eso mantiene en vilo tanto a los trabajadores como a los beneficiarios.

(Lea: Fundaciones en Cartagena protestan contra plataforma del ICBF).

En dicho CDI, inaugurado en noviembre del 2019, atienden a 210 niños y niñas de barrios como Flor del Campo, Villas de Aranjuez o Bicentenario. El año pasado a raíz de la pandemia se canceló la atención presencial pero se continuó con los programas psicosociales, de aprendizaje y nutricionales. En este 2021 no se ha efectuado ninguna contratación y después más de un mes y medio la incertidumbre reina en la zona.

Plantón multitudinario

Unas 150 personas se aglomeraron ayer en el Centro para manifestarse por esa situación. “Son más de 200 niños que ahora mismos están sin recibir los beneficios. Es el único CDI de Flor del Campo, ahí se trabaja incansablemente por la niñez y se está manejando muy bien el tema de la bioseguridad. El año pasado en lo más crítico de la pandemia sorteamos todas las dificultades de gran manera para garantizar el servicio. También le hemos puesto el pecho a la situación, pero ya estamos en más de la mitad de febrero y aún no nos dan seguridad de que vamos a continuar. Solo nos dicen que esperemos. Todo está así desde que crearon esa plataforma Betto, han afectado a muchos operadores, pero más allá de ese programa lo que queremos es que nos resuelvan la contratación”, expresó Martha Anaya, de la Fundación Fundasalud.

La manifestación se inició a las 8 de la mañana y se extendió hasta las 11. No hubo bloqueos a avenidas principales ni alteraciones a la movilidad vehicular.

Se pronuncia el ICBF

Tras la manifestaciones, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar emitió un amplio pronunciamiento ayer, en el que resolvió las dudas respecto a Betto y el proceso de contratación.

“Betto es una herramienta tecnológica creada por el ICBF para garantizar la transparencia, objetividad y excelencia en la contratación de los servicios de primera infancia, con la cual se impide que dichos servicios para las niñas y los niños menores de cinco años dependan de intereses particulares. Se evaluó y eligió a los mejores operadores previamente habilitados en el Banco de Oferentes de primera infancia, para la prestación del servicio de educación inicial de calidad en los 1.103 municipios del país, lo cual, hay que aclarar, incluye no solo educación sino nutrición. Durante el proceso se abrió un espacio para que los oferentes presentarán subsanaciones frente a las propuestas e inscripciones realizadas por ellos mismos en sus manifestaciones de interés, así como, para que una vez se conociera la selección de los operadores pudieran presentar observaciones frente a la selección”, precisa la entidad.

(Lea: Sancionan con multa a bombero de Cartagena).

El ICBF añadió que con Betto se corrige no solo la concentración de la contratación en los territorios por parte de los operadores con mayor poder financiero y operativo, sino que se garantiza que los oferentes puedan competir en igualdad de condiciones. Para ello, se establecieron rangos que van desde el 1 (menor capacidad operativa y financiera de los oferentes) hasta el rango 5 (mayor capacidad operativa y financiera).

“Si un operador de determinado rango no cumple con alguno de los criterios evaluados por Betto, de manera automática solo se habilitan a los oferentes del siguiente rango, caso contrario a lo ocurrido con la Unión Temporal conformada por las Fundaciones Hogar Juvenil y Perseverar, clasificada en el rango 5 pero que presentó invitaciones para el rango 3”, dijo refiriéndose a las fundaciones que se manifestaron el martes desde el barrio San Pedro Mártir.

Betto seleccionó a los operadores más idóneos para prestar el servicio a la primera infancia, teniendo en cuenta criterios como experiencia en territorio, calidad basada en la buena calificación por la prestación del servicio y en caso de tener algún tipo de sanción su puntaje se disminuiría.

(Lea: “Los camioneros son los que desgastan la vía”: Dau sobre cobro de peajes a mulas).

El instituto fue tajante al decir que no es posible contratar a entidades que no hayan sido seleccionadas, y aclaró que ese proceso no es de contratación directa. “Al ICBF no le interesa la entidad con la que se realice la contratación, la prioridad es garantizar la prestación de los servicios a los niños y niñas de cero a cinco años”, argumentó.

Finalmente, el Bienestar Familiar señaló que Betto seguirá funcionando dado que facilita los procesos de invitación, evaluación y selección de los operadores habilitados en el Banco Nacional de Oferentes de Primera Infancia para los servicios de educación inicial, en el marco de la atención a la primera infancia con transparencia y objetividad.