Cartagena


“Recogelocos”, ¿alternativa de movilidad o problema?

Una publicación del IPCC revivió la polémica continuidad de los jeeps colectivos que prestan sus servicios en las laderas del cerro de La Popa.

“Estamos de acuerdo en que todo buen cartagenero no ha tenido un viaje más entretenido que este. Y tú, ¿con cuál nombre conoces estos colectivos”. Este fue el texto que publicó en sus redes el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC), acompañado de una fotografía con unos jeeps transportando pasajeros. Lea: El Universal en los barrios: Daniel Lemaitre, sumido en la inseguridad

La publicación causó múltiples reacciones a través de redes sociales. Algunos le exigían al Distrito controlar este tipo de transporte, mientras que otros lo apoyaban porque Daniel Lemaitre, La Esperanza, La María, San Francisco, 7 de Agosto y diferentes barrios de las laderas de La Popa no cuentan con el servicio de Transporte Público Colectivo (TPC). También le puede interesar: “El barrio Daniel Lemaitre se merece una ruta de transporte digna”

“Lo que más molesta sobre el tema de los jeeps colectivos es que la gente de esos sectores los usa no por gusto, sino por necesidad, pues no hay transporte público colectivo, ni un plan a la vista para que Transcaribe cubra esas rutas a corto plazo”, dijo Adelfo Doria, quien fue asesor de despacho en la Alcaldía de Cartagena en el gobierno de William Dau.

Video

El exgobernador de Bolívar, Dumek Turbay, también cuestionó la “romantización” de ese transporte que es considerado ilegal: “El IPCC y la romantización del pésimo servicio de transporte público de Cartagena. Hay que llegar a acuerdos con los dueños de los jeeps colectivos para chatarrizarlos e indemnizarlos”.

De hecho, Policarpo Caraballo, miembro de la JAC de Daniel Lemaitre, viene luchando para que su sector cuente con un servicio público de calidad.

“Hace casi 30 años dejaron de pasar los buses, ahora tenemos los famosos ‘recogelocos’ que casi ninguno sirve, donde vamos con calor, apretados e inseguros. Transcaribe nos prometió que seríamos los primeros en tener una ruta, pero nos dejaron de últimos. A la fecha no nos han confirmado nada. Estamos padeciendo mucho con la movilidad y pagando doble transporte”, indicó por su parte una habitante del sector.

Usuarios

El Universal hizo el ejercicio que cientos de personas realizan diariamente en este tipo de vehículos. Nos montamos en uno en la bomba de gasolina que está frente al Castillo San Felipe y dialogamos con pasajeros. En el viaje nos encontramos con Jhonier, un ciudadano residente en San Francisco, quien pagó $1.500 para que lo llevaran hasta el mercado de Bazurto.

Cabe aclarar que el pasaje tiene un valor de $2 mil; sin embargo, el usuario tiene la oportunidad de “cuadrar” con el conductor. “Yo prefiero este medio de transporte porque es bonito y seguro, prefiero usar este tipo de vehículos que una mototaxi, pues en estas me siento inseguro”, aseguró Jhonier.

Mientras tanto, Germán Pacheco contó que lleva 16 años conduciendo estos colectivos. Es pensionado y relató que con ese medio de transporte ha logrado llevar el sustento a su familia. Dice sentirse feliz y que trata al máximo de ayudar a quienes no tienen el pasaje completo.

“Hay personas que pagan $1.500, lo hacen porque realmente no tienen para pagar completo. Somos muchos los conductores que les colaboramos y aceptamos que se monten”, indicó Pacheco. Aclaró que no le incomoda que este servicio lo tilden de “recogelocos” y que eso lo tiene sin cuidado.

Sin rutas de transporte

Una de las rutas con la que alguna vez contó este sector pertenecía a la empresa Metrocar, pero hace años dejó de prestar el servicio, según los vecinos del sector, por la falta de pasajeros. “Era una buena ruta que, además, cubría muchos barrios de la ciudad, pero de un momento a otro dejaron de prestar el servicio aludiendo que no era constante la afluencia de usuarios y que no era rentable para ellos”, contaron.

No obstante, en el 2013 voceros del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) de Cartagena indicaron que no podían autorizar la circulación de una nueva ruta porque por la zona iban a transitar buses del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM), Transcaribe; sin embargo, a la fecha se desconoce cuándo se abrirán nuevas rutas que solucionen el problema de transporte de pasajero en los sectores de las laderas de La Popa.

  NOTICIAS RECOMENDADAS