Cartagena


En El Zapatero el agua potable está a 2 kilómetros

Las 82 familias de esta vereda cartagenera llevan más de un mes agonizando porque los carrotanques dejaron de llegar. Ahora les toca ir a una pileta comunitaria lejana o achicar pozos para abastecerse.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

11 de octubre de 2020 10:00 AM

Antes de llegar a la vereda El Zapatero, el camino destapado que conduce hasta allá nos mostró un claro ejemplo de la problemática que íbamos a abordar. A un costado de la vía, en un punto conocido como La Alcantarilla, se encontraba la señora Ingrid Blanco recogiendo agua de un pequeño arroyo. Había llegado hacía 20 minutos en compañía de dos niños menores de seis años, en una carreta con cinco tanques vacíos. No era una tarea nueva para ella, en esas ha pasado la mayor parte de su vida porque en El Zapatero el agua potable lleva décadas siendo una quimera.

Y así como Ingrid, gran parte de los cerca de 300 pobladores de esta vereda también se van a los pequeños cauces naturales de los alrededores a buscar suministros para solventar diversos quehaceres, como lavar o bañarse. Y aunque un estudio de la Universidad de Cartagena reveló que esa agua no era apta para el consumo humano, algunos residentes por necesidad la usan para beber o cocinar.

(Lea nota relacionada: En El Zapatero dicen que llevan una semana sin agua).

“Esto es un trajín casi diario, pero uno se acostumbra. Me demoro cinco minutos caminando hasta acá y 20 minutos llenando las canecas. De regreso me echo más tiempo porque la carga pesa bastante. Hay que aprovechar que hay agua porque muchas veces el arroyo se seca, en el verano pasamos trabajo. Mucha gente hace lo mismo que yo por falta de plata para pagar los viajes en moto hasta la pileta de agua potable, eso está muy lejos y cada viaje sale por 4 mil pesos, lo peor es que apenas alcanza para máximo dos días”, aseguró la mujer.

Y es que en El Zapatero, una vereda perteneciente al corregimiento de La Boquilla, el agua potable nunca ha sido permanente. En ninguna vivienda sale de los grifos porque ni siquiera hay redes de conducción. Curiosamente, la tubería madre que lleva el preciado líquido a otras veredas cercanas como Puerto Rey o Tierrabaja, se encuentra a solo dos kilómetros. Sin embargo, pese a las múltiples peticiones realizadas por los líderes comunales a Aguas de Cartagena y a la Alcaldía de Cartagena para que les lleven el servicio de manera directa, este anhelo sigue en espera.

(Lea: Trabajadores piden al Distrito reactivar las playas de La Boquilla).

La forma de abastecimiento que tenían era a través de carrotanques que llegaban los lunes y los jueves de cada semana. Esos carrotanques eran fijos. Durante años sirvieron a la comunidad llenando dos enormes tanques hechos en polietileno ubicados en el corazón de la población, y hasta allí llegaban las familias a llenar sus canecas de forma equitativa.

Pero, según los pobladores, hace más de un mes y medio esos carrotanques dejaron de llegar.

Imagen IMG-20201008-WA0023

Hasta estos tanques dentro del pueblo llegaban los carrotanques a surtir a la comunidad.

Búsqueda lejana

Un grave error. Eso cometieron los habitantes de El Zapatero cuando la pandemia del COVID-19 tocó sus puertas. La necesidad de un lavado de manos constante propició que la poca agua que conseguían se acabara más rápido y pronto la escasez del líquido los hizo tocar fondo. Ellos reconocen que se conectaron ilegalmente a la tubería madre ubicada a 2 kilómetros del casco urbano, la cual alimenta a la zona norte de Cartagena. Aseguran que lo hicieron por necesidad y que esa equivocación es la causante de que les hayan quitado los carrotanques.

“Cuando Aguas de Cartagena se dio cuenta de la conexión arbitraria que algunos habitantes hicieron, la mandó a quitar de inmediato. Entonces nos sentamos en una mesa de diálogo para hallar soluciones. Desde el Consejo Comunitario les hicimos saber la necesidad que teníamos. Les explicamos que la cantidad que nos traían los carrotanques no alcanzaba para resistir tantos días y las personas se tenían que ir hasta Puerto Rey a buscar más agua para completar. De la reunión salió la idea de crear una pileta comunitaria, ahí cerquita de donde la gente había hecho la conexión, pero con el compromiso de que se mantuviera el sistema de carrotanques hasta que la Alcaldía nos trajera las redes directamente y poder tener el servicio legal las 24 horas. Y así fue el primer mes, todo funcionó perfecto, pero a finales de agosto nos cortaron los carrotanques y desde entonces llevamos más de un mes agonizando”, contó Nilson Ospino, representante legal del Consejo Comunitario de El Zapatero.

Imagen LO PILETA

Esta es la pileta a donde la gente debe ir a buscar el agua. En la esquina hay una llave y por esa manguera recogen.

(Lea: “Es totalmente una persecución política”: Diana Martínez).

La comunidad afirma que en ningún momento la conexión pirata afectó el suministro a la zona norte, y aunque aceptan que se equivocaron, consideran que su acción no es razón para que los hayan castigado de esa forma, pues los más afectados ahora son los adultos mayores y los niños, quienes representan casi el 40 por ciento de la población.

Agua potable sí hay, pero la gente no la tiene a la mano. Deben caminar más de dos kilómetros para llegar a la pileta comunitaria. Los que no tienen moto prestan carretillas y hacen ese extenso recorrido a pie varias veces a la semana. Quienes tienen dinero pagan 4 mil pesos a un motorizado para que les haga el mandado.

Y quienes no tienen plata para pagar ni fuerzas para caminar tan lejos, se van a los arroyos cercanos a recoger lo que la naturaleza les brinda, aunque eso que se llevan a sus casas no goce de las mejores condiciones.

De no obtener soluciones en las próximas semanas, los habitantes advirtieron con tomarse las vías de hecho.

Responde Aguas de Cartagena

Acuacar señaló que El Zapatero carece de infraestructura de acueducto y que, pese al apoyo brindado que consistía en el suministro de agua de forma periódica a través de carrotanques, terceros de esta vereda decidieron conectarse de manera no autorizada a la red de distribución de agua potable que abastece a la zona norte de Cartagena, ocasionando daños a la infraestructura y pérdida del preciado líquido.

“Aguas de Cartagena se vio en la obligación de eliminar esas conexiones ilegales y restablecer el servicio. Al percatarse del inminente corte, miembros de la comunidad solicitaron acercamientos con la empresa para que, al tiempo que se hiciera la labor de corte, se les instalara una pileta. Se realizaron varias reuniones y se hicieron acuerdos entre la empresa y las directivas del Consejo Comunitario. El acuerdo básico fue la instalación de la pileta en el punto donde técnicamente la empresa lo podía instalar y que una vez la pileta estuviera en funcionamiento se suprimía el abastecimiento por carrotanques. Así como se acordó, se cumplió”, declaró la empresa, agregando que existen supuestos conflictos internos entre la gobernanza comunitaria, lo que ha dado lugar a las inconformidades por las decisiones tomadas por sus representantes.

Por otra parte, respecto a la petición de un servicio legal y con redes directas al pueblo, Acuacar afirmó que: “El proyecto para solución de acueducto de El Zapatero fue entregado al Distrito en marzo de 2019. Además, se remitió a la Secretaría de Infraestructura la actualización del presupuesto de los proyectos de acueducto y saneamiento básico. Le corresponde a la Administración distrital definir la financiación y construcción de las obras necesarias para garantizar la prestación del servicio en esta comunidad”.