Cultural


El cuento de Gabo que convirtieron en obra de teatro

El montaje ‘Balada de Isabel viendo llover en Macondo’, basado en el cuento de Gabriel García Márquez, prosigue del 28 al 30 de octubre.

GUSTAVO TATIS GUERRA

27 de octubre de 2021 08:33 AM

Eparkio Vega ha logrado dirigir una versión intimista, dramática y poética del cuento ‘Isabel viendo llover en Macondo’, de García Márquez, que se presenta en temporada desde este 28 al 30 de octubre en Cartagena.

Se trata de la puesta en escena de un minimalismo certero erigido en la fortaleza de los silencios y las voces desoladas de los personajes. Solo dos actores en escena: Patricia Polanco y William Herrera, recrean un texto que nos lleva a las aguas torrenciales de un lirismo opresivo y desencantado que se enriquece con los recursos de imágenes religiosas, el fuego inapagado del corazón de Jesús alumbrando la orfandad de la casa, y el fuego de las ánimas del purgatorio iluminando la oscuridad de los aposentos. Lea aquí: Eparkio Vega en el teatro de la memoria

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Los elementos de la puesta en escena son evocadores del ambiente opresivo del invierno en Macondo, las lluvias que detienen la noción de espacio y tiempo, la inminencia de una amenaza invernal que entra a la casa, a la plaza, a la alcoba y al cementerio, entrelaza otra amenaza silenciosa y sutil: la de la soledad de Isabel encarnada en Patricia Polanco, cuyo monólogo es el reverso de la soledad de su esposo encarnado en William Herrera, quien hace solos de acordeón con notas en tono menor que arrugan el corazón bajo la lluvia. Las manos de Isabel sostienen un rosario y batalla contra las sombras de la casa con una lámpara que parpadea en la noche. De repente ella misma es la retahíla de la mujer enlutada que despotrica contra esa lluvia inmisericorde que ha detenido a una vaca en plena calle y ha puesto a flotar las tumbas del cementerio, como si ella misma peleara con su sombra. La voz grave de Patricia tiene matices dramáticos y de una fuerza expresiva cotidiana, cuando combina el monólogo con la voz natural de una mujer que está cansada de ver llover en Macondo. Los elementos naturales -la yerbabuena, el orégano, el toronjil, nombrados en el cuento- también florecen en el entorno del escenario elegido, una bella y antigua casa colonial de la Calle Espíritu Santo, en cuyo patio -tan parecido al patio del cuento- aporta atmósferas de memoria sensorial a la puesta en escena.

De repente ella misma es la retahíla de la mujer enlutada que despotrica contra esa lluvia inmisericorde que ha detenido a una vaca en plena calle...

Eparkio es un convencido de que el teatro inventa espacios en los escenarios inimaginables, y solo basta, además de imaginación e ingenuo escénico, un juego de luces y sombras, un silencio expresivo como el de William, y una presencia escénica y gestual en la voz de Isabel. La temporada se cumple a las 7 de la noche en Casa Digna, en la Calle del Espíritu Santo, #29-93. ¡Vale la pena verla! Lea además: La obra de teatro de la UdeC basada en ‘Isabel viendo llover en Macondo’

Solidarios con Alberto Llerena

El actor y director Carlos Ramírez y su esposa, la actriz y gestora cultural Yolanda Gutiérrez, impulsan un llamado a la solidaridad por la situación que vive el reconocido actor, director y dramaturgo cartagenero Alberto Llerena. El maestro Llerena está en Cartagena sin un lugar estable donde vivir, sin empleo y sin protección social. Alberto Llerena es autor de una obra teatral de amplio reconocimiento regional y nacional. Y su aporte al teatro local es valioso e innegable.

¡Apoyemos la causa solidaria!

  NOTICIAS RECOMENDADAS