Cultural


Las cárceles cambiaron la vida de Johana Bahamón

La exactriz escribe un libro sobre ocho impactantes historias que encontró en las cárceles del país.

COLPRENSA

08 de junio de 2020 06:22 PM

El 24 de septiembre de 2012 es el día que marcó un antes y un después en la vida de Johana Bahamón. Su carrera como actriz estaba en pleno ascenso, protagonista de una de las producciones más vistas en la televisión del momento, buscada para ser vestida por los más importantes diseñadores de moda del país para los eventos más elegantes de la farándula nacional, aquel día, por primera vez en su vida, entraría en una cárcel.

Invitada como parte del jurado de un reinado de belleza dentro de las instalaciones de El Buen Pastor, la cárcel de mujeres en Bogotá, pudo conocer la otra historia de las que pagan sus penas en dicho lugar. Una de ellas, casi de la misma edad que Johana, se le acercó y le contó el crimen por el cual se encontraba en el Buen Pastor: asesinar a su marido al encontrarlo violando a su hijo de tres años de edad, la misma edad del pequeño Simón, hijo de la reconocida actriz.

Es el momento en el cual, Johana Bahamón decidió darle un giro de 180 grados a su vida, crear la Fundación Teatro Interno, que ahora se conoce como Acción Interna, para lograr, a través del arte, la cultura y el emprendimiento, una serie de opciones, nuevas oportunidades para una población carcelaria, que en muchas ocasiones, no han tenido una sola oportunidad en la vida.

Con el paso de los años, como ella misma afirma, “al cumplir siete años en la cárcel”, ha recopilado una serie de historias, ocho en total, que decidió contar en un libro de 120 páginas sobre personas que terminaron en la cárcel por distintas razones, algunas de ellas continúan allí, pero que han logrado levantarse y aprovechar las nuevas oportunidades, que en esos lugares suelen ser escasas.

¿Cómo surgió la idea de este libro?

-Nunca tuve en mis planes escribir un libro, pero desde hace tres años me ofrecieron que lo hiciera, y aunque lo empecé, sentía que no era el momento. El año pasado, recordé el ofrecimiento del libro y me empezaron a llegar las historias, por lo que decidí que era el momento de escribirlo.

¿Qué contienen estas historias?

-Son historias que nos invitan a reflexionar sobre temas como la libertad, el perdón, las segundas oportunidades, porque en estas historias la gente se dará cuenta que en la mayoría de los casos de la población carcelaria no han tenido ni siquiera la primera oportunidad.

En estos años de trabajo son muchas las historias que ha conocido en las cárceles del país, ¿Cómo fue la selección?

-No fue difícil la selección porque son ocho personas que me han marcado, me han impactado, muy especiales en todo el proceso que llevamos en las cárceles. La primera historia, por ejemplo, es la historia de la primera mujer que conocí en una cárcel, mientras que la última, es la mamá de la bebé que actualmente yo tengo en custodia. Ya son parte de nuestra familia.

Una de las historias tiene que ver con la comunidad Lgbti en las cárceles...

-Si nuestra población carcelaria es excluida, olvidada y maltratada, imagina la población Lgbti adentro de esta otra población es mucho más difícil. Hay que tener valentía para vivir en una cárcel colombiana, sea Lgbti o no, para enfrentar esa cotidianidad y muchas ganas para generar un cambio.

En eso trabajamos desde la fundación, para que las personas recuperen esa esperanza y cambien, pero en sí, es un trabajo interno, por eso se llama la Fundación Acción Interna.

¿Qué ha sido lo mejor de estos ocho años de trabajo?

-Sin duda, es ver cómo una persona, cuando tiene una oportunidad cambia, en un proceso de reconciliarse con ellos mismos y luego con su en torno, para luego hacerlo con su familia y más adelante con la sociedad. Se transforman cuando descubren sus capacidades, sus potencialidades y encuentran una razón superior para vivir.

Las cárceles cambiaron la vida de Johana Bahamón

¿Qué tanto ha cambiado a Johana todo este proceso?

-Yo cambié mucho desde hace ocho años. Cambié mi vida, cambié mi forma de pensar, mi profesión, porque encontré una razón superior que me alimentaba el alma. Es un aprendizaje diario, tras ocho años no dejo de aprender cosas. Trabajar con esta población es lo mejor que me ha pasado, eternamente agradecida por permitirme trabajar con ellos, quienes han abierto su corazón y me han contado sus historias.

Un aprendizaje muy útil para estos momentos que vive la Humanidad...

-Creo que más allá de lo difícil y doloroso que ha generado la pandemia, siento que también se puede ver como la segunda oportunidad que nos está dando el planeta para ser mejores seres humanos. Muchos estamos volviendo a la esencia a lo real, donde estamos siendo más solidarios y que sí podemos ser uno. Es el momento de poner por encima el bienestar común del bienestar individual.

¿La gente entiende bien su trabajo con la fundación?

-Creo que la gente piensa que sólo trabajamos con mujeres y que sólo hacemos teatro, porque por ahí comenzamos, porque la actuación era mi herramienta de trabajo en ese momento.

¿Se realizará el Festival Nacional de Teatro Carcelario?

Vamos hacer la cuarta versión del Festival Nacional de Teatro Carcelario que hacemos cada dos años y participan seis cárceles, donde todas muestran una obra de teatro por fuera de la cárcel, y el ganador lo presentábamos en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. Como no se abrirán los teatros, este año el festival se realizará de manera virtual.

¿Este proyecto ha sido replicado en otras cárceles del mundo?

Con el Banco Interamericano de Desarrollo, estamos documentando y sistematizando nuestra metodología de intervención para que pueda ser replicada en cualquier parte, para lograr reducir la reincidencia que es tan alta en las cárceles colombianas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS