Construcción


ABC del leasing habitacional

Esta modalidad de financiamiento es una alternativa al crédito hipotecario y cada vez más colombianos compran casa propia a través de ella.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

24 de marzo de 2021 12:00 AM

Si no cuenta con ahorros suficientes para la cuota inicial de un crédito hipotecario y, por sus ingresos, no califica como beneficiario de los programas de subsidio de vivienda del Estado, el leasing habitacional puede ser la vía ideal para que cumpla su meta de tener casa propia. (Lea también: Crédito hipotecario o leasing habitacional ¿cuál es la mejor opción).

Le presentamos las respuestas a las dudas más frecuentes sobre esta modalidad de financiamiento.

¿Qué es?

El leasing habitacional es una especie de contrato que adquiere con determinado banco. Este es el dueño de la vivienda y durante el tiempo contractual usted pagará un canon mensual que incluye abono al capital de la vivienda, intereses y el costo por habitarla. Es como si lo que pagara en un arriendo tradicional no se fuera a “un saco roto” sino a un ahorro para que en determinado tiempo la casa que habita como arrendatario sea de su propiedad.

¿Cuánto dura el contrato?

El tiempo del leasing dependerá de su capacidad de pago y condiciones de la entidad bancaria, pero el rango suele ser entre 15 y 20 años. Una vez finalizado, es probable que deba aportar una cuota final para cubrir el saldo que esté pendiente del costo de la vivienda y pueda escriturarla a su nombre.

¿Qué porcentaje financia?

Las entidades bancarias financian hasta el 90 % del precio de la casa, contrario al crédito hipotecario que por lo general financia entre el 70 % u 80 %.

¿Cómo se determina el precio de la casa?

Al iniciar el trámite, un perito evaluará el precio de la vivienda para determinar el valor comercial, que será la base para definir sus cuotas mensuales.

¿Solo para casa nueva?

No. El leasing aplica para vivienda nueva o usada, contrario a ciertos programas como los de vivienda de interés social que deben ser inmuebles nuevos.

¿Cuánto debe costar la vivienda?

Esto también varía dependiendo de las condiciones del banco. Por lo general, el costo debe ser mayor a 135 o 140 salarios mínimos legales mensuales vigentes ($ 122.651.010 y $ 127.193.640). Es decir, que no aplica para viviendas de interés prioritario y en caso de que el monto mínimo sea de 140 smmlv, tampoco para las unidades VIS.

¿Tiene opción de aplicar a algún subsidio del Estado para vivienda propia?

Sí. El Gobierno lanzó el subsidio No VIS el año pasado que ampara créditos hipotecarios y leasing habitacional de viviendas de hasta 400 smmlv. Su cuota mensual se reduciría $ 454.263, durante 7 años. Debe contar con la aprobación del leasing antes de solicitar el beneficio. (Le puede interesar: Subsidio No VIS: despeje sus dudas con estos 10 datos).

¿Qué otros gastos se deben asumir?

Los seguros contra incendio y terremoto son obligatorios en algunas de las entidades bancarias del país. Asimismo, el titular del leasing deber estar protegido con un seguro de vida.

¿Puede remodelar o arrendar la casa?

No. Recuerde que usted no es el propietario del inmueble sino el banco por lo cual, como en cualquier contrato de arrendamiento, no podrá hacer ampliaciones, remodelaciones ni subarrendar. Pero sí debe cumplir con los gastos de mantenimiento y reparación que se requieran.

¿Qué pasa si al final no quiere comprar la vivienda?

La opción de compra es un derecho del cliente al terminar el contrato. Puede decidir al final no quedarse con ella y el banco le devolverá los saldos a su favor. En ocasiones, algunas familias emplean este dinero para pagar la cuota inicial de otra casa que les interesa más. Si se arrepiente antes de finalizar el contrato, puede cederlo.

¿Si incumple con las cuotas?

El banco ejercerá sus derechos como propietario del inmueble y usará el incumplimiento como causal de desalojo.

En crecimiento

Aunque el crédito hipotecario sigue siendo la modalidad de financiación que más eligen los colombianos al comprar casa, el leasing habitacional ha crecido en los últimos años. A corte de junio pasado, aumentó el 22 % dentro del saldo total de la cartera individual de vivienda del país, de acuerdo con cifras de Asobancaria.

A corte de esa misma fecha, el saldo de la cartera de leasing habitacional era de $17,9 billones, $ 2 billones más que en junio de 2019 cuando fue de $ 15,9 billones.

“Esta diferencia permite calcular un crecimiento real anual del 10 %, comportamiento que es producto de los incrementos de esta cartera en las entidades bancarias y, especialmente, del Fondo Nacional del Ahorro”, señala Asobancaria.