La Vivienda de Interés Cultural, una apuesta por la sostenibilidad

El concepto se planteó hace algunos años y la ley colombiana ya lo oficializó. Es una movida a favor de los hogares rurales y el medioambiente.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

19 de noviembre de 2021 12:00 AM

La arquitectura bioclimática es una filosofía de diseño milenaria que ha tomado relevancia en los últimos años para combatir el cambio climático. Busca disminuir el impacto energético de los hogares al adaptarlos al clima del lugar donde se ubican, tanto en los materiales como en orientación y la estructura. Ideas como esta, a favor del medioambiente, dieron origen a un concepto que va incluso más lejos: la Vivienda de Interés Cultural (VIC). Ya no se trata solo de crear casas eficientes, sino de construir inmuebles que se adapten a los estilos de vida, la idiosincrasia y las particularidades ambientales de los habitantes de una región.

“Estará totalmente arraigada e imbricada en su territorio y su clima; su diseño, construcción, financiación y criterios normativos obedecen a costumbres, tradiciones, estilos de vida, materiales y técnicas constructivas y productivas, así como a mano de obra local”: así es como se define la VIC en la Ley 2079 de 2021, iniciativa que fue radicada en el 2020 y aprobada este año.

Enfoque

De acuerdo con Minvivienda, “la reglamentación de la VIC aborda el concepto de sostenibilidad a través de un enfoque de protección del ambiente y el uso consciente de materiales propios de cada región, además, plantea la interacción entre la vivienda y el ecosistema”. La idea es que al utilizar materiales propios de la región se ahorra en los combustibles utilizados en el transporte, es más fácil conocer el adecuado aprovechamiento de los recursos de la zona y se crean hogares con un potencial mínimo para la contaminación. Le puede interesar: Viviendas ecosostenibles: materiales y diseños son fundamentales.

El otro aspecto fundamental de estas viviendas es el aspecto cultural, pues pretende empoderar a las comunidades a través de la contratación de la mano de obra local, la promoción de estilos autóctonos, la reivindicación de estructuras y técnicas de construcción tradicionales. La iniciativa también cobijará aquellos inmuebles habitacionales que se consideren patrimonio cultural y los proyectos futuros deberán contribuir a su conservación al incluir elementos arquitectónicos similares.

El diseño, construcción, y criterios normativos de las VIC obedecen a costumbres, tradiciones materiales y técnicas constructivas y productivas, así como a la mano de obra local”.

Ley 2079 de 2021

Avances

El primer modelo ya fue inaugurado en Tibasosa, Boyacá. Fue construida a partir de bloques de tierra comprimida, barro, teja, madera y bahareque. La iniciativa provino de la Escuela Taller de Boyacá y contó con la ayuda de la Alcaldía municipal, el Ministerio de Vivienda y el Ministerio de Cultura, que serán los encargados de asesorar todos estos proyectos y de determinar cuáles sí se ajustan a los requisitos planteados por la legislación colombiana.

Es necesario aclarar que ni Minvivienda ni Mincultura estarán encargados de comisionar proyectos VIC, sino que los grupos y comunidades interesadas deberán postularlos y esperar su aprobación. La iniciativa también viene con la posibilidad de solicitar un subsidio familiar de vivienda en la modalidad de mejoramiento.

El instrumento regulador en esos casos será un proyecto de decreto que cursa en el Senado, el cual distingue entre la VIC para entornos rurales y la de entornos urbanos. La VIC rural en particular “será aquella que se localice en suelo rural disperso o en centros poblados, de acuerdo con el respectivo plan de ordenamiento territorial”. La urbana será aquella que se localice en suelo urbano “y se encuentre en sectores de interés cultural o haga parte de edificaciones declaradas como bienes de interés cultural por autoridades nacionales o locales”. Puede leer: ¿Cuál es el estado del patrimonio histórico de Cartagena?

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

Origen

“Vivienda de Interés Cultural” es un concepto de vieja data. El ingeniero civil Santiago Rivero Bolaños plantea en “El uso masivo de la tierra como material de construcción en Colombia”, que la idea fue acuñada en el año 2005 en el marco de una serie de proyectos en varios municipios de Antioquia, entre ellos Barichara, donde se realizaban edificaciones comunitarias.

En aquel entonces, Rivero la definió como la “vivienda cuyos componentes fundamentales de concepción son la cultura y la tradición sustentadas en la viabilidad técnica y económica. Una vivienda que reivindica el oficio local, la apropiación sensata de los recursos del entorno, estimula la participación comunitaria elevando el autoestima y genera identidad cultural. De esta manera se busca también el objetivo de sentar antecedentes contundentes para propiciar el marco legal de la arquitectura en tierra”.