Educación


Plan de Alternancia Educativa: lo que se viene para los colegios en el 2021

Se prevé que el próximo año marcará el paso de las clases remotas a una modalidad híbrida. Las instituciones educativas ya están preparándose para afrontar el cambio.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

29 de octubre de 2020 11:59 PM

Todos los establecimientos educativos de Colombia deberán alistarse para el año que viene, porque es probable que una vez más les tocará modificar su rutina. Luego de meses de virtualidad, alumnos, profesores y administrativos deberán regresar a las aulas para consolidar lo que la ministra de Educación María Victoria Angulo González ha definido como un “retorno gradual, progresivo y seguro a los salones de clase” a través de un modelo semipresencial, en lo que se ha denominado el Plan de Alternancia Educativa. (Lea también: Secretaria de educación trabaja en el plan retorno a clases 2021).

En consonancia con este objetivo, el Mineducación expidió la Directiva 16 de 2020 el pasado 9 de octubre. Allí se estipuló que alcaldías y gobernaciones tenían un plazo de 30 días para definir medidas concretas que permitan garantizar el buen uso y la disponibilidad de los equipos de protección y las medidas de bioseguridad en los establecimientos educativos de sus territorios, independientemente del nivel. Es decir, que la medida aplica tanto para colegios como universidades e instituciones para el trabajo y el desarrollo humano.

Medidas generales

Dentro del marco de la autonomía territorial e institucional, los departamentos, municipios y establecimientos educativos serán libres, hasta cierto punto, de definir las medidas que tomarán de acuerdo con los recursos que posean, el tamaño de las poblaciones a monitorear y los índices de contagios en el área. Sin embargo, hay unos requerimientos mínimos que deberán cumplir y que están especificados en la Directiva 16 y en la Resolución 1721 del 24 de septiembre de 2020.

En suma, el Plan de Alternancia constará de dos fases, una de planeación y aislamiento y otra de implementación y seguimiento. La primera consistirá en la identificación de factores como posibles focos y fuentes de contagio, el presupuesto necesario para llevar a cabo los controles y la socialización de las medidas necesarias a través de canales oficiales y prestando la debida atención al público al que van dirigidos. La segunda consistirá en el monitoreo permanente y en la observancia de las medidas descritas tanto en los planes como en la citada resolución.

Las acciones concretas que deberán acatarse incluyen garantizar la presencia de alcohol (mínimo al 60 %) y elementos de higiene para manos y zapatos en todas las áreas comunes, la regulación de la entrada y salida de vehículos, el uso adecuado y obligatorio del tapabocas, el distanciamiento social de al menos 1 o 2 metros en los salones y medios de transporte y el seguimiento continuo a los síntomas que presente la comunidad educativa, entre otras.

Las secretarías de educación y de salud se encargarán de coordinar todas las acciones necesarias para garantizar todo lo anterior. En lo que respecta al componente académico y cuestiones como la intensidad horaria virtual versus la presencial, estas se dejarán a discreción de lo que cada institución considere razonable, siempre y cuando permita mantener las medidas de bioseguridad.

Aumenta el presupuesto

La ministra de Educación María Victoria Angulo recalcó que el presupuesto del sector educativo llegar a los $ 47 billones en el 2021, junto con una serie de recursos adicionales para programas como el Plan de Alimentación Escolar (PAE), el Fondo de Alivio del Icetex y Fondo Solidario por la Educación.

También destacó la reactivación de 135 proyectos de mejoramiento de infraestructura educativa para los colegios rurales en el país, así como el comienzo de obras de otros 600. Todo lo anterior busca ayudar a combatir el grado de deserción que se ha observado durante la pandemia y que, según estimaciones ha sido de un 4,5 %.

Desde varios frentes

María Teresa García, directora general del Colegio Montessori, indica que debido a las directrices de las autoridades de salud y educación, trabajan desde diversos frentes para prepararse ante la eventual implementación del Plan de Alternancia.

De esta manera, ya cuentan con un plan de bioseguridad aprobado por el Dadis y con un esquema de clases presenciales en media jornada y otras virtuales. La asistencia al colegio será un decisión de los padres de familia del estudiante, por lo que el Colegio Montessori garantizará la misma calidad de clases para todos sus alumnos.

“En preescolar y primaria tenemos dos docentes por asignatura, para que uno atienda a los estudiantes que están en casa y otro a los que están en el colegio. En bachillerato, se trabajará con cámaras profesionales instaladas en las aulas para que el profesor interactúe con los jóvenes que están en línea. Estas cámaras tienen una excelente definición de imagen y sonido, lo que les permitirá, a quienes están en su hogar, interactuar con sus compañeros del colegio y participar activamente en la clase”, explicó la directora García.

Agregó que este modelo de educación, que no tiene precedentes, requiere de la conciencia de los alumnos sobre la prevención de la propagación del COVID. “Estamos convencidos que este virus no desaparecerá pronto. Por esto, es necesario que el sector educativo comience a implementar las estrategias necesarias para sensibilizar a los estudiantes sobre los efectos de este y cómo convivir con él”, puntualizó María Teresa García.