Educación


¿Regreso a la U en 2021? Estos son los lineamientos

La comunidad educativa elabora guías para el eventual regreso a clases, aunque la decisión está sujeta a las cifras del COVID en los próximos meses.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

13 de octubre de 2020 12:00 AM

A pesar de que no hay un directriz específica sobre el retorno de estudiantes a los campus universitarios para el primer semestre de 2021, porque la decisión está relacionada con los índices del COVID en los departamentos y ciudades del país, representantes de las instituciones de educación superior (IES), el Ministerio de Educación y diversas organizaciones internacionales trabajan en lineamientos que guíen el regreso a las aulas.

La única certeza por ahora es que el retorno a la universidad será progresivo y bajo un modelo híbrido, que combinará la modalidad presencial y la virtual. El Mineducación lo ha denominado “esquema de alternancia”, que se aplicaría para todos los niveles educativos. (Le puede interesar: UdeC no retomará clases presenciales por ahora)

Los lineamientos

Desde junio pasado, el Mineducación expidió la directiva 13 con recomendaciones para alcaldes, gobernadores y rectores de universidades e instituciones para el trabajo y desarrollo humano que comprende dos fases: la primera está relacionada con el retorno progresivo a laboratorios prácticos y de investigación. (Lea aquí: Universidades terminarán el año en clases virtuales)

“Orienta sobre la autorización para la movilización de los estudiantes, docentes y miembros de la comunidad educativa de los programas que requieran el uso inmediato de laboratorios de investigación y de espacios académicos de práctica asistida, dotados de equipos técnicos que deban ser manipulados presencialmente, previa coordinación con las autoridades locales”, explica el Mineducación.

La segunda fase contempla el regreso progresivo a los establecimientos educativos de toda la comunidad y aunque depende de la autonomía académica de las instituciones de educación superior, también está sujeta a los mandatos de las administraciones locales y a los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud.

De acuerdo con el Mineducación, es necesario “un análisis riguroso de las condiciones respecto a su capacidad instalada, el número y características de la población estudiantil, docentes y personal administrativo que se movilizarían, así como las adecuaciones que deberían realizarse con el fin de atender los protocolos de bioseguridad”.

En tres fases

El Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC) sugiere un modelo de tres fases para que las IES garanticen la continuidad educativa en medio de la crisis. La primera fase, que es la que atraviesan la mayoría de las universidades en el país, consiste en el apoyo a estudiantes y maestros “para hacer posible la continuidad pedagógica con calidad y equidad atendiendo las necesidades de equipamiento, conectividad, servicios para aplicaciones móviles; y, en segundo lugar, en planificar adecuadamente la reapertura presencial de operaciones con planes sanitarios, organizativos, pedagógicos y financieros”.

Una segunda fase se concentra en desarrollar programas compensatorios de apoyo al aprendizaje de los estudiantes en desventaja, y en la adaptación de los contenidos curriculares a formatos digitales. “Algunas estrategias incluyen tutorías individuales; grupos reducidos de aprendizaje para la nivelación en materias críticas por su carácter instrumental; y escuelas de verano que ofrezcan seminarios compensatorios”, detalla la IESALC.

Finalmente, se debe realizar el registro de los cambios pedagógicos introducidos y sus impactos; la reflexión interna sobre la renovación del modelo de enseñanza y aprendizaje, el aprendizaje a partir de los errores y escalar la digitalización, la hibridación, entre otros aspectos. “Las IES habrán perdido una gran oportunidad si no se detienen a reflexionar internamente, con la participación de estudiantes y profesores, acerca de las lecciones aprendidas durante la crisis sobre los procesos de enseñanza y aprendizaje”, indica la organización internacional.