Farándula


Epa Colombia: su vida entre fama y polémicas

Tras conocerse la condena que debe asumir la empresaria por hechos vandálicos, aquí le recordamos de forma resumida el giro que ha dado su fama.

REDACCIÓN FARÁNDULA

12 de agosto de 2021 05:44 PM

Han pasado cinco años desde que Daneidy Barrera se lanzó al mundo de la fama nacional con su frase: ““Eh, eh, epa Colombia, eh, eh, epa, epa, epa”, luego de que en redes sociales circulara un video de una mujer apoyando a la Selección Colombia en la Copa América de 2016 . Desde entonces, la también empresaria que sacó miles de carcajadas a colombianos que se identificaban con su carisma, quedó apodada con el nombre que todos conocen: ‘Epa Colombia’.

Pero no fue sino hasta el 2018, cuando sus seguidores en redes sociales iban sumando cada vez más, quienes le sugirieron que viajara para ver en vivo y en directo el partido en el Mundial de Rusia 2018, y así fue. Emprendió un viaje hasta la nación más grande del mundo. Sin embargo, muchos colombianos consideraron que Epa Colombia representaba “un mala imagen” debido al tipo de contenido que subía en sus redes sociales.

(Lea aquí: Condenan a 63 meses de prisión a ‘Epa Colombia’).

Fueron tantas las críticas que recibió la instagramer que, al poco tiempo, la Entidad de Formación para el Trabajo del Estado Colombiano de el Sena, donde Daneidys estudiaba entrenamiento deportivo, la expulsó al considerar que el video con el que se hizo viral hacía quedar mal a la institución.

“Todo empezó así, amiga. Yo hacía publicidad en las redes sociales y era la mujer que más generaba venta en internet porque mis seguidores me compraban muchísimo. Un día me dijeron: ‘Vas a ir al mundial de Rusia’, y yo tenía muy poquito ahorrado porque yo cobraba poco por la publicidad ya que no creía en mí [...] Resulté en Rusia sola y creí que me iban a violar, porque allá nació el vicio. Y me gasté los ahorros de montar mi negocio, la peluquería”, relató Epa Colombia en una de sus publicaciones sobe cómo pasó de dejar los estudios a emprender a través de internet.

La hoy empresaria empezó a ganarse la vida “a punta de historias” y fue así como consiguió el dinero para entrar al mundial. Más adelante narró que fue en esa época cuando, según Daneidy, una persona le comentó: “‘Tiene ese cabello terrible’. Entonces una marca me dijo: ‘Tienes que tenerlo bonito’, y yo en Rusia me mandé a hacer una queratina y ese fue el producto que yo implementé en Colombia”.

Así ha trascendido la vida de Epa Colombia: entre polémicas, vandalismo y hasta reconocimiento. En 2019, Epa Colombia protagonizó actos de violencia en las calles de Bogotá durante el paro de ese año.

El paso a paso de sus actos

La vida de Epa Colombia a trascendido así: primero se volvió un hit en redes sociales luego de que un creador de contenidos que se hacía llamar ‘El Brayan’ compartiera aquel video apoyando a la Selección. De ahí en adelante su vida cambió.

Segundo, Daneidy pasó de hacerse viral a convertirse en influencer subiendo contenidos en redes sociales, lo que la llevó a ser aceptada por algunos y criticada por otros debido a su forma de hablar, de vestir y hasta por su físico. Poco a poco la influencer se daría a conocer en cada rincón del país hasta convertir su nombre en una marca.

Su vida como empresaria iba en marcha. Creó algunas peluquerías e inició innovando con su producto de queratinas de la misma marca que su nombre artístico: Epa Colombia. Hasta que un video que ella misma subió en redes sociales en 2019 cambió todo: Epa Colombia decidió recurrir al vandalismo y a la violencia destrozando una estación de Transmilenio, sistema de transporte público de la capital, durante la jornada de paro nacional. Fueron esas acciones las que la llevaron a cumplir hoy cinco años en prisión.

(Lea aquí: Epa Colombia se pronuncia por primera vez tras conocerse su condena).

Con un martillo entre sus manos, la infuencer destrozó la taquilla en la estación de Molinos, ubicada al sur de Bogotá, generando una gran afectación monetaria en el sistema. Fue entonces cuando las redes sociales estallaron con miles de críticas, provocando que más adelante se llevara a cabo una audiencia condenatoria, donde una jueza especializada la condenó a 3 años y 10 meses de prisión por vandalismo. Cabe anotar que como la pena fue menor a 4 años, fue excarcelable.

El año pasado, la Fiscalía General de la Nación la acusó por los delitos de perturbación en servicio de transporte público colectivo u oficial, instigación a delinquir con fines de terrorismo y daño en bien ajeno.

Luego de aquella decisión, Epa Colombia siguió su vida aparentemente normal, demostrando en las redes sociales que logró enmendar su vida convirtiéndose en una de las empresarias mejor pagadas del país tras crecer con sus queratinas emigrando a Panamá donde, según dijo, le abrieron las puertas para comercializar su producto, pero fue la justicia colombiana, a través del Tribunal Superior de Bogotá, la que concluyó que este capitulo de vandalismo que supuestamente quedó en el pasado, se cerraría con una condena en primera instancia en contra de Epa Colombia por el delito de instigación para delinquir, en el marco de las protestas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS