Columna


¿En qué se gastan la plata?

JAVIER RAMOS ZAMBRANO

14 de noviembre de 2021 12:00 AM

La columna del domingo pasado la titulé: Alcaldes locales pasan de agache, porque pocos cartageneros saben quiénes son, ni si se gastan la plata en lo que la ciudad necesita. Para la muestra, los escandalosos contratos que en este 2021 firmó el alcalde de la Localidad 2, Andy Reales, quien en septiembre se gastó $1.500 millones en unos libros (ojo, no son los mismos “libros” de los concejales) para una cátedra de paz en los colegios, y se gastó otros 1.500 millones en elementos de bioseguridad como antibacterial y tapabocas. Sí, ¡3 mil millones! Dos contratos que contaron con el aval de los 9 ediles y que bien pudieron ser utilizados para asuntos más importantes en la localidad más pobre de la ciudad. Fueron pocos los líderes comunales que se pronunciaron al respecto y no se conoce investigación alguna de los órganos de control. Lo cierto es que en esos dos contratos se gastaron cerca del 30% del presupuesto del año, mientras la gente de Olaya Herrera, Boston, La Candelaria, El Pozón, La María, y muchos otros barrios humildes de su jurisdicción siguen con sus necesidades básicas insatisfechas.

Y aunque esa contratación causó revuelo mediático en la ciudad, no fue impedimento para que en la alcaldía de la Localidad 3, con Aroldo Coneo a la cabeza, se abriera una similar por 900 millones en octubre, también para comprar gel antibacterial, tapabocas y demás. Sí, en octubre, con la vacunación contra el COVID-19 muy avanzada en la ciudad, a él se le dio por abrir ese contrato para bioseguridad. Mientras tanto, gente de Nelson Mandela, La Sierrita, Policarpa, Arroz Barato y decenas más de la localidad 3 siguen atravesando múltiples necesidades.

Esos dos ejemplos para mencionar apenas un par de los recientes contratos con los que las alcaldías locales han direccionado los recursos públicos de los cartageneros, a la vista de los ediles, de los veedores, de los líderes comunales y la gente del común.

Recientemente Funcicar presentó los datos de la contratación realizada por las tres localidades de Cartagena durante el 2020 y el 2021. En 2020, las tres contrataron $21.887.551.889 a través de 177 contratos. Y en este 2021, a corte de octubre 14, las localidades habían contratado 24 procesos por $13.632.532.567.

Según Funcicar, el 29% de los procesos contratados fue para atender temas de emprendimiento, un 12% para derechos sexuales y reproductivos, 8% para convivencia y paz, y el 55% restante se destinó a temas como: capacitaciones en cuidado del medio ambiente, cátedra de la paz, cultura, diseños, educación afro, elementos de bioseguridad, seguridad vial, saneamiento básico de viviendas, protección animal, gestión del riesgo y prevención de violencia en jóvenes.

Así mismo, Funcicar reveló que el 79% de los contratistas que han tenido las localidades en el 2021 han sido Esales (Entidades Sin Ánimo de Lucro), la mayoría cuestionadas en el pasado por Funcicar tras identificar que son “de todito”. El 79% de la contratación se ha dado por selección abreviada de menor cuantía, el 13% por concurso de méritos y solo el 8% por licitación pública.

También es importante resaltar que por ley las alcaldías locales deben invertir el 30% de sus recursos en los corregimientos. ¿Lo han hecho? ¿Qué dicen los líderes comunales de Pasacaballos, Bayunca, Arroyo Grande, las Islas del Rosario, entre muchos otros? Las respuestas están en la Casa de Justicia de El Country, en la Casa de Justicia de Chiquinquirá y en la Biblioteca Distrital de El Socorro, donde están las tres sedes de estas entidades descentralizadas. Es probable que buscando allí, estos mandatarios y los ediles dejen de seguir ‘pasando de agache’.

*Periodista. Magíster en Comunicación. Twitter: @javieramoz.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS