Política


Inquietudes por tres contratos entre la Alcaldía de Cartagena y Edurbe

Los procesos adjudicados en menos de diez días y que ascienden los $2.600 millones, provocaron controversia, ya que la entidad estaba al borde de la liquidación.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

03 de noviembre de 2021 12:00 AM

El pasado 30 de abril, el alcalde William Dau anunciaba: “Edurbe se va a liquidar. La próxima semana tendremos una reunión con la junta directiva para tomar la decisión final”. Se refería a la profunda crisis que hace tiempo ahoga a la entidad.

(Le puede interesar: Así usan la tecnología para combatir la corrupción pública en Colombia)

El motivo de la liquidación de la que hablaba es la crisis financiera y administrativa de la Empresa de Desarrollo Urbano de Bolívar (Edurbe), agudizada tras varias renuncias de gerentes, manifestaciones de empleados por varios meses de trabajo sin salario y una suerte de limbo operacional ante los más de 21 mil millones de pesos que tiene la entidad en deudas.

Inquietudes por tres contratos entre la Alcaldía de Cartagena y Edurbe
Seis meses después del anuncio del alcalde, causa desconcierto que la Alcaldía acabe de concretar con Edurbe tres contratos que ascienden los 2.670 millones de pesos.

Según informó Funcicar, se harán a través de la Secretaría General por la modalidad de contratación directa, “evadiendo el uso de modalidades competitivas en las que Edurbe pudo haber participado con otros oferentes, pensando en el menor costo frente a mayores beneficios”.

Ante las grietas institucionales de Edurbe, hay mucha preocupación por la garantía de que cumpla con el plazo de ejecución, que es el próximo 31 de diciembre, sobre todo cuando Funcicar indicó que en el historial contractual de Edurbe pesa el incumplimiento de las fechas de entrega en un 65% de los procesos donde ha intervenido.

Plazo que se puede alterar por la temporada de lluvias, celebraciones novembrinas y festividades de fin de año.

Según Funcicar, uno de los principales argumentos del Distrito para la contratación con Edurbe es “su facilidad para contratar obras en tiempos cortos”. Sin embargo, dicha fundación realizó un informe de análisis de la contratación en el 2017 del Distrito con esa entidad, que demostró que los procesos no se terminaron en las fechas o tuvieron múltiples suspensiones, entre otras por situaciones predecibles que pudieron evitarse con una buena planificación, hechos que derivaron, en algunos casos, en medidas disciplinarias de la Procuraduría.

Uriel De Arco Paternina, exdirector de Edurbe y quien renunció tras pocos meses en el cargo por supuestas presiones y mala relación con el alcalde Dau, precisó sobre las ventajas y beneficios que pueden explicar la retoma de contratos con la entidad por parte del Distrito. “Es una empresa pública que hay que darle uso, donde el Distrito es dueño o ‘inversionista’ en un 84%, ya que si no lo hace también tendría la responsabilidad de sacar dinero para su sostenibilidad financiera e institucional”, dijo.

Responsabilidad en el sostenimiento y funcionamiento de Edurbe que confirmó la Secretaría General del Distrito a este medio.

El exdirector, sin embargo, señaló que Edurbe necesita una transformación y una modernización para convertirse en una empresa útil para los cartageneros. “Una entidad bien manejada, con el personal idóneo que coadyuve al desarrollo de la ciudad, porque ante la ausencia de expertos en administración de proyectos certificados, Edurbe podría ser la casa de esos expertos y utilizarla para proyectos importantes de la ciudad con mucho control”, manifestó.

(Lea: La crisis mundial por la que hay escasez de tarjetas de Transcaribe)

Inquietudes y garantías

La reanudación contractual entre el Distrito y una entidad que siempre está bajo el manto de la liquidación se oficializó el 19 de octubre con la adjudicación de un contrato para obras de mantenimiento y reparaciones en el mercado de Santa Rita, por un valor de $351 millones y $23 millones en intermediación.

La relación se afianzó el 28 de octubre con otros dos contratos. Primero, obras de mantenimiento y limpieza de causes pluviales; segundo, adecuaciones hidráulicas sanitarias y mejoramiento de viviendas de familias en extrema pobreza focalizadas por el PES en la Localidad 2. Los dos ascienden a los $2.400 millones.

Frente a la precisión de Funcicar, del 65% de incumplimiento de Edurbe en la entrega de obras, Uriel De Arco argumentó: “Respecto a ese porcentaje, lo importante no sería la cantidad, sino la calidad, en términos del ‘valor ganado’ con esos proyectos, es decir, en alcance, tiempo, presupuesto y calidad”.

Para el exdirector, un problema que detectó cuando llegó a Edurbe es que hay más costos de funcionamiento que ingresos. “Por ejemplo, había un contrato de transporte que recogía y llevaba a los empleados oficiales a su casa, y una cantidad de gastos de empresas financieramente solventes. Para salir de la crisis que tiene se deben reducir gastos innecesarios; una reestructuración de los aportes de los accionistas y su figura; reformar estatutos y redefinir las funciones específicas de la entidad dentro de la cadena de valor público, que le apunten a uno de los programas del Plan de Desarrollo y, por supuesto, a los indicadores de política pública que beneficien directamente a los Cartageneros”.

Con la consecución de esos elementos, el exfuncionario afirmó que Edurbe podría recibir nuevamente inversiones de capital y definir una estructura de financiación que se pague directamente con las actividades o proyectos que realice. Es decir, “definir el Project Finance de la nueva Edurbe”.

El Universal intentó contactar a la gerencia de Edurbe, pero no fue posible. “Con respecto a las comunicaciones de Edurbe, la misma situación financiera hace que no se cuente con este servicio en la entidad. Por eso las comunicaciones las maneja el mismo personal, en cabeza del gerente”, precisó Uriel De Arco.

Distrito responde
El Distrito indicó que recuperar a Edurbe, desde el punto de vista técnico, financiero y jurídico, es una de sus metas. Por ende, ha decidido suscribir esos contratos con plena supervisión legal y transparencia en materia de recursos y garantías. “Prima la satisfacción del interés general, pues es incuestionable que Edurbe es una empresa que cuenta con amplia experiencia y capacidad reconocida para ejecutar las obras contratadas e impactar a las comunidades”.
Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS