Atlántico


Si no se corrige el contrato la APP del Río, habrá una gran frustración

Así lo manifestó Augusto García, durante el foro ‘App Sí, Pero no así’, que se realizó este miércoles en Barranquilla.

Un grupo de especialistas en el sector marítimo y fluvial del departamento del Atlántico, luego de conocer los pliegos para la licitación de una nueva APP del río Magdalena, advirtieron al Gobierno nacional sobre los errores del mismo, en un foro denominado ‘App, Sí, Pero no así’, realizado este miércoles en el Centro Empresarial Buenavista de Barranquilla.

El proyecto, cuyo cronograma establece que se firmaría en julio próximo en una concesión a 15 años, los expositores, entre los que se encuentra Augusto García (ex director de Cormagdalena), los consultores Enrique Lequerica y Roberto Ramírez, y el columnista de El Heraldo, Nicolás Renowitzky, piden que sea revisado.

Los errores que precisan están en el pliego de condiciones del contrato de la APP del 2021, asociados a los riesgos compartidos del proyecto, que fue diseñado para ser un contrato de servicios y que eventualmente se convertiría en un servicio de dragado, es decir, de obra por metro cúbico, lo que en unos años aumentaría su costo. Los recursos adicionales, que finalmente asumiría el Estado colombiano, no están asegurados en la licitación.

“Es un sueño en el que coincidimos todos los colombianos al igual que el Gobierno de ver un río navegable, pero estamos convencidos que la manera como está estructurada la APP no va a servir ni para Barranquilla ni mucho menos para el país”, dijo Augusto García.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Agregó que “nos hemos cansado de presentarle, con documentos y cartas, al Gobierno y participar en cuanto foros, que no han sido muchos, nos han invitado, pero como no hemos tenido el suficiente eco, se ha organizado este foro acá en Barranquilla para que pudiéramos resumir y concretar las preocupaciones que tenemos sobre esta APP”.

“La primera es más una frustración que una preocupación es que el río lo lleven hasta donde no esté la carga. Hacer una obra donde se van a invertir 1.5 billones de pesos para llevar el río hasta Barrancabermeja, cuando sabemos que, en cuatro años, la carga que hoy se genera en ese puerto en cuatro años se va a terminar (casi que va a coincidir con la terminación de la obra), nos parece una equivocación. La carga, como lo demuestran los estudios contratados en el 2012 y los estudios recientes contratados por el Gobierno del presidente Duque, demuestra que está en el trayecto Barrancabermeja-Puerto Salgar, porque ahí está concentrada el 60% o el 70% del producto interno bruto colombiano., porque están cerca Bogotá y Medellín”, apuntó García.

Un segundo punto dijo es "que partiendo que el dragado va a llegar hasta Barrancabermeja, se decidió en este Gobierno modificar la política de riesgos que se comparten entre contratante y el contratista y decidió el Gobierno asumir una parte de los riesgos de dragado. Y ese cambio, importante en la política de la matriz de riesgo, va a traer unas consecuencias graves, a nuestro modo de ver, en la adjudicación de contratos”.

“Esas inquietudes las hemos trasladado al Gobierno nacional y hemos tenido unas respuestas muy ligeras, poco directas y no nos han dejado contra preguntar. En el lugar que tuvimos fue en un foro organizado por la presidencia del Senado de la República y allí no se dieron las respuestas. No entendemos la razón el porqué el Gobierno ha asumido esa actitud, porque nosotros no estamos aquí en una posición política, estamos en una posición cívica, consciente de que hay que corregir los errores porque de lo contrario estaremos abocados a un escándalo y veremos frustrado una situación de que el contrato no se realice”, aseguró Augusto García.

Los riesgos compartidos

Según los expertos, la modificación tiene como sustento el documento 4028 de 2021, que modificó una política pública regente para el sector de infraestructura desde el año 2001, que establecía que el riesgo debía estar en cabeza del contratista. Por el contrario, a partir del 2021, este gobierno decidió que el riesgo constructivo podía compartirse con el contratante público, con el único argumento que de esta manera se podría aumentar el número de proponentes. Hasta ahora nadie del gobierno ha informado cuál será el costo para el erario de esta modificación y cuáles los riesgos en su ejecución por la falta de seguridad jurídica que este cambio provocará en este contrato.

El contrato de la APP estima un límite en la cantidad de metros cúbicos dragados, a partir del cual entra a correr el taxímetro a cargo de la Nación.

Mayor a 3.630.000 y menor a 4.356.000 riesgo contratista.

Mayor a 4.356.000 y menor a 5.808.000 riesgo compartido.

Mayor de 5.808.000 riesgo contratante.

“No existe información completa sobre la metodología para el cálculo del material dragado, es decir, se desconocen los documentos técnicos que demuestren que el límite de 3,630,000 metros cúbicos es correcto”, argumentó Augusto García, teniendo en cuenta que estudios parciales realizados por la Uninorte para Cormagdalena, ratifican que la estimación de dragado es superior a la prevista en los pliegos.

Lea aquí: Cada hora se vende una vivienda en Barranquilla

Confirma su teoría el hecho que, en el 2021, Cormagdalena junto con Findeter dragaron 3.500.000 metros cúbicos sólo en los últimos 22 kilómetros del Puerto de Barranquilla; para este año, en este sector, en sólo dos meses, ya se ha dragado más de 1 millón de metros cúbicos, es decir, casi el 30% del total previsto.

Costos del dragado

Los pliegos contienen una información que no ha sido explicada por la ANI, Cormagdalena y el Ministerio de Transporte. Se trata del incremento en el precio unitario del metro cúbico cuando éste sobrepasa el 160% del presupuesto.

“La costumbre popular es que por docenas se cobre menos, acá lo contrario, por más material se cobra más del doble por unidad, esto es un verdadero escándalo “, señaló el exdirector de Cormagdalena.

A estos errores se suma la decisión que el contratista no debe demostrar experiencia en obras fluviales, con lo cual podemos vernos abocados a una inmensa frustración entre quienes sueñan con un río navegable recorriendo la mayor parte del país.

La carga se desconecta del río

“El río Magdalena moviliza anualmente 4 millones de toneladas. La carga que sale desde Antioquia, Bogotá, Cundinamarca y Caldas representa el 60 por ciento del producto interno bruto colombiano”, manifestó el capitán Enrique Lequerica, y en ese sentido, los puertos más eficientes se encuentran entre Puerto Berrío y Puerto Salgar, como lo demuestran los estudios.

Sin embargo, las condiciones del contrato establecen que la carga quedará desconectada del río con la propuesta de llegar solo a Barrancabermeja, donde no hay suficiente carga.

  NOTICIAS RECOMENDADAS