Seis excombatientes escriben una vida lejos de la violencia

19 de julio de 2019 12:00 AM
Seis excombatientes escriben una vida lejos de la violencia
A través de este proyecto, estos seis excombatientes surten con medicamentos y productos de aseo a 200 tiendas y dos pequeñas droguerías en Bolívar y Magdalena. // Cortesía

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace siete años, aún teniendo algunos vínculos con la entonces guerrilla de las Farc, John Jairo Villa*, un joven auxiliar de servicios farmacéuticos, sintió la necesidad, cada vez más recurrente, de buscar un rumbo distinto para su vida.

Quería distanciarse del conflicto armado, luego de una niñez y adolescencia marcadas por la relación con ese grupo subversivo, que solía frecuentar la zona rural donde vivía con su familia, en los Montes de María.

(Le puede interesar: Dejan libre a Assi Moosh, el israelí propietario de la ‘Casa Benjamín’ en Cartagena)

Con sus conocimientos como auxiliar farmacéutico, y con solo $200.000 en sus bolsillos, decidió recorrer algunas tiendas y farmacias de su pueblo, donde después de conversar con sus propietarios constató que estos debían viajar hasta Sincelejo (Sucre) para poder surtir sus negocios con medicamentos.

Fue así como Vila vio una incipiente oportunidad de generar ingresos, salir adelante y dejar atrás aquella vida teñida de violencia. Viajó a Sincelejo y compró algunos medicamentos que consideró serían los de mayor salida.

Así, con una caja de cartón a hombros e invadido por expectativas y dudas, regresó a su pueblo con medicamentos como ibuprofeno, naproxeno y acetaminofén, los cuales logró vender en cada una de las tiendas que había visitado inicialmente. De aquellos $200.000 iniciales, había logrado una ganancia de $100.000, así que decidió seguir con su nuevo negocio y buscar más clientes.

Debido a que John Jairo no tenía vehículo para transportarse y entregar los pedidos en las droguerías y tiendas que ahora surtía con lo que compraba en Sincelejo, trabajó durante un año hasta que consiguió ahorrar un millón de pesos para la cuota inicial de una moto propia.

Cada vez con más clientes, las ventas de los medicamentos le permitían pagar $300.000 mensuales y, tras un año de labores, terminó con la deuda a la que se había hecho para tener la moto propia para su negocio.

(Lea también: Gobernación intervendrá la carretera Mompox - Cicuco)

John confiesa que parecía haber encontrado de manera definitiva la forma de distanciarse de cualquier vínculo con las Farc. Sin embargo, su capital no era suficiente para consolidar su negocio y poder contratar las personas que necesitaba para cumplir con todos sus pedidos. Fue entonces cuando recibió la llamada de un conocido y, con ella, la gran oportunidad con la que ha logrado mejor su calidad de vida y reincorporarse a la sociedad civil.

Proyecto con excelentes resultados

Tras la firma del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto, en 2016, Villa fue contactado por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), para ser orientado sobre el apoyo que podía recibir a través del desembolso de proyectos productivos.

Aunque tenía serias dudas, logró convencerse de que se trataba de una oportunidad real, con las garantías necesarias. Contactó a cinco compañeros, a los que había conocido dentro de las Farc, con quienes sentía que podía darle un mayor crecimiento al negocio de distribución de medicamentos y productos de aseo.

Después de hablar con ellos y analizar cómo serían las funciones de cada uno, este grupo de seis excombatientes de las Farc han consolidado una droguería que hoy es un referente en los Montes de María.

De acuerdo con Villa, actualmente surten con medicamentos y productos de aseo a 200 tiendas y dos pequeñas droguerías en Bolívar y Magdalena.

Este equipo, conformado por dos personas que atienden a los clientes, tres distribuidores y un asesor logístico, surte a negocios en los municipios de El Guamo, San Juan Nepomuceno, San Jacinto, El Carmen de Bolívar, Zambrano, Córdoba; el corregimientos de San Cayetano (en San Juan), Plato y Tenerife (en Magdalena), así como la zona rural de San Inés (en Tenerife).

Con el apoyo de la ARN, antes de comenzar con este proyecto productivo recibieron 40 horas de capacitación en cooperativismo básico y vienen preparándose en servicio farmacéutico, contabilidad y finanzas.

“Al principio no fue fácil porque mis compañeros y socios les costaba bastante relacionarse con los clientes de las tiendas y droguerías para ofrecerles el catálogo de productos. Pero gracias al apoyo de la ARN, las capacitaciones y la experiencia de la práctica, el desempeño grupal es cada vez mejor. Esto nos permite atender nuestra farmacia y también hacer los recorridos, tal cual como lo hace un visitador médico”, explica Villa.

(Lea aquí: Procuraduría pone la lupa a Sergio Londoño por contratos cuando era alcalde de Cartagena)

Los beneficiados

Tal y como ocurre con este exitoso caso, la ARN ha aprobado, a la fecha, un total de 235 proyectos productivos destinados a excombatientes de las Farc que cumplen con sus procesos de reincorporación a la vida civil. Estos proyectos, con un total de $12.047 millones desembolsados por parte de la ARN, han beneficiado a 1.506 excombatientes de todo el país.

Para el caso de Bolívar, donde existe un registro oficial de 214 personas en proceso de reincorporación, hay 18 proyectos productivos individuales funcionando, distribuidos en El Carmen de Bolívar, San Jacinto y Cartagena.Para este año ya se han formulado 27 proyectos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Bolívar

DE INTERÉS