Salud


Controlar las enfermedades crónicas, una tarea de todos

El coronavirus ha reafirmado un reto mundial: controlar las enfermedades crónicas. ¿Qué está haciendo Colombia para manejar estas patologías en medio de una pandemia que parece absorber la capacidad del sistema sanitario? El viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, responde.

LAURA ANAYA GARRIDO

16 de agosto de 2020 12:00 AM

Controlar las enfermedades crónicas es una asignatura pendiente de la humanidad entera y la pandemia de la COVID-19 llegó para reafirmarlo.

Aquí hay varias claves: primero, la ciencia ha confirmado que el nuevo virus puede atacar de forma más severa a las personas mayores y, especialmente, a pacientes con enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes, afecciones renales, cardíacas y demás; segundo, esta misma población, que necesita quedarse en casa para evitar a toda costa infectarse, es la que históricamente debía asistir a sus citas periódicas para controlar esas patologías. Ahí está un reto inmenso que Luis Alexander Moscoso, viceministro de Salud, reconoce y que, según afirma, Colombia ha ido afrontando. Un desafío en el que las autoridades tienen una gran responsabilidad, pero donde el primer y más valioso actor debe ser cada paciente.

Las 3 enfermedades crónicas más frecuentes:

“Gran parte de estas patologías se da en personas mayores de 70 años y, para ellas, Colombia decidió cambiar la forma de manejar las enfermedades crónicas, porque estas personas son muy susceptibles a complicarse por COVID-19, presentan cuadros muy severos y con una letalidad muy importante”, dice el viceministro Moscoso.

Imagen logo coontigo-02

Desde la casa

Según el funcionario del alto Gobierno, estas personas hoy “se manejan de preferencia ambulatoria en casa, eso significa que las consultas médicas y la atención se deben hacer por teleconsulta, visita domiciliaria, con entrega de medicamentos en casa, procedimientos -los posibles- en casa, toda una serie de atenciones de tipo domiciliario con el fin de evitar que se trasladen a sitios donde la probabilidad de contagiarse es mayor”.

En la eventualidad en que estos pacientes crónicos deban ir necesariamente a una IPS o a cualquier entidad hospitalaria, “se manejan horarios y rutas especiales”.

Accesos, el talón de Aquiles

“Los accesos a veces son complejos, especialmente para las personas en el ámbito rural. En algunas ocasiones, las tecnologías no están disponibles en todos los sitios, ni en todos los grupos poblacionales, y entonces se hace más difícil ese acceso virtual o esa posibilidad, incluso los mismos desplazamientos. Y, si hablamos de inconvenientes, habría que mencionar que atender de forma virtual o a través de visitas domiciliarias genera mayores costos, mayores inversiones, mayor trabajo y a veces es difícil concretarlo”, reconoce el viceministro.

“Para usted, paciente crónico: la invitación es a que no tenga miedo, pero no se deje complicar. La atención tardía puede incidir en el resultado final en forma negativa”.
Luis Alexander Moscoso,
Viceministro de Salud.

Protéjase y pida ayuda

En el otro extremo están los pacientes que pueden acceder a la atención y se rehúsan a hacerlo basados en falsas creencias respecto al COVID-19. “Este ha sido un tema muy complejo (...), a veces las personas retrasan sus procedimientos o consultas, especialmente con el mismo coronavirus, y nuestra indicación para ellos es: si usted tiene síntomas, comuníquese con su médico telefónicamente; si por alguna razón tiene dificultades para comunicarse, asista a su IPS, obviamente con todas las medidas de protección y cuidado. Si ve que su cuadro clínico se deteriora, no dude en ir a Urgencias, lógicamente hágalo con las medidas de protección, intente no usar transporte público o transporte público congestionado, hágalo con tapabocas, conserve el distanciamiento y sepa que en las IPS encontrará rutas preferenciales para usted”, señala el doctor Moscoso. (Lea también: Controlar las enfermedades crónicas, un reto reafirmado por la COVID-19)

*Organismo técnico no gubernamental del Sistema General de Seguridad Social en Salud de Colombia.