Salud


Coronavirus: recomendaciones para pacientes con asma

Hay unas 235 millones de personas que la padecen en el mundo. Hoy, en el Día Mundial del Asma, veamos cuál es el panorama de la enfermedad durante la pandemia.

LAURA ANAYA GARRIDO

05 de mayo de 2020 07:00 AM

El miedo es una reacción natural de las personas ante lo desconocido y, sobre todo, es un sentimiento que nos alerta para reaccionar rápido ante cualquier amenaza, pero nos incapacita cuando se convierte en pánico. Desde que comenzó a conocerse la magnitud de la pandemia del nuevo coronavirus, se ha dicho que las personas asmáticas tienen más riesgo de complicarse si llegan a padecer el virus, lo cual puede atemorizar a los mismos pacientes y a sus familiares, pero lo cierto es que lo importante ahora es prevenir y para ello necesitamos estar más informados que nunca. (Le puede interesar: Colombia llega a 7.973 casos de coronavirus, ya van 344 en Cartagena)

Asma y COVID-19

Como lo explican los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos: “Las personas con asma de moderada a grave pueden tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente con el COVID-19. El COVID-19 puede afectar sus vías respiratorias (nariz, garganta, pulmones), causar ataques de asma, y posiblemente derivar en neumonía y enfermedades respiratorias agudas”. (Lea además: Medicamento remdesivir, modesta efectividad contra el coronavirus)

No hay un tratamiento específico ni vacuna para la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, por lo que lo más importante es evitar exponerse al virus, en ese sentido, los CDC recomiendan preparase de cara al COVID-19 así:

-Abastécete de suministros

-Toma precauciones cotidianas para mantener distancia entre tú y otras personas.

-Si te ves obligado a ir a lugares públicos, mantente alejado de las personas, mínimo a un metro de distancia. Usa tapabocas.

-Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón o usa un desinfectante de manos a base de alcohol.

-Evita las multitudes (nada de ir al supermercado en el día de tu Pico, placa y cédula por estos días). (Vea además: En los barrios con más contagios las personas juegan fútbol, cartas y dominó)

-Si alguien en su casa está enfermo con COVID-19, haz que permanezca alejado de los demás en el hogar para reducir el riesgo de propagar el virus dentro de la casa.

-No compartas artículos personales del hogar, como vasos y toallas.

Ten un plan de acción:

-Mantén bajo control tu problema de asma siguiendo tu plan de acción para el asma.

-Sigue utilizando tu medicamento actual, incluidos los inhaladores con esteroides (”esteroides” es otra denominación de corticoesteroides).

-No suspendas ningún medicamento ni cambies tu plan de tratamiento para el asma sin consultar antes a tu médico.

-Habla con tu médico o Eps acerca de tus inquietudes sobre el tratamiento.

-Asegúrate de tener a la mano medicamentos y suministros no recetados para 30 días, por si tienes que quedarte en casa durante un periodo prolongado.

-Si no sabes bien, aprende cómo usar tu inhalador.

-Evita tus desencadenantes del asma.

-Las emociones fuertes pueden provocar ataques de asma. Toma medidas para sobrellevar el estrés y la ansiedad.

Limpiar es importante

-Si es posible, que alguien que no tenga asma se encargue de limpiar y desinfectar las superficies que tú y tu familia toca frecuentemente. Cuando utilicen productos de limpieza, deben:

-Asegurarse de que no haya personas con asma en la habitación.

-Reducir el uso de desinfectantes que puedan provocar ataques de asma.

-Abrir puertas o ventanas y usar un ventilador para hacer circular el aire.

-Limpiar y desinfectar a diario las superficies como teléfonos, controles remotos, mesas, manijas de las puertas, interruptores de la luz, mesones, manijas, escritorios, teclados, inodoros, grifos y lavabos.

-Seguir siempre las instrucciones que figuran en la etiqueta de cada producto.

-Rociar o humedecer un paño de limpieza o toallita de papel con el producto, en vez de rociarlo directamente sobre la superficie (si es posible de acuerdo con la etiqueta del producto).

¿Qué es?

Según la OMS: “El asma es una enfermedad crónica caracterizada por ataques recurrentes de falta de aire y sibilancias, cuya gravedad y frecuencia varían de una persona a otra. Además puede presentar disnea y tos”. El asma provoca que se inflamen y estrechen las vías que conducen el aire a los pulmones. Su gravedad es variable según el paciente. Los síntomas pueden manifestarse varias veces al día o a la semana, y en algunos casos empeoran durante la actividad física o por la noche.

No se conocen plenamente las causas fundamentales del asma, pero sus principales factores de riesgo son la exposición a alérgenos como los ácaros del polvo doméstico, presentes en las camas, alfombras y muebles, la caspa de los animales de compañía, los pólenes o los hongos, la contaminación, el humo del tabaco y los irritantes químicos en el lugar de trabajo.