Salud


La mujer en la agricultura y la alimentación del mundo

El trabajo que desde diferentes industrias se está realizando para otorgar mayor protagonismo a la mujer es importante.

REDACCIÓN SALUD

18 de octubre de 2020 06:14 PM

El Día Mundial de la Alimentación de este año pone la lupa sobre los agricultores del mundo, quienes desde el primer momento de la crisis sanitaria han trabajado para garantizar los alimentos y la nutrición que las personas necesitan. En este reconocimiento sobresalen las mujeres rurales, un grupo que suma en Colombia alrededor de 5,1 millones de personas y representa el 47,2 % de la población que habita en el campo, según cifras recientes del ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

Según el estudio entregado por el ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural en Colombia, las mujeres se encuentran en desventaja en ciertos aspectos del campo. Por ejemplo, la tasa de desempleo de las mujeres es del 8,9 %, a pesar de tener menor participación en el mercado laboral.

Sin bien en la actualidad hay mayores iniciativas de varios sectores por incentivar la participación, inclusión y equidad de género en las labores del campo, Colombia aún está lejos de ser un país de mujeres agricultoras. No es desconocido que la agricultura se ha visto tradicionalmente como una actividad de hombres. Sumado a ello, según Nossa, la poca tecnificación en nuestros campos hace que las labores sean pesadas físicamente para ellas; sin ahondar en la cantidad de horas que dedican al cuidado del hogar.

Lo que sí es visible es las iniciativas o sectores que actualmente cuentan con una buena participación de la mujer rural cada vez más se fortalecen tanto ellas como el sector mismo, es el caso del cultivo de flores “Acá ellas son las protagonistas: las vemos como tomadoras de decisiones, como gerentes de fincas, líderes de equipos técnicos y, por supuesto, mano de obra de labores de campo y post cosecha, en su gran mayoría, roles desempeñados por madres cabeza de familia. En cultivos de banano, la participación de la mujer se da sobre todo en las tareas de post cosecha y, en otros cultivos, la participación es más como gestora del hogar y como apoyo en labores secundarias de los cultivos”, dice María Fernanda Nossa, de BASF.

Sin duda, al final, lo que está claro es que es importante seguir evolucionando no solo en el fortalecimiento del campo, sino en la inclusión de la mujer en roles de liderazgo y colaboración. El trabajo que desde diferentes industrias se está realizando para otorgar mayor protagonismo a la mujer es importante para cubrir la necesidad alimentaria en el mundo. De hecho, un estudio de la FAO sugiere que si las mujeres tuvieran el mismo acceso a los recursos productivos que los hombres, instrumentos para la formación y se estimulara su participación en la toma de decisiones, el número de personas con hambre disminuiría en un 12 %.