Salud


Liberar patentes de las vacunas anticovid, ¿qué significa?

Varios países apoyan la iniciativa, pero no está claro el efecto de esta medida en la campaña contra la pandemia.

AP

09 de mayo de 2021 10:00 AM

Varios líderes mundiales elogiaron a Estados Unidos por su llamado a retirar las protecciones de patente a las vacunas contra el COVID-19 para ayudar a los países pobres a tener acceso a las vacunas. Sin embargo, la propuesta enfrenta varios obstáculos, incluyendo la oposición de la industria farmacéutica.

Tampoco está claro el efecto que tendría esta medida en la campaña contra la pandemia.

Activistas e instituciones humanitarias expresaron su satisfacción después de que Estados Unidos cambió su postura el miércoles e hizo un llamado a exentar la vacuna de las protecciones a la propiedad intelectual. La decisión está en manos de los 164 miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y se requiere que únicamente un país vote en contra de la propuesta para que se descarte.

El anuncio del gobierno del presidente Joe Biden convirtió a Estados Unidos en la primera nación desarrollada con una importante producción de vacunas en expresar su apoyo público a la propuesta de exención que presentaron la India y Sudáfrica en octubre. El jueves, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se sumó a la iniciativa. (Lea aquí: EE. UU. apoya suspensión de las patentes de vacunas contra el COVID-19)

“Estoy completamente a favor de esta apertura de la propiedad intelectual”, dijo Macron en un centro de vacunación.

Pero tal y como lo han expresado muchas compañías farmacéuticas, Macron dijo que la exención no resolverá el problema de acceso a las vacunas. Afirmó que los fabricantes en lugares como África no están equipados para producir las vacunas contra el COVID-19, por lo que en su lugar se debería dar prioridad a los donativos de vacunas de países más ricos. Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson y AstraZeneca -compañías con vacunas contra el COVID-19 autorizadas- no han comentado por el momento, aunque Moderna ha dicho desde hace tiempo que no irá tras sus competidores en caso de violaciones de patentes durante la pandemia.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, fue enfático en la necesidad de actuar con urgencia en este momento de la pandemia.

“En la trayectoria actual, si no hacemos algo más, si el mundo entero no hace algo más, el mundo no estará vacunado por completo hasta 2024”, declaró en una entrevista con la cadena NBC durante su visita a Ucrania.

Tal como se esperaba, la India acogió la medida. El primer ministro de Australia, Scott Morrison, dijo que la postura estadounidense es una “gran noticia”.

El ministro del Exterior de Italia, Luigi Di Maio, escribió en Facebook que el anuncio de Estados Unidos era una “señal muy importante” y que el mundo necesita “acceso libre” a las patentes de vacunas.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que su país estaría a favor. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, también aplaudió la decisión de Estados Unidos.

Pero la oficina de la canciller de Alemania, Angela Merkel, se expresó en contra, y afirmó que “la protección de la propiedad intelectual es una fuente de innovación y debe permanecer como tal en el futuro”.

Una portavoz de Merkel, que habló bajo condición de anonimato, tal como se acostumbra, dijo que en su lugar Alemania se enfoca en buscar la forma de aumentar la capacidad de producción de los fabricantes de vacunas.

En Brasil, uno de los países con mayor número de muertes por COVID-19 en todo el mundo, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que teme que el país no tenga los medios para la producción de vacunas y que suspender las protecciones de patentes podría interferir con las labores de Brasil para adquirir más dosis de las compañías farmacéuticas.