Salud


Lo que dicen los médicos sobre comer con agua y no con jugos

Hay que decir que lo que consumimos como ‘jugos’ en Colombia ni siquiera son zumos de fruta. Son bebidas netamente azucaradas, es decir, estamos bebiendo azúcar.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

24 de septiembre de 2021 08:00 AM

Esta eterna pregunta tiene respuesta pero muchos se hacen los de la vista gorda porque se ha arraigado la costumbre en nuestro país de almorzar con un vaso de jugo al lado. Es que, si no se come con una bebida incluida, hay muchos que sienten que ni siquiera comieron, ¿cierto?

Hay que empezar diciendo que lo que consumimos como ‘jugos’ en Colombia, ni siquiera son zumos de fruta. Son bebidas netamente azucaradas, es decir, estamos bebiendo azúcar. Si somos sinceros, se consideraría que una ración de zumo hecho a base de 100 por ciento fruta equivale a una ración de fruta; y si una ración de zumo de zumo de fruta contiene un 50 por ciento de fruta, esta contaría como media ración, pero no. Se advierte que en ambos puede existir la probabilidad de encontrar azúcares añadidos. Los que se preparan en casa, por ejemplo, siempre son jugos con azúcar. (Le puede interesar: Ayuno intermitente o cómo puede saltarse el desayuno de forma saludable)

Según una investigación de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, “de forma general se advierte de la posibilidad de encontrar azúcares añadidos en estas bebidas (zumos), las cuales pueden aportar una mayor cantidad de calorías. En Estados Unidos, solo los zumos que contienen 100 por ciento de fruta pueden ser etiquetados como zumos de fruta. Las bebidas con otros porcentajes de fruta son consideradas como otro tipo de bebidas azucaradas o cocteles. Estas bebidas usualmente contienen otros nutrientes añadidos como azúcares, vitamina C o calcio”.

Entonces, ¿con qué podemos comer?

Hasta la fecha, solo el agua es recomendada por los expertos para acompañar las comidas, sea después o durante su ingesta. Recordemos que los adultos que consumen menos azúcares tienen menor peso corporal y que el aumento de la cantidad de azúcares en la dieta va asociado a un aumento comparable del peso.

Además, las investigaciones evidencian que los niños con los niveles más altos de consumo de bebidas azucaradas tienen más probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad que aquellos con un bajo nivel de consumo de este tipo de bebidas. Esto se suma a que las bebidas azucaradas interfieren con la digestión.

El agua no se mete con los jugos digestivos

Según el doctor Michael Picco, de Mayo Clinic, “no hay preocupación de que el agua diluya los jugos digestivos o interfiera con la digestión. De hecho, beber agua durante o después de una comida en realidad ayuda a la digestión. El agua es fundamental para la buena salud. El agua y otros líquidos ayudan a descomponer los alimentos para que su cuerpo pueda absorber los nutrientes. El agua también suaviza las heces, lo que ayuda a prevenir el estreñimiento”. ¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp

No en jugos
No hay mejor forma de promover una buena digestión que concentrarse en un estilo de vida saludable. Comer frutas en pasta, como las llamamos por acá es una parte importante de una dieta saludable. Ayudan a los niños a crecer y apoyan las funciones corporales y el bienestar físico, mental y social en todas las edades. Pueden ayudar a prevenir todas las formas de malnutrición (desnutrición, deficiencia de micronutrientes, sobrepeso y obesidad) y reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles. Junto con la malnutrición, las dietas poco saludables se encuentran entre los diez principales factores de riesgo de enfermedades a nivel mundial.
  NOTICIAS RECOMENDADAS