Salud


Mitos y realidades que debe tener en cuenta en su salud oral

Los investigadores señalaron que la mala salud bucal y dental tiene un efecto negativo sobre el sistema inmunológico y el cuerpo en general.

COLPRENSA

09 de mayo de 2021 11:37 AM

Creer que los cepillos de cerdas duras limpian mejor los dientes o que el bicarbonato es el mejor blanqueador dental puede no ser peligroso (al menos no tanto), pero existen algunos mitos sobre la salud oral que no le aportarán nada para su protección y sí pueden facilitar un descuido perjudicial.

Mucho más en tiempos de pandemia

Un estudio reciente realizado por la Universidad de Ciencias de la Salud, en Estambul, sugiere que las personas con una higiene bucal deficiente tienen un mayor riesgo de experimentar síntomas y consecuencias de COVID-19 más graves.

Los investigadores señalaron que la mala salud bucal y dental tiene un efecto negativo sobre el sistema inmunológico y el cuerpo en general, comenzando por el corazón y el sistema vascular.

Los investigadores explicaron que quienes sufrieron graves complicaciones del COVID-19 o fallecieron tenían un sistema inmunológico débil o enfermedades sistémicas graves, como afecciones pulmonares, obesidad, diabetes e hipertensión y en el estudio se encontró una correlación entre las enfermedades sistémicas graves y las enfermedades dentales y periodontales.

Es por esto que la salud oral se convierte en un tema prioritario que muchos han tenido que dejar de lado durante esta época debido a que la mayoría de citas médicas se atienden vía telefónica y, en lo que a los dientes se refiere, resulta fundamental revisarlos de manera presencial.

Mitos y verdades

Martha Lucia Rocha, odontóloga, especialista en rehabilitación Oral y docente de la Universidad Antonio Nariño, explica cuáles son los mitos y verdades de la salud oral:

Mito: son algunos cepillos los que hacen sangrar las encías.

Realidad: el sangrado gingival se presenta cuando existen alteraciones sistémicas o presencia de placa bacteriana en tejidos de soporte, luego la presencia de sangrado es un indicador de enfermedad.

Mito: Todos los chicles son malos para los dientes.

Realidad: pese a que en su mayoría pueden producir daños, la experta advierte que en la actualidad existen algunos chicles que contienen xilitol el cual produce un efecto anticariogénico, además, estimula la secreción salival lo cual es un elemento importante en el mantenimiento del pH bucal.

Mito: El cigarrillo no daña los dientes, solo los pone amarillos.

Realidad: hábitos como fumar cigarrillo, afirma Rocha, tiene una correlación directa en la aparición de enfermedades bucales, más exactamente en algún brote de enfermedad de los tejidos de soporte del diente, debido a una alteración en la microflora natural de la cavidad bucal. Además, los subproductos del cigarrillo tales como el alquitrán y la nicotina son altamente adhesivos, favorecen la agregación de bacterias sobre la estructura dental aumentando el riesgo de caries, convirtiéndose en problemas graves, más cuando los factores nocivos asociados al tabaquismo desarrollan patologías como el cáncer oral.

Mito: El bicarbonato puede poner más blancos los dientes.

Realidad: es común que la gente crea y recomiende el uso de bicarbonato para el blanqueamiento de los dientes, sin embargo, la docente de la UAN advierte que esto es falso y que ese procedimiento o los aclaramientos dentales son realizados con peróxidos que permiten realizar una oxido-reducción; el bicarbonato de sodio no es capaz de producir dicho efecto; lo único que haría sería ayudar a la eliminación de una pigmentación superficial al ser abrasivo.

Mito: El embarazo disminuye el calcio en los dientes.

Realidad: “Los procesos histo-embriológicos de los tejidos dentales se realizan en etapas del crecimiento y desarrollo del ser humano, iniciando desde la vida intrauterina hasta su dentición permanente; de manera que los procesos de pérdida de la estructura dental se pueden ver asociados en las embarazadas es a factores externos”.

Mito: Las personas mayores siempre terminan perdiendo su dentadura natural.

Realidad: esta situación se puede presentar por el estilo de vida del individuo, así como determinantes sociales, en donde existe una correlación directa a la pérdida de dentadura natural con los hábitos y cuidado personal que ha tenido el paciente durante su ciclo de vida.

Mito: los tratamientos estéticos dentales dañan los dientes.

Realidad: esto depende del enfoque con el que se aborde, dado que existen tratamientos como la ortodoncia, por no citar otros ejemplos, que a pesar de tener un objetivo funcional también lo es estético; el problema es cuando los tratamientos se hacen sin un adecuado diagnóstico y faltando a la ética.

TEMAS