Qué hacer si su bebé se golpeó en la cabeza

Si hay náuseas, desequilibrio o sangre, corra a urgencias.

Un mal golpe en la cabeza de un bebé o un niño puede desembocar en discapacidad o muerte, por eso el principal consejo para los padres es no dejar que sus hijos, a ninguna edad, se golpeen en la cabeza.

“Los bebés no se deben dejar solos en la cama durmiendo, deben ponerse en su cuna, asegurándose de que no se caigan”, enfatiza el pediatra Henry Vergara Sagbini. Un estudio del Hospital General de Medellín y Clínica Somer de Rionegro mostró qué tipo de accidentes fueron los más comunes en relación a traumatismos craneoencefálicos (TCE) en niños durante 2010 y 2017. Los científicos hallaron que, de 224 pacientes, el 64,7 % correspondió al sexo masculino, con una edad promedio de 4,5 años. El TCE “ocurrió con mayor frecuencia en el domicilio del paciente entre los días de la semana en las horas de la tarde. La causa principal del trauma fue caída (75%), seguida por accidentes de tránsito (13,3%)”. La magnitud de un trauma craneoencefálico es muy variable, por eso los padres y cuidadores deben estar atentos a las señales, dice el doctor Vergara Sagbini: “Si después de un trauma el niño vomita, tiene irritabilidad, sangrado o problemas en el equilibrio, llévelo sin demora a urgencias”. (Puede leer: Virus respiratorios por doquier)

Observe después del golpe

“Las abuelas suelen decir que los golpes en la cabeza ‘algún día salen’ y piensan que un golpe siendo bebé podría causar, por ejemplo, un tumor años después. Realmente no es así. Los traumas craneoencefálicos presentan síntomas hasta en 72 horas. Hay que observar al bebé durante los próximos dos o tres días. Atención a niños que se golpearon severamente en la cabeza y quedaron en silencio y a los pocos segundos o minutos empezaron a llorar. Esto es un signo de alerta para llevarlo directamente a la urgencia y exigir que lo vea un pediatra, ojalá un neurólogo, porque puede aparecer una hemorragia cerebral”, explica Henry.

El experto recomienda observar el comportamiento del pequeño y evitar “sobarlo con mentolín”, como hacían los abuelos. “Nada de eso se debe hacer, tampoco le de ni acetaminofén, ni ibuprofeno, obsérvelo. Si hay un chichón, entonces le puede poner hielo. Si el niño se recupera bien y no presenta signos graves, podemos estar tranquilos”, menciona Vergara Sagbini.

***

El pediatra Henry Vergara Sagbini sabe que no solo los adolescentes y jóvenes pueden ser youtubers. El reconocido y querido médico pone al servicio de los padres de familia su conocimiento en Pediatría a través de su canal “Vergara Sagbini”, en YouTube.

">