Salud


Un cartagenero, entre los mejores médicos de España

Julio César Villanueva fue reconocido como el tercer mejor médico de España, pero no se olvida de su ciudad y se esfuerza por retribuir con conocimiento.

LAURA ANAYA GARRIDO

16 de octubre de 2020 07:11 AM

Primero ingresó ella y después él. Era una pareja de adultos mayores -ochenta y más años- que cursaba los síntomas más severos del COVID-19 en el Hospital Universitario HM Sanchinarro, en Madrid. El aniversario número 50 de su matrimonio les llegó en medio de una caótica pandemia, en plena UCI y el hospital correspondió esas ganas de sobrevivir ingresándolos a la misma habitación. En aquella fecha especial, encontraron una sola forma de celebrar: tomarse una foto en la que se ve a cada uno acostado en su cama, pero unidos por sus manos. Esa imagen se quedó grabada en el corazón de Julio César Villanueva Flórez, que dejó de ser médico por un segundo para convertirse en fotógrafo, porque su humanidad así se lo dictó. Julio César es cartagenero e intesivista y acaba de ser nombrado como uno de los cien mejores médicos de España por El Español, un reconocido periódico digital de ese país. Ocupó el tercer lugar. (Le puede interesar: Médicos cartageneros en España: “Esperamos que esto no ocurra en Colombia”)

Orgulloso udeceísta

Julio César egresó de la Universidad de Cartagena en el año 2000, en 2008 se graduó como intensivista en España y en 2011 fue nombrado director médico del Hospital Universitario HM Sanchinarro. Ese es el cargo que ocupa hoy, pero no se equivoquen: lo directivo no le quita lo soldado, pues Villanueva sigue ejerciendo sus funciones como intensivista y entregando todo de sí para que sus pacientes, que suelen ser los más críticos, escapen de los brazos de la muerte.

“Madrid está inmersa en su segunda ola de COVID-19”, dice precisamente desde el hospital que dirige, que tiene 200 camas... Todavía no se recupera del cansancio de la primera ola del coronavirus, la cual ocurrió entre finales de febrero y mayo.

Imagen julio cesaar villanueva españa

Julio César junto a su equipo de UCI.//Foto: Cortesía.

“Normalmente, el 80% de las camas estaba ocupado por diversas patologías, esto era antes de la pandemia; en el pico llegamos a tener 250 pacientes, todos de COVID-19”, resalta y entonces viene otro buen recuerdo. “Nunca olvidaré el día que tuvimos que abrir los quirófanos para ingresar allí a pacientes COVID, porque no había más camas... Fue un momento colectivo muy emotivo porque todo el personal se dispuso a ayudar”, cuenta y confiesa que aún está agotado física y emocionalmente, pero no está dispuesto a rendirse.

"La pandemia ha sido un drama humano de dimensiones catastróficas. No hemos tenido tiempo de digerir la tragedia", dice Julio César.

En cuanto al reconocimiento, lo recibe infinitamente agradecido, “desde la humildad... Todo el personal sanitario merece ser reconocido así”, agrega. Explica también que no se postuló a nada, sino que, en medio de la pandemia, a él se le ocurrió hacer una red de conocimiento entre su hospital -es el segundo mejor hospital privado de España-, el Hospital Universitario del Caribe y otras instituciones particulares de Colombia, lo cual trascendió entre el gremio médico de España.

“También debió llamarles la atención mi doble labor: soy director, pero también intensivista, además, no conozco a otro director aquí, no de un hospital de tan alto nivel, que sea extranjero”, menciona.

Julio César está infinitamente agradecido con esta ciudad y con la UdeC y quiere retribuir un poco de eso. “He gestionado que los estudiantes de posgrado de la Universidad de Cartagena tengan preferencia para cursar sus especialidades en este hospital, tenemos un convenio”, asegura.

La familia de Julio César vive aún en el barrio Villa Sandra II, en Cartagena, y él procura venir por lo menos una vez al año a verla. La última vez que estuvo aquí fue en julio de 2019, cuando trajo a dos de los médicos más importantes del Sanchinarro a actualizar a los estudiantes cartageneros gratis. La pandemia aún no lo deja volver, pero él se las ingenia para hacer llegar a Cartagena un poco del inmenso agradecimiento que guarda en su corazón.